fbpx

Pedro Severiche

Inicio Pedro Severiche

La audiencia en la que conocí a Horacio Serpa – Por: Pedro Severiche Acosta

La audiencia en la que conocí a Horacio Serpa  - Por: Pedro Severiche Acosta

La primera vez que lo vi fue en una audiencia en el antiguo Palacio de Justicia de Barrancabermeja, el mismo viejo edificio que primero fue Hospital, después Universidad y hoy es un basurero. Inicios de los años ochenta del siglo pasado

Alicia en el inquilinato – (Por: Pedro Severiche Acosta)

Alicia en el inquilinato – (Por: Pedro Severiche Acosta)
Pedro Severiche Acosta

La denuncia en Enlace Noticias de una mujer desempleada, atrasada en un año en el pago del arriendo y agredida por uno de los familiares de la dueña del inmueble por no acceder a sus pretensiones, muestra la dimensión del drama de vivir en soledad y sin empleo.

Gregorio, un santo para el Festival – Por: Pedro Severiche

Gregorio, un santo para el Festival – Por: Pedro Severiche
Gregorio Ortiz

Hay en Barrancabermeja un hombre de figura endeble, cual Quijote de la Mancha, pero de carácter firme quién desde hace ya más de dos lustros decidió echarse encima la realización del Festival de Acordeones o Festival Vallenato. Nadie, pero absolutamente nadie, lo puede señalar del más mínimo asomo de haber actuado con indelicadeza en la vida pública y menos al frente de la organización de este evento, cuya versión número 35 termina este domingo. Se llama Gregorio Ortiz Epalza y su vida la ha llevado con pulcritud en el sector solidario, como gerente de una firma reconocida en Santander, donde ha forjado el temple de comerciante de respeto y en todos los aspectos de su diario trasegar.

Universidad de la Paz 34 años: Más universidad que nunca – Por: Pedro Severiche

Universidad de la Paz 34 años: Más universidad que nunca - Por: Pedro Severiche
Universidad de la Paz 34 años – Barrancabermeja

Yo no concibo al ingeniero Óscar Orlando Porras Atencia por fuera de la Universidad de la Paz. Y la llamó Universidad de la Paz porque estoy convencido, y así se demuestra con hechos, que esta es la Universidad del Magdalena Medio. Una Universidad a la que tampoco concibo sin Óscar Porras.