fbpx

Dario Echeverry Jr

¿Y la Clase Media? – Por: Darío Echeverry Jr.

¿Y la Clase Media? – Por: Darío Echeverry Jr. En estos momentos de aislamiento social obligatorio es posible ver la fragilidad de nuestra realidad económica, a pesar de una gran capacidad de adaptación producto de décadas de convivir con el conflicto armado interno y las limitaciones y dificultades que este le imponía al mercado y a las actividades económicas.

Sigue leyendo

El problema de la basura II – Por: Darío Echeverry Jr.

El problema de la basura II – Por: Darío Echeverry Jr. Mientras esperamos que el gobierno nacional genere los estímulos para crear una verdadera industria del reciclaje y del aprovechamiento de residuos orgánicos para generar energía o abono, elementos indispensables para la efectiva protección del medio ambiente, debemos buscar cómo solucionar nuestro problema con las basuras.

Sigue leyendo

El problema de la basura – Por: Darío Echeverry Jr.

El problema de la basura – Por: Darío Echeverry Jr. Resolver el problema de la basura no es sencillo, requiere una serie de medidas técnicas y políticas que no son fáciles de tomar pues demandan sacrificios y costos, muchos de los cuales ni la comunidad ni las instituciones públicas están dispuestos a asumir, lo que hace que muchos de los problemas relacionados con las basuras no se resuelvan ni rápido ni adecuadamente.

Sigue leyendo

Lecciones de elecciones – Por: Darío Echeverry Jr.

Lecciones de elecciones – Por: Darío Echeverry Jr. El domingo 27 concluyó otro capítulo más de la tragicomedia de las elecciones locales, donde el morbo y el sensacionalismo intentaron acaparar la atención pública, junto con las pataletas y salidas en falso de unos candidatos más concentrados en protagonizar un reality show, que en mostrarse como serios y centrados aspirantes al principal cargo político y administrativo del Distrito.

Sigue leyendo

La carga de la campaña – Por: Darío Echeverry Jr

La carga de la campaña – Por: Darío Echeverry Jr Es difícil hacer proselitismo político pues son tantos los intereses particulares y colectivos involucrados que más que ser un proceso de deliberación racional y objetivo, la campaña electoral se convierte en un juego de pasiones y sentimientos, donde todo es válido y se justifica todo en beneficio no de las ideas o propuestas sino de los candidatos, que se convierten en caudillos y héroes, dignos de hacer sacrificios en su nombre y a los cuales hay que defender sin importar el costo.

Sigue leyendo

Categories