Civilidad: ¡El semáforo se pasa es en verde! – Por: Alberto Cotes A

Civilidad: ¡El semáforo se pasa es en verde! – Por:   Alberto Rafael Cotes Acosta«No me gusta la palabra tolerancia, pero no encuentro otra mejor. El amor empuja a tener, hacia la fe de los demás el mismo respeto que se tiene por la propia.»
Mohandas Gandhi

Algo curioso me ocurrió hoy frente a un semáforo. Semáforo en rojo, viendo el conteo regresivo 10, 9, 8, 7, 6, 5, 4, 3, 2… Y cuando llegó al 2 brinqué del susto ante el pito estridente del conductor que venía detrás. ¡De por Dios! El semáforo no se pasa cuando está en 2, o en 1, se pasa cuando después del 1 pasa a amarillo por dos segundos y luego a VERDE, es en verde que se pasa, esta convención es UNIVERSAL, verde significa siga, amarillo prevención detenga la marcha y ROJO pare completamente.

 

Me he referido muchas veces al tema de la CIVILIDAD. Mientras los ciudadanos no tengamos un mínimo de civilidad, vamos a seguir teniendo problemas en la calle, vamos a seguir generando conflictos, muchas veces innecesarios, a cuenta de querer sobrepasar al otro, al aplicar la teoría del más fuerte, como si estuviéramos en una selva como animales salvajes y no en un espacio (las calles) armónico de interacción ciudadana.

 

Las normas de Tránsito están ahí para cumplirlas, en su mayoría se hacen para proteger al peatón, que finalmente es el “dueño” de los espacios urbanos, las ciudades modernas se han rediseñado alrededor del peatón y no del vehículo, es así como en mucha de ellas se incentiva el uso de medios alternativos de transporte (bicicletas, monopatines, patinetas, etc.) y el uso del transporte público.

 

Claro me dirán, ¡pero es que aquí el transporte público no sirve! Y aunque puedo encontrar razones de peso en ese argumento repetitivo ciudadano, tengo que decir, que los empresarios del transporte público y los mismos trabajadores (conductores) han hecho ingentes esfuerzos para mejorar la calidad del servicio.

 

Quizás no es suficiente y les falta mejorar mucho más, pero hay que reconocer que tratan de prestar un mejor servicio.

 

En cuanto a los espacios urbanos diseñados para el peatón, ahí si nos falta bastante y aunque en diferentes administraciones han realizado proyectos y programas conducentes a mejorar esos espacios, nos falta demasiado.

 

La costumbre sempiterna de caminar por la calzada y no por los andenes de los ciudadanos Barranqueños, es producto en gran medida de lo a veces casi imposible que es andar por los andenes, unas veces porque no existen, otras porque los dueños de predios invaden esos espacios públicos, otras veces porque la desigualdad de niveles en los andenes es tan tremenda, que es preferible andar por la calzada y otras veces porque están en franco deterioro al punto que se convierten en trampas quiebra huesos.

 

Sin embargo, todos los ciudadanos debemos entender que en la calle todos somos iguales, por tanto, es ahí donde deben existir espacios de convivencia, es ahí donde el respeto hacia los demás debe prevalecer, de tal manera que no se generen conflictos innecesarios.

 

Soy un convencido que, si usted actúa con respeto hacia todo y hacia todos, usted se convierte en un ciudadano ejemplar.

 

Ese respeto se refleja en las actuaciones: No colarse en la fila, ceder el paso a peatones, ceder el puesto en el bus a mujeres y más si están embarazadas o llevan niños, respetar a los mayores, a los niños, a la autoridad, a las instituciones, a las normas, a las leyes, en fin… a TODO y a TODOS.

 

Es bastante difícil desde la gobernanza influir en el comportamiento ciudadano, necesita además de grandes esfuerzos, grandes inversiones, pero además debe ser una tarea de todos los días y durante muchos años, para que podamos alcanzar los estándares de civilidad que requerimos y necesitamos como sociedad, por ello esa tarea debe dirigirse a los niños y jóvenes desde la casa y la escuela, pero además necesita del ejemplo diario de los mayores, puesto que de nada sirve inculcarle a los niños, por ejemplo, que al conducir una moto debes utilizar las medidas de seguridad (casco), si en casa ve como el padre o la madre salen campantes en sus motos sin este adminiculo.

 

Debemos volver a la época de la Urbanidad de Carreño, de la Cátedra de Cívica, o de Comportamiento y Salud, cuestiones que no sé por qué razón quitaron de la educación en escuelas y colegios y han dado como resultado una juventud grosera, irrespetuosa y para nada civilizada.

 

 

Este artículo también lo puede leer en BVirtual “la nueva forma de escuchar radio” – para instalar la aplicación: Para Android – dar click aquí  

 

Le puede interesar:  La carga de la campaña

 

Le puede interesar también: Los Programas de Gobierno

 

Le puede interesar también: Para tener credibilidad hay que tener coherencia

 

Le puede interesar también: De las redes sociales y los perfiles falsos

 

Le puede interesar también: ¿Compran tu voto? … Uriel te ayuda

 

Para leer más noticias de Barrancabermeja y el Magdalena Medio pueden dar click aquí

Comments

comments

Categories