De las redes sociales y los perfiles falsos – Por: Alberto Rafael Cotes Acosta

De las redes sociales y los perfiles falsos - Por: Alberto Rafael Cotes Acosta«Me doy cuenta de que todo el mundo dice que las redes Sociales son un unicornio, ¡pero y si sólo es un caballo?»
Jay Baer – Social-media Strategist

 

En esta época electoral, las redes sociales se han convertido un medio de comunicación eficaz para difundir las propuestas de los candidatos, capturar posibles votantes y pegarles con el mensaje a grupos de interés. Sin embargo, también se ha convertido en una tribuna sicarial, en donde agentes oscuros amparados en el anonimato y bajo perfiles falsos, denigran de la competencia, mancillan el honor de todo aquel que no esté con ellos y han convertido las redes sociales en un sitio lleno de vulgaridad, ramplonería y mentiras a diestra y siniestra.

 

Lo que me causa curiosidad y que es el motivo de esta columna, es la forma como esos perfiles crecen, porque al ser “alias” de un bandido detrás de la pantalla de un computador, no hay posibilidad de que tenga “amigos” por tanto, creo que se lanza al mundo cibernético buscando atraer como “amigos” a las personas que más conoce (en la realidad) esperando que le den respuesta y una vez obtenido un número significativo de enganches empieza la tarea maquiavélica del maltrato moral a los demás.

 

Ahora bien, es una cuestión de simple matemáticas, aunque usted amigo lector no lo crea. Matemáticas puras. Pongamos un ejemplo: Yo tengo dos perfiles en Facebook uno como Alberto Rafael Cotes Acosta y otro como Alberto Cotes Acosta, en el uno asocio mi empresa de Interventoría Arte, Construcciones y Arquitectura Limitada, y en el otro asocio el negocio familiar Restaurante & Cafetería SAMMY, lo hice así porque prefiero separar las dos cosas, aunque no viene al caso la explicación; sigo con mis cuentas. Entonces en el primer perfil tengo 2.241 “amigos” y en el otro tengo 1009 “amigos”, muchas veces algunos de estos perversos se meten en mis páginas a denigrar de mí, la mayor parte de las veces utilizo la estrategia más efectiva, que no es otra que EL BLOQUEO, pero algunas veces (dependiendo de la calidad del comentario), entro a revisar el perfil de quien lo hizo, entonces, tomo por ejemplo uno por ahí que hace un par de semanas se metió conmigo, busco y encuentro que tiene 26 “amigos”, ¡Imagínese! 26 amigos, contra 2.241 que yo tengo. Como digo la mayor parte de las veces bloqueo o ignoro, pero en este caso especial contesté, porque quería que mis 2.241 amigos conozcan de mi boca que tengo que decir respecto al tema tratado por tan poco viril personaje que se esconde para decir supuestas “verdades”.

 

Como ven, es lógica matemáticas, estos personajes buscan atraer la mayor cantidad de cajas de resonancia y nosotros mismos se las damos y les amplificamos su verborrea pútrida. Porque el jovencito ese que me escribió el otro día, hoy cuenta con 23 (me acabo de dar cuenta) perdió 3 y si yo le sigo la corriente, mis 2.241 se van a enterar de lo que el personajito de marras dice, por tanto, no hay que perder el tiempo con él.

 

A lo que voy, es que veo a muchas personas quejándose en redes sociales (sobre todo Facebook) de la proliferación de estos malandrines informáticos y de todas las perversidades que se inventan, pero entran, comentan, comparten, discuten en ese foro como si el anónimo sarasa fuera un ser real, para nada lo es, es simplemente un cobarde que se escuda para no dar la cara ante los demás por las mentiras que dice, porque no puede sostenerlas, porque no tiene una prueba. Él está ahí con un único objetivo: Destruir a las personas que él desea destruir, porque no le gusta, porque va en contra de lo que él cree o simplemente porque LE PAGARON, pero no tiene las suficiente gónodas para enfrentar un debate con su rostro y su nombre verdadero.

 

Por tanto, amigo lector, no se deje enredar, no permita que utilicen su perfil como plataforma para denigrar de los demás. Bloqueo o cero comentarios a esos perfiles falsos. Vivamos la democracia en paz y que cada ciudadano, en la soledad de su conciencia, allá en ese cubículo con cada tarjetón enfrente y un lapicero en mano, decida, ojalá con el criterio del Bienestar General.

 

 

 

Este artículo también lo puede leer en BVirtual “la nueva forma de escuchar radio” – para instalar la aplicación: Para Android – dar click aquí  

 

Le puede interesar:  La carga de la campaña

 

Le puede interesar también: Los Programas de Gobierno

 

Le puede interesar también: Para tener credibilidad hay que tener coherencia

 

Le puede interesar también: Bucaramanga: el bueno, el feo y el malo

 

Le puede interesar también: ¿Compran tu voto? … Uriel te ayuda

 

Para leer más noticias de Barrancabermeja y el Magdalena Medio pueden dar click aquí

 

Comments

comments

Categories