fbpx

FARC

Las Farc y el asesinato de Álvaro Gómez: ahí hay gato encerrado – Por: Jorge Gómez Pinilla

Las Farc y el asesinato de Álvaro Gómez: ahí hay gato encerrado - Por: Jorge Gómez Pinilla

Una verdadera avalancha de preguntas he recibido desde el sábado pasado, a raíz de un comunicado del partido FARC donde la cúpula de esa agrupación exguerrillera “reconoce” una supuesta participación suya en seis crímenes. (Ver comunicado).


En mi condición de autor del libro Los secretos del asesinato de Álvaro Gómez Hurtado, que ya todos conocen, me veo obligado a pronunciarme. Sé que lo hago “en caliente” y que la prudencia sugeriría esperar a conocer las pruebas que esa agrupación tendría para hacer tan extrañas “confesiones”, pero quedarme callado sería concederle la razón a lo que considero una tesis delirante.


Tiene razón Noticias Uno cuando en su emisión del sábado pasado dijo que las declaraciones de las Farc “dejaron al país estupefacto”. En este contexto surgen múltiples interrogantes, ávidos de una respuesta sólida y convincente, para dejar de tener la sensación de que nos quieren hacer tragar un cuento por completo traído de los cabellos.


El primer gran interrogante, por qué guardaron el secreto durante 25 años. Si las Farc habían declarado a Gómez Hurtado objetivo militar (aunque nunca lo supimos) y al final cumplieron su objetivo, ¿por qué habrían de callarlo?


En mi última columna conté cómo formulé esa pregunta a alguien cercano a la cúpula desmovilizada de las Farc (cuyo nombre no estoy autorizado a dar) y este respondió, tajante: “¿Usted cree que si hubiéramos sido nosotros, no lo habríamos cobrado política y militarmente?”. Habría que preguntarse entonces si en la unificación de las versiones del partido FARC sobre dichos crímenes también se presenta una “disidencia” en sus filas, o si se trata de una oveja descarriada


Un segundo gran interrogante alude a las pruebas que están obligados a presentar ante la Jurisdicción Especial de Paz (JEP), en particular sobre tres asesinatos cuya autoría, en mi libro, es atribuida a los mismos actores, aunque de ningún modo a las Farc: el político Álvaro Gómez Hurtado, el general Fernando Landazábal y el académico Jesús Antonio Chucho Bejarano.


Es sobre la escena de esos tres crímenes que no logro ver a las Farc, comenzando porque según testigos los gatilleros salieron caminando con tranquilidad pasmosa, la de quien sabe que el perímetro está protegido. Y así no actuaban las Farc, su accionar se ajustaba más al ajusticiamiento de un Pablo Emilio Guarín en las calles de Puerto Boyacá, con un operativo en el que cuatro personas —tres hombres y una mujer— ocultas en una procesión abren fuego sorpresivamente contra el líder paramilitar, quien iba en compañía de su esposa, y huyen en una camioneta.


O como el caso del diputado Celestino Mojica, en una calle de Bucaramanga: ocho guerrilleros abren fuego contra el carro donde va en compañía del ganadero Oliveros Tamayo, mientras otros a pie se dirigen hacia los ocupantes y las rematan a quemarropa. Y huyen en dos camionetas.


Como digo en la página 108 de mi libro, “los asesinatos del general Landazábal y el consejero Bejarano tuvieron el mismo modus operandi” y (…) “se advierte la aplicación de un plan de silenciamiento contra toda persona poseedora de información sobre los verdaderos autores del asesinato de Álvaro Gómez, sin diferenciar si el silenciado era un aliado o un delincuente”.


Del mismo modo que ante la escena del crimen el investigador comienza por preguntarse “¿a quién le sirve?”, en el caso que hoy nos ocupa se trataría de desentrañar a quién le sirve que las Farc quieran aparecer como los autores materiales del magnicidio, algo que se lo atribuyo -con sobradas pruebas- a un aparato organizado de poder militar de extrema derecha.


En primera instancia no les sirve a las mismas Farc, pues aparecen como asesinas de un hombre tan cuestionado en vida, es cierto, pero cuya imagen se crece -e incluso opaca a la de su padre Laureano- con el paso del tiempo.


Entonces, ¿a quién le sirve? Pues a los verdaderos autores del crimen, porque la gente dejaría de mirar hacia esos que el exembajador de Estados Unidos en Colombia, Myles Frechette (el hombre mejor informado sobre lo que estaba pasando) identificó como un grupo de militares golpistas que “le hicieron la pregunta. Tal vez fueron pendejos y no lo pensaron bastante bien. Nunca pensaron que Álvaro iba a decirles que no. Y cuando les dijo que no, casi se desmayaron y dijeron ‘vamos a hacer algo rápido’”. (Página 193 de mi libro).


¿A quién más le sirve? A Piedad Córdoba, sin duda, cuya reaparición en la escena política se dio con bombos y platillos, y a quien hoy la opinión publica percibe como la persona que logró convencer a las Farc de que dejaran de callar en torno a esos crímenes y “confesaran” sus culpas.


Una amiga cuyo nombre tampoco estoy autorizado a divulgar (pero se puede consultar aquí), afirma que la declaración de las Farc fue una paparrucha, término popular que en España -según el DRAE- alude a una “noticia falsa y desatinada de un suceso, esparcida entre el vulgo”. Me suena razonable, porque se trata de algo en apariencia desatinado, pero igual se puede afirmar lo que dije desde el título: que ahí hay gato encerrado.


Es como si después de que una mujer ha tenido tres hijos, un ginecólogo expide un dictamen pericial que la declara virgen. Esto es, entonces, lo que ahora a las Farc les corresponde probar ante la JEP: que los militares golpistas -activos y retirados- a los que el acervo probatorio veía como los culpables del magnicidio, son prácticamente vírgenes en el asunto.


Según las Farc en el comunicado donde reconocen su supuesta participación en lo de Álvaro Gómez, “hoy sabemos que nuestros adversarios en la guerra pueden ser nuestros aliados en la paz”. ¿Estamos acaso frente a un acuerdo entre exenemigos “por debajo de la mesa”? Averígüelo, Vargas…


DE REMATE: Del mismo modo que resulta sospechosa la autoinculpación de las Farc, también lo es que de la página web de Semana hayan desaparecido ciertos artículos que le dan veracidad a la tesis de los militares golpistas. Uno de ellos es el titulado El hombre clave, referente a un exintegrante del Grupo Cazador que le contó en detalle a la periodista Gloria Congote cómo fue la planeación y ejecución del magnicidio. Haciendo clic en este enlace debía abrirse el artículo en mención, pero vaya sorpresa, está tan desaparecido como el hombre que dio esas asombrosas declaraciones, Diego Edinson Cardona Uribe. En todo caso, si quiere conocer su contenido, está publicado en este enlace de El Unicornio.




@Jorgomezpinilla

jorgegomezpinilla.blogspot.com

Pongo mi vida en esta causa: «La comisión de la verdad»

Pongo mi vida en esta causa:  "La comisión de la verdad"Por: Francisco de Roux

 

No quise presentarme a la convocatoria que se abrió para la Comisión.   Me presentaron amigos de Bogotá y de Medellín.   Yo me resistía.   No por los rechazos y las críticas inevitables en un país polarizado como Colombia.   No por los riesgos de seguridad, sino porque sabía que la misión era muy difícil y todavía me pregunto:  si vamos a ser capaces de responder a tantas expectativas.

Sigue leyendo

Gracias Presidente

Gracias PresidentePor: Marlene Singapur.

 

En medio del fragor de las elecciones presidenciales, con un gobierno con el sol en las espaldas y uno de los índices de popularidad más bajos de la historia, y a punto de una estampida de ministros preparados para asaltar las gobernaciones y alcaldías, la figura de Juan Manuel Santos se ha convertido, en el mejor de los casos, en un florero o un cero a la izquierda, y en el peor en un cadáver infecto que nadie quiere tocar, ni tomarse con él una comprometedora foto. Típica ingratitud del poder.

Sigue leyendo

Ya probamos los horrores de la guerra, es hora de probar otro camino

Ya probamos los horrores de la guerra, es hora de probar otro caminoPor:  Jairo Andrés Amaya García

 

Pasaban los años 80 y en Barrancabermeja una joven visitaba a sus familiares en un barrio en el nororiente de la ciudad.    La joven —con aproximadamente 8 meses de embarazo— visitaba a sus familiares que hacía rato no veía.  Con alegría y amor por su familia la joven llegaba a nuestra ciudad, pero la aguardaban otras personas; integrantes de la guerrilla también sabían de su arribo y la esperaban con una intención macabra.

Sigue leyendo

¿El fiscal Martínez Neira se está tirando la paz?

¿El fiscal Martínez Neira se está tirando la paz?Por: Jorge Gomez P.

 

Si algo distingue a la Fiscalía General de la Nación bajo la égida de Néstor Humberto Martínez es su obsesiva figuración mediática, con rueda de prensa casi diaria, y el efecto político que producen sus más ‘sonadas’ capturas es evidente, como si todo estuviera fríamente calculado hacia ese propósito.

Sigue leyendo

Algo huele mal en Supercundi… namarca

Algo huele mal en Supercundi… namarca

Por: Jorge Gómez P

Por: Jorge Gómez Pinilla

 

Hace unos días recibí en mi correo tres fotos y su remitente indicaba que en dos de ellas aparecía Alirio Mora (uno de los supuestos testaferros de las Farc con los supermercados Supercundi) en compañía de Álvaro Uribe y de Iván Duque, durante un evento político ocurrido en Santa Librada, al sur de Bogotá, justo el día anterior a los saqueos que se presentaron. (Ver fotos).

Sigue leyendo

La eterna disyuntiva colombiana

La eterna disyuntiva colombiana

Marlene Singapur

Por: Marlene Singapur.

 

La sociedad colombiana enfrenta por estos días una forma límite de sus ancestrales contradicciones. Así nos ofrece la historia un nuevo reto y una nueva oportunidad, para engrandecernos o empequeñecernos, aunque algunas voces desalentadas por nuestros imperturbables hábitos —incluyendo a la Revista Semana—, anuncian de antemano lo segundo.

Sigue leyendo

Categories