Inicio Ed. Medio Mag Iniciativa privada.

Iniciativa privada.

Editorial El Medio Magdalena.

 

El capitalismo se basa, entre otras cosas, en la iniciativa privada, en ese afán particular de generar riqueza.

 

El mundo está plagado de ejemplos de cómo los individuos han logrado construir grandes empresas y negocios a partir de su propio trabajo y decisión, solo ver Apple, Microsoft o los más cercanos Postobon o Bavaria, son una muestra de cómo es posible que las personas a partir de la creatividad y la innovación puedan generar riqueza y progreso.

 

También es cierto que el Estado debe jugar un papel fundamental, corregir los desequilibrios sociales y generar condiciones para el desarrollo, pero finalmente son los individuos y sus emprendimientos los que generan riqueza y empleo.

 

Es por esto que los problemas económicos por los que atraviesa el país y el municipio no van a ser resueltos  a menos que las personas empiecen a innovar, a crear y a imaginar nuevas y diferentes formas de resolver necesidades sociales y a inventar originales soluciones que mejoren la calidad de vida de la gente.

 

Barrancabermeja tiene grandes potencialidades en sectores como el turismo, la logística y la agroindustria, pero para poder desarrollarlas es necesario que los emprendedores de la ciudad asuman la tarea de crear e inventar los negocios y empresas que puedan concretar esas potencialidades.

 

La cuestión no es utópica, si se mira con cuidado la logística ha venido avanzando en el municipio gracias a la iniciativa privada, el puerto de Impala es el resultado de una inversión privada que ha abierto grandes posibilidades de negocios y empresas para la ciudad.

 

También vale la pena señalar el desarrollo agroindustrial que viene sucediendo en el corregimiento de la Meseta de San Rafael, donde la producción avícola, pecuaria y de otros animales, viene creciendo con gran impulso a partir de la iniciativa privada.

 

Es por esto que es fundamental que los emprendedores de la ciudad se animen a analizar el escenario local y empiecen a aprovechar y desarrollar las potencialidades que tiene el municipio, y esto no es fantasía, cada vez el municipio se hace eje del desarrollo del país, pues se encuentra en un nodo de vial vital con la ruta del sol, la ruta del cacao, la vía Yuma, a lo que se suma el puerto que integra con el transporte fluvial, y además cuenta con la cercanía a grandes centros urbanos como Bogotá, Medellín y Bucaramanga, hace que emprendimientos en turismo, logística y agroindustria, entre otros, cuenten con un escenario privilegiado en el país.

 

Y para poder avanzar en este propósito es necesario que el Estado, en todos sus niveles, genere condiciones para el desarrollo, por eso el plan de ordenamiento territorial debe ser tramitado de manera prioritaria, es necesaria la rápida terminación de la vía Yuma y la ruta del sol, es indispensable el mejoramiento de las vías terciarias, entre otras cosas.

 

Pero el papel del Estado solo servirá si hay emprendedores y empresarios capaces de aprovechar el escenario y las inversiones públicas en sus negocios, logrando generar empleo y riqueza que puedan impulsar una economía golpeada como la Barranqueña.

 

Mientras eso sucede, hay que aplaudir el liderazgo y el esfuerzo del alcalde Dario Echeverri que sigue insistiendo en todos los escenarios la necesidad y la conveniencia para el país y para Barrancabermeja de que se haga el proyecto de modernización de la refinería, que debe ser el instrumento para una recuperación económica local, con un gran impacto nacional, y una fuente de recursos para el financiamiento y desarrollo de iniciativas en las potencialidades que tiene la ciudad en estos momentos.

 

El gran reto para Barrancabermeja es que sus empresarios y comerciantes saquen adelante la ciudad, como ya antes lo han hecho, pues la crisis económica solo puede ser superada por este grupo social que ha sido capaz de sobrevivir años de violencia y dura competencia.

 

Es por esto que es necesario que vuelvan su mirada al rio y al campo, aprovechen las condiciones que se están generando en la ciudad, al tiempo que usen los mercados cercanos, y por sobretodo deben empezar a innovar y a crear, emprender desde el escenario actual y las potencialidades del territorio, y así lograr generar riqueza y empleo.

 

Las condiciones están dadas y los momentos de crisis se convierten en períodos de oportunidades para lograr cambios y transformaciones que en épocas de abundancia son impensables, por eso es fundamental que los emprendedores asuman su rol con el municipio y jalonen la economía, y que sin apartar la mirada al petróleo se involucren sin dudas en un verdadero proceso de diversificación de la economía, desarrollando negocios y actividades productivas en nuevos y casi inexplorados terrenos que son verdaderas oportunidades para el municipio.

 

Comments

comments

Artículo anteriorSolidarios.
Artículo siguienteEn alguna época de mi vida fui locutor.