Inicio Pedro Severiche ¿Habrá algo más difícil que levantar un aval?

¿Habrá algo más difícil que levantar un aval?

pedroPor: Pedro Severiche Acosta.
 
Me ha correspondido ser testigo excepcional de la lucha cuerpo a cuerpo que libra el grueso de los aspirantes a las elecciones de octubre para obtener el famoso ‘papelito’. Ese papelito no es más que el aval que expiden los partidos políticos como requisito ‘sine qua non’ para inscribirse ante la organización electoral. Hasta hoy, todos son presuntos candidatos hasta que se demuestre lo contrario.
 

Nada más que dar un vistazo a la precandidata Olga Niño agarrada de las mechas con el veedor del partido liberal Rodrigo Llanos. El veedor se hace el de la vista gorda y a Olguita le ha tocado regresar de Bogotá con el sombrero entre las piernas en espera de tener vía libre a su aspiración a la Asamblea.
 
Quién lo creyera, al propio Darío Echeverri le quieren bailar el indio. Este señor Llanos se ha hecho el loco y nada que le da el guiño al hombre del computador para que siga su ruta. Todo pareciera que hubiera una mano negra detrás de Llanos para negarle el papelito a Echeverri. ¿Será la mano negra de Baeza?
 
Un aval que parecía fácil era el de Juan Carlos Sierra Ayala por parte de Cambio Radical. Todo indica que el senador Bernabé Celis habló claro, sin tartamudear, con el gobernador Horacio Serpa sobre tajadas burocráticas y otras hierbas, hecho que significaría la negación del aval de Cambio al comunicador social famoso entre los vendedores ambulantes e invasores del municipio.
 
Wilfrido Uzuriaga en Yondó se da la pela con su viejo amiguis Fabián. Uzuriaga muestra el aval que le dio Lucho Garzón como presidente de los verdes en Bogotá. Fabián muestra el aval que le dio Sergio Fajardo en Medellín. Aquí también puede haber una mano negra detrás de ese aval verde y yo no creo que sea la mano negra de Pérez Vides.
 
Mi vecino Odilio Marín libra otra lucha cuerpo a cuerpo con Gustavo Afanador y Edwin Salcedo por el aval del partido de la U. Y aunque el directorio de la U en Barrancabermeja ya lo avaló, tanto Afanador como Salcedo han pataleado ante los hermanos Tamayo en Bucaramanga y ante el narigón Juan Lozano. Todo indica, sin embargo, que el aval será para el empresario Odilio quien suele decir que «ese aval es de Marín de principio a fin». Pero el papelito nada que se ve.
 
Hasta en las mejores familias políticas se cuecen habas con el mentado aval. Yaneth Mojica confiaba en tener el papelito de parte de la Alianza Social Independiente (ASI), hasta cuando al ex secretario de salud John Manuel Delgado se le dio por bajarse de su aspiración a la Asamblea de Santander y apostarle a la Alcaldía de Barrancabermeja. La Mojica ahora le pica el ojo al partido conservador en orden de obtener el sello azul.
 
No hay derecho, por ejemplo, que los verdes le nieguen el aval para el Concejo al folclorista Wilson Herrera, mi apreciado nuevo mejor amiguis. ¿Hubo alguna mano negra detrás de esa negativa? No creo que haya sido la mano negra de José Luis. «Así no, Pito», diría mi amiguis el médico Escalante.
 
Yo por mi parte sólo espero el aval del Grupo Aval para un préstamo del banco AV Villas que me saque de un aprieto que me está ahogando, (no quemando), porque la verdad sea dicha:   ¡Qué campaña tan pobre!
 
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx
PEDRO SEVERICHE ACOSTA, es un columnista de Barrancabermeja Virtual que se puede contactar en el celular 320-802-7956 o en el correo electrónico: primerplanobarranca@gmail.com
El contenido de este artículo es de responsabilidad exclusiva de su autor y no corresponde al pensamiento de Barrancabermeja Virtual.

Comments

comments

Artículo anteriorPara Horacio José
Artículo siguiente¡Desfachatez! … Contreras nominado «Uno de los mejores del País».