fbpx
Home Pedro Severiche La historia de un Clarinete  Bandido  – Por: Pedro Severiche A

La historia de un Clarinete  Bandido  – Por: Pedro Severiche A

El bandido clarinete, el mismo que deleitó a las niñas de La Mafafa y del Bar Hawái donde nació la canción, se fue perdiendo en las entrañas del olvido

La historia de un Clarinete  Bandido  – Por: Pedro Severiche A

Parte I

Fue en 1962 cuando, a sus 18 años, con sus ojos castaños, su tez blanca, su cabello negro y sus medidas perfectas de un metro con setenta y cuatro centímetros y 90 -59-90, la barranquillera Martha Ligia Restrepo, se coronó, en Cartagena, como Reina Nacional de la Belleza de Colombia. 

El fallo fue unánime a favor de Martha Ligia como la soberana de todos los colombianos en el mencionado año, jurado del que hacía parte nada más y nada menos que Mario Moreno “Cantinflas”.

Pero ¿qué tiene que ver una reina con un clarinete bandido? La historia es ésta:   

Parte II

En 1962 la melodía que sonaba por todas partes era la cumbia titulada “La Pollera Colorá”, tema musical que le corrió por las venas al famoso actor mexicano y con su particular forma de bailar, «Cantinflas» le dio el puntillazo final que esta cumbia necesitaba para convertirse en el segundo himno nacional de Colombia y ante la que hasta los mismos Simpson han caído doblegados por su encanto.

«Cantinflas» compró cinco acetatos de la famosa “Pollera” y esos solo cinco acetatos alcanzaron para que la cumbia se conociera en todo México, luego en los Estados Unidos para posteriormente convertirse en un canto universal cuyo origen es Barrancabermeja – Santander – Colombia – América del Sur.

Parte III

La historia relatada la contó la odontóloga Amparo Madera, hija de Juan Bautista Madera Castro, quienes esta semana han estado en Barrancabermeja ante una cordial invitación hecha por el ex alcalde de este Distrito, Darío Echeverri Serano y su señora Mary.

La hija del maestro respondió de esa forma amable a una pregunta nacida de mi ignorancia musical al indagarle si Lucho Bermúdez era quien había hecho conocer, internacionalmente, esta cumbia que debería ser el himno de Barrancabermeja. Fue entonces cuando ella me contó la anécdota de “Cantinflas”.

Parte IV

La familia Echeverri conoció a la familia Madera Castro tras un reclamo del músico (quién el pasado 7 de mayo llegó a sus primeros 100 años) que pedía a Barrancabermeja le fuera devuelto su clarinete, el instrumento con el que -magistralmente- creó La Pollera Colorá.

Y es aquí, a esta altura del relato, donde el «bandido clarinete» entra en escena.

Amante como lo fue el ex alcalde de Barrancabermeja Edgard Cote Gravino de todo lo artístico y lo cultural, hizo hijo adoptivo de esta capital petrolera al maestro Juan Bautista Madera Castro, lo trajo a la ciudad durante su mandato popular, lo consintió y lo ensalzó al punto que el músico no tuvo otra para pagarle sino obsequiándole su amado clarinete.

Este instrumento musical había sido ya objeto de un obsequio de un hijo de Sincé–Sucre que hacía parte del Ballet de Sonia Osorio y quien en una de esas giras por Europa lo trajo a Colombia y lo donó al rector del colegio de su terruño para que enseñaran música.

Vale decir que a principios del siglo pasado todos los caminos del Bolívar Grande a Barrancabermeja venían de Sincé.

El rector del plantel educativo, ante la falta de uso de este clarinete de 26 llaves (raro porque en Colombia sólo había clarinetes de 13 llaves) se lo obsequió al músico más destacado del pueblo para ese entonces (mediados del siglo pasado) que era Juan Bautista Madera Castro quien al sonarlo solo atinó a decir:

«Suena como los Ángeles».

El clarinete fue dejado por el Maestro, en Barrancabermeja, para que se tuviera en una urna de cristal a la entrada de la Alcaldía o en un Museo.   No fue así.

El bandido clarinete, el mismo que deleitó a las niñas de La Mafafa y del Bar Hawái donde nació la canción, se fue perdiendo en las entrañas del olvido, pero iba dejando una estela sin embargo para que le siguieran el rastro.

Esa estela era el signo macabro de la muerte de quien lo guardaba, de quien lo tenía en casa.

El propio ex alcalde Echeverri cuenta que un accidente aéreo a él lo dieron por muerto cuando se conoció la noticia del fatal hecho.

“Yo estaba en la finca debajo de un palo cuando se estrelló la avioneta, pero todos me llamaban para preguntarme si estaba muerto”, cuenta con una sonrisa el hoy ex mandatario de los barranqueños.

Y era que, por cosas del destino, la última persona que tuvo el clarinete y falleció se lo había pasado a él, a Echeverri.

Fue así que cuando Darío supo que el Maestro Madera estaba reclamando su «clarinete angelical» decidió entonces hacer maletas este año y con doña Mary llevarle en papel regalo a Sincé el afamado clarinete a su dueño, quien al recibirlo no tuvo sino abrazos y besos para su instrumento musical.

Pegado a su cuerpo frágil le musitó con cariño a su clarinete:

Has regresado bandido.

Parte V

Todo lo que les he contado lo conocí esta semana, cuando justo la familia Echeverri tuvo la visita del maestro Madera Castro y su hija para agradecerles el hecho de que hayan rescatado el clarinete que hace inmortal al creador de La Pollera Colorá, por supuesto, al lado de Wilson Choperena y del Maestro Pedro Salcedo, director de la orquesta, a la que pertenecían todos.

De esta visita queda el bello recuerdo del homenaje de los ribereñitos del barrio Arenal que le ofrecieron al maestro una muestra de su baile; la Medalla Centenario – entregada por el Alcalde Alfonso Eljach al Maestro –; la velada del pasado viernes en casa del ex alcalde Darío y de la forma como doña Mary alegraba a Madera Castro para tomarle las fotos:

«Diga arepa con carne», don Juan…

Y el maestro repetía gustoso: “arepa con carne”, aunque el veterano músico, sobre sus cien años, también probó las delicias de La Cazuela.

Conclusión:

𝘌𝘳𝘢 𝘔𝘢𝘳𝘵𝘩𝘢 𝘭𝘢 𝘙𝘦𝘪𝘯𝘢

𝘘𝘶𝘦 𝘮𝘪 𝘮𝘦𝘯𝘵𝘦 𝘴𝘰ñ𝘢𝘣𝘢

𝘌𝘳𝘢 𝘔𝘢𝘳𝘵𝘩𝘢 𝘭𝘢 𝘙𝘦𝘪𝘯𝘢

𝘘𝘶𝘦 𝘮𝘪 𝘮𝘦𝘯𝘵𝘦 𝘴𝘰ñ𝘢𝘣𝘢.

𝘌𝘳𝘢 𝘔𝘢𝘳𝘵𝘩𝘢 𝘭𝘢 𝘙𝘦𝘪𝘯𝘢

𝘘𝘶𝘦 𝘦𝘯 𝘮𝘪 𝘮𝘦𝘯𝘵𝘦 𝘴𝘰ñ𝘢𝘣𝘢

𝘊𝘢𝘳𝘳𝘶𝘴𝘦𝘭 𝘥𝘦 𝘤𝘰𝘭𝘰𝘳𝘦𝘴

𝘗𝘢𝘳𝘦𝘤í𝘢𝘯 𝘭𝘢 𝘤𝘶𝘮𝘣𝘪𝘢𝘮𝘣𝘢

𝘊𝘢𝘳𝘳𝘶𝘴𝘦𝘭 𝘥𝘦 𝘤𝘰𝘭𝘰𝘳𝘦𝘴

𝘗𝘢𝘳𝘦𝘤í𝘢𝘯 𝘭𝘢 𝘤𝘶𝘮𝘣𝘪𝘢𝘮𝘣𝘢.

La anterior es la cumbia que en honor a la reina Martha Ligia Restrepo fue compuesta y quisieron sus creadores ponerla a competir con La Pollera Colorá, pero esa cumbia, «Martha la Reina» no le llevó un tinto a nuestra Pollera Colorá, a pesar de la belleza de la reina.

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Pedro Severiche Acosta, comunicador social y periodista, actualmente presidente de la APB, Asociación de Periodistas de Barrancabermeja.


Este artículo también lo puede leer en BVirtual “la nueva forma de escuchar radio” – para instalar la aplicación: Para Android – dar click aquí

Los usuarios de Iphone pueden descargar la nueva forma de escuchar radio dando click aquí

Para leer más noticias de Barrancabermeja y el Magdalena Medio pueden dar click aqui

Comments

comments