Jonathan Vásquez, el pasado no perdona.

Jonathan Vásquez, el pasado no perdona.Yo creo que Elkin Bueno ‘si raspó la olla del presupuesto municipal’, incluso mucho más de lo que pensábamos y contrario a lo que opina Jonathan Vásquez.

 

Según la teoría de Jonathan Vásquez, el gobierno de Darío Echeverri recibió las finanzas ‘saneadas’ a primero de enero de 2016, porque al haber cambio de año y presupuesto nuevo, “los rublos presupuestales comenzaban todos recargados con nuevo año y presupuesto nuevo”.  Es decir, según Jonathan Vásquez, Darío recibía el gobierno con quinientos mil millones de presupuesto y no tenía por qué quejarse.  ¡Bonito así!

 

Le puede interesar: Para Jonathan, Elkin Bueno ‘no raspó la olla’

 

Pero las cosas son muy diferentes en la vida real, les diré como funciona esto. Durante 4 años el gobierno de Elkin Bueno se dedicó a derrochar el dinero del municipio pagando favores políticos, enriqueciendo a sus amigos (incluso apoyando políticamente, de frente, a su cuñado llevándolo al Congreso) y calmando detractores a punta de contratos y OPS.

 

El asunto es que los contratos en su mayoría no se ejecutaban a cabalidad y las OPS eran ‘solo para cobrar’, como era el caso del Programa Alcaldía en Movimiento, donde Jonathan Vásquez fungía como ‘coordinador’ y cobraba hasta 5 millones de pesos por hacer casi nada, de esta forma se derrochaba el dinero de la alcaldía y las necesidades seguían aumentando año tras año.

 

Le puede interesar: Convenio entre alcaldía y consolidar por más de 1.200 millones

 

Al cambiar de año, desde luego, los rublos presupuestales volvían a recargarse, producto del nuevo presupuesto, pero el valor real de las necesidades no satisfechas, ya eran el doble del año anterior, pero en el presupuesto nuevo solo se le asignan las que se necesitan por un año, eso va creando un déficit en la calidad de los bienes y servicios que ofrece el municipio versus los recursos con los que cuenta para resolverlos.

 

Así las cosas, al pasar 4 años de corrupción y desorden de la administración Bueno Altahona, los famosos quinientos mil millones de presupuesto que ‘trasnochan’ a Jonathan Vásquez, que son solo para un año, realmente deben resolver, o tapar, las necesidades acumuladas de los 4 años del mal gobierno de Elkin Bueno.

 

Otro ejemplo para ilustrar la forma como ‘rasparon la olla’ del presupuesto municipal, es con el endeudamiento que realizaron al final del gobierno.   Después de 4 años —de no hacer ninguna obra y de haber dilapidado una bonanza petrolera que los acompaño los 3 primeros años—  deciden endeudar el municipio con unos proyectos innecesarios, sobrevalorados que no resolvían los problemas urgentes que tiene realmente la ciudad.

 

Le puede interesar: Por endeudamiento, mucha rabia de los barranqueños en las redes sociales.

 

Contratan las obras con malos diseños, desaparecen los anticipos en época electoral, dejan verdaderos ‘elefantes blancos’ a la vista de todos y junto  con los interventores las abandonan a su suerte.

 

Cuando Darío recibe el gobierno debe decidir entre ‘abandonarlas’ (así como hizo Elkin con las obras inconclusas de Carlos Contreras) o ‘ejecutarlas’ así jamás le reconozcan el mérito de solucionar tales ‘chicharrones’.

 

Darío decidió ‘terminarlas y ponerlas en funcionamiento’, pero con el agravante que le tocó adicionar recursos para terminarlas, asumiendo un desgaste financiero, pero salvando y recuperando sitios emblemáticos de la ciudad, que habían sido abandonados a su suerte en el gobierno de Elkin Bueno.

 

Todos esos dineros se desaparecen, así en el presupuesto del nuevo año, los rublos presupuestales nuevamente estén llenos, las necesidades a resolver van a ser el doble del tamaño de los recursos asignados, ese es el ‘hueco fiscal’ que Jonathan Vásquez, no ve o ‘no quiere ver’.

 

Otro caso es el escandaloso derroche de más de 20 mil millones de pesos en contratación efectuada el día del cierre de la Ley de Garantías del año 2014 para favorecer la candidatura de Ciro Fernández (cuñado de Elkin Bueno).  Sin duda, esa inmensa cantidad de dinero al otro año hace falta para suplir las necesidades del municipio, así Jonathan Vásquez —quien apoyó ese proceso político— no lo quiera aceptar.

 

Le puede interesar: Noche que entró en vigencia Ley Garantías, Alcaldía firmó OPS por $ 20.000 millones.

 

¿Será ese el ‘estilo de gobierno’ que nos quieren imponer Jonathan, Ciro y Yidis con la revocatoria?

 

Por eso y por mucho más el 2 de julio ‘me quedo en casa’ y NO voto.

Comments

comments

Columnistas