Es mejor ser rico que pobre.

Es mejor ser rico que pobre.Hoy quiero salir en defensa de Henry Sanabria, por el matoneo virtual y el hostigamiento de que fue víctima de parte de un grupo de seguidores del político Jonathan Vásquez.

 

Henry Sanabria, cometió la osadía de alzar su voz de protesta por las declaraciones desobligantes y fuera de tono que venían circulando en las redes sociales de parte del ex candidato Jonathan en contra del alcalde local.

 

En los altos círculos de la política y la sociedad barranqueña se prendieron las alarmas; de inmediato comenzaron los insultos y las ofensas en contra de Henry y no lo bajaron de ‘corrupto’‘enmermelado’‘periodista pre pago’ y demás calificativos ofensivos.

 

Le puede interesar: De jóvenes renovadores a campeones del egoísmo

 

En defensa de Henry puedo decir que solo hizo una descripción —basado en el video que circulaba en las redes sociales—  de lo que el mismo ex candidato Vásquez pensaba se «debía hacer en Barrancabermeja», así las cosas, Henry le criticó a Jonathan que mientras «él pedía 4 años para gobernar, solo le daba 1 ½ de plazo a Darío Echeverri para lo mismo».

 

Además, decía Jonathan en el video, «que él era muy diferente a Yidis Medina», pero terminó ofreciendo  —como cualquier otro politiquero, de llegar a ser alcalde—  «2000 empleos de choque y unos cursos de emprendimiento».  Igualmente Jonathan «renegaba de la clase política tradicional», pero él pertenece a una de las familias más arraigadas en el poder político local desde hace 25 años.

 

No le bastó a Jonathan y ofreció «hacer el POT y el PGRIS», cosas que ya están en ejecución y prometió un ‘decreto de las basuras’ que ya se hizo y se hará efectivo en el mes de septiembre de 2017.   Palabras más palabras menos eso, fue lo que dijo Henry en su columna.

 

Le puede interesar: Jonathan Vásquez, la ambición lo vuelve un torpe político

 

Para los que no conocen a Henry Sanabria, les puedo decir que es un muchacho de escasos recursos económicos, hecho a pulso, fiel a sus convicciones y fue uno de los impulsadores del ‘referendo anti-corrupción’ liderado a nivel nacional por el ex senador Camilo Romero.

 

Henry es un soñador de la vida que se mantuvo firme en contra de la corrupción de Elkin Bueno. Ha sufrido en carne propia todo el azote de la violencia y de la desigualdad que impera en nuestro país, sin embargo, mantiene vivo sus ideales.

 

Jonathan Vásquez, es un joven profesional, miembro de una reconocida familia barranqueña, que al igual que él, se han sacrificado, y casi sin quererlo, han usufructuado el poder público en la ciudad.

 

Durante los últimos 25 años, representantes de la familia de Jontahan Vásquez han ostentado, en todos los gobiernos corruptos de Elkin Bueno, dignidades de concejales, secretarios de despacho de la alcaldía, directores de entes descentralizados, mucha contratación estatal, financiación de campañas políticas y demás sacrificios que exige la vida pública en una ciudad como Barrancabermeja.

 

Así las cosas no es de extrañar que hoy, Jonathan quiera repetir, los “sacrificios” que su familia hizo durante todo este tiempo.

 

Cabe recordar que los hoy involucrados en favor de la revocatoria, son viejos aliados de los tres gobiernos de Elkin Bueno. Jonathan Vásquez asesor de Elkin Bueno en su tercer gobierno es sobrino político de Oscar Rubio, fundador con Yidis Medina y Elkin Bueno del extinto Fuerza Comunitaria, Luz Stella, tía de Jonathan, ex secretaria de despacho de Elkin Bueno, lo mismo que Oscar su esposo,  y Oscar Iván, papá de Jonathan, ex concejal suspendido por corrupción, por apoyar indebidamente la candidatura de Ciro Fernández, cuñado de Elkin Bueno, actual representante a la Cámara, sorprendido esta semana regalando lechona traída de Bucaramanga, para engatusar adeptos  para la revocatoria, que impulsa Yidis, Jonathan y Elkin.

 

Entre Henry y Jonathan hay diferencias ideológicas de fondo que sería bueno analizar:

 

Jonathan Vásquez considera que la modernización de la refinería es un capricho, defiende las políticas actuales de Ecopetrol que traen como consecuencia el debilitamiento de la compañía y promueven la falta de inversión y su privatización. Para el, las políticas dañinas de Ecopetrol, que hoy ocasionan tragedias en la refinería (como la ocurrida el martes 30 de mayo 2017) y que están en contra de la ciudad «son las indicadas».

 

Por su lado Henry lo tiene bien claro con Ecopetrol, a Barrancabermeja le ha tocado dar luchas históricas, para conseguir sus reivindicaciones como ciudad.  Está convencido que la Ecopetrol de hoy, no genera confianza.

 

Le puede interesar: La verdad que Ecopetrol le oculta a los barranqueños.

 

Lo que se gasta el país en importación de combustibles en un año cubriría el 80 por ciento de los recursos necesarios para modernizar la refinería de Barrancabermeja. El PMRB crearía alrededor de 65.000 puestos de trabajo entre directos, indirectos e inducidos, pero para Jonathan Vásquez, eso no importa, él quiere ser alcalde, por encima de cualquier consideración y se opone a la modernización, porque cree que luchar por ella, se cruza con sus aspiraciones.

 

Henry no tiene aspiraciones políticas de tipo personal, siempre ha demostrado una verdadera convicción de ayudar a sacar adelante la ciudad, su modo de actuar está lejos de la forma ambiciosa de actuar de Jonathan.

 

Lo curioso es que a Henry no le perdonan que cuestione nada. De algo puedo estar seguro, si Henry ha recibido alguna ayuda del gobierno, no se compara ni en una diezmilésima parte de lo que gozado y disfrutado la familia Vásquez (incluyendo al mismo Jonathan) en los últimos 25 años.

Comments

comments

Categories