Inicio Alberto Cotes Serpatizante – (Por: Alberto Cotes Acosta)

Serpatizante – (Por: Alberto Cotes Acosta)

“Vivir sin amigos es no vivir” - CICERÓN

Serpatizante –  (Por: Alberto Cotes Acosta)
Alberto Cotes – Horacio Serpa QEPD

El 25 de enero de 1988, había en Barrancabermeja una concentración política, esta se llevaba a cabo en la Calle 50, entre Carreras 21 y 22, estaban a punto de empezar los consabidos discursos, cuando vimos a Horacio Serpa Uribe en la tarima dirigiéndose al micrófono.

Extraño, porque siempre él era el último en hablar. Con voz entrecortada dijo que no era día de celebraciones, porque acababan de asesinar al Procurador General de la Nación Carlos Mauro Hoyos, y solicitó a todos los presentes que nos hiciéramos adentro en el patio de la casona, donde hoy funciona una gran ferretería.

Cuando ya estábamos adentro, alguien que me había oído declamar me preguntó que, si quería declamar en la tarima el “Poema de la Paz”, se refería al poema “Plegaria desde América” del poeta antioqueño Carlos Castro Saavedra, por supuesto acepté, y por supuesto declamé ese hermoso poema.

Cuando Serpa pronunció su discurso con su característico víbrate y su facultad extraordinaria para la improvisación, me mencionó cuatro veces en su discurso, refiriéndose a mí como “El Poeta”, porque no me conocía, ni sabía mi nombre.

A finales de septiembre de 1988, acudí a Serpa mediante llamada telefónica para que me ayudara con el cargo que estaba vacante en la Contraloría Municipal de Barrancabermeja “Jefe de Control Técnico e Interventoría” (tronco de nombre para una oficina de un solo funcionario), Serpa Uribe me pasó al teléfono y cuando le expuse mi petición, me dijo: “Pero hombre, ¿Quién es usted? ¿Cómo se llama? Yo no lo conozco, no sé quién es usted”.

En una fracción de segundo, le recordé ese día aciago de la muerte del Procurador Hoyos y que yo me había atrevido a subir a la tarima a declamar el Poema del vate de Antioquia; exclamó entonces jubiloso: “Ah carajo, ¡el Poeta! Delo por hecho mijo”. Cuatro días después, estaba prestando juramento en la Contraloría Municipal de Barrancabermeja.

Por allá a principios de 1989, siendo yo secretario de la Asociación de Profesionales Manuel Murillo Toro, acudí a la “Casa Liberal” a entregar una invitación al doctor Serpa Uribe, para no recuerdo exactamente que evento en particular.

Como siempre, estaba rodeado de muchísima gente y yo pensando que iba a demorarme mucho esperando que se desocupara, me disponía a dar media vuelta, para poder entregar otras invitaciones (y volver después), cuando gracias a su altura – y la mía – me diviso y alzó los ojos hacia mí, y extendió su mano para indicarme que me acercara.

Por supuesto, quienes estaban alrededor de él voltearon a mirar, a ver quién era el que Serpa le ofrecía mayor importancia que todo lo que le estaban pidiendo.

La multitud me abrió campo y le largué la mano y el sobre que debía entregarle, me tomó la mano con fuerza y dijo: “¿Y que se casamentó?” Y en voz más baja: “Eso está bien, la familia es importante”.

A finales de 1997, presenté exámenes para emplearme en la Corporación Autónoma Regional del Río Grande de la Magdalena, obteniendo una alta calificación, sin embargo, había que pasar por una entrevista, a la que asistí, la verdad sea dicha, muy nervioso, porque no había podido encontrar “un padrino” que intercediera por mí.

Años después, incluso cuando ya no trabajaba en esa entidad, me vine a enterar que el doctor Serpa solicitó cordialmente al entonces Director de la Corporación, Ingeniero Víctor Bacca Soto, que tuviera en cuenta mi hoja de vida, nunca jamás me mencionó esa situación y nunca jamás me pidió algún tipo de contraprestación por esa ayuda, muy a pesar que a esa entidad siempre la tildaron de “Bastión Serpista” y de hecho lo era, porque mucha gente que trabajó ahí era como yo “Serpatizante”, pero jamás utilizó su amistad (por lo menos conmigo) para pedir que hiciera alguna gestión para un alcalde amigo, o para que pasara un proyecto (era yo el Director del Banco de Proyectos de la Entidad), ni ningún tipo de favor político.

Fuera de las fronteras de Barrancabermeja, le pedí el favor que ayudara a mi hermana Silema, médica de profesión, que estaba buscando la forma de entrar a una entidad en Barranquilla, que era dirigida por un gran amigo de Serpa Uribe y que hace poco fue gobernador del Atlántico.

Serpa hizo la gestión, solo que aquel amigo, duró un tiempo “mamándole gallo” a mi hermana, hasta que mi hermana, una tarde en el Estadio Roberto Meléndez (Metropolitano) no sé cómo hizo para pasarse la seguridad y llegar hasta donde Serpa Uribe, identificándose como mi hermana y exponiendo el favor pedido, que no había sido cumplido.

Serpa, giró su cabeza y medio en serio, medio en broma dijo: “Oye Eduardo, como se te ocurre “mamarle gallo” a la hermana de mi gran amigo Alberto Cotes”. El lunes siguiente mi hermana estaba firmando contrato.

En 2001, en plena campaña presidencial, viajé a Bogotá a una misión en Planeación Nacional, por cuenta de Cormagdalena.

Como provinciano madrugué a las Oficinas de Planeación y solo al llegar allí recordé que en Bogotá casi todas las oficinas gubernamentales empiezan a atender público a las 9:00 am y eran las 7:45 am.

Desconcertado me dije: “Y ahora…¿qué hago?” Y divisé el Edificio del Hotel Tequendama, donde sabía que Serpa Uribe tenía sus oficinas, me fui para allá, a ver si por esas casualidades de la vida, lograba verlo y darle un saludito.

Llegué hasta una sala de espera, donde había dos o tres Parlamentarios esperando por Serpa y me quedé parado a un lado, cuando divisé que venía por el pasillo con un grupo de tres asesores.

Levantó la mirada, me diviso, pero no pareció reconocerme, cuando de pronto, freno en seco, me volvió a mirar y me dijo: “Ala que cachaco está” (estaba de saco y corbata), y continuó: “Venga, le doy cinco minutos, me ahorró una carta de respuesta”.

Yo le había escrito una carta sobre la política de Barrancabermeja, duramos más de 40 minutos hablando de Barrancabermeja y por supuesto de su campaña, cuando salí los parlamentarios me miraron con cara de pocos amigos, porque por supuesto les había “robado” su turno.

En el año 2007, me metí en la locura de ser pre candidato a la Alcaldía de Barrancabermeja, por el Partido Liberal, y por supuesto, deseaba que “El Jefe” me diera su bendición, me fui a Bucaramanga a tratar de hablar con él y lo encontré en una Sede alterna en una reunión, yo tenía alquilada una camioneta Ford Ranger azul y tenía cuatro celulares en uso (uno por cada operador del momento) porque en esa época no habían teléfonos con doble Sim Card.

Saliendo de su reunión, me dijo: “La única forma que podamos hablar, es que me lleve hasta donde voy, porque no tengo más tiempo” y sobrepasando la mirada inquieta de sus escoltas, se montó en la camioneta azul y pudimos hablar todo el trayecto.

Cuando se iba a bajar, me dijo; “Vea Alberto, yo desconfío de los tipos que tienen dos celulares, y usted tiene ¡CUATRO!, no sea pingo”, les juro que después de eso, he tratado siempre de tener un solo celular.

Podría escribir muchas cuartillas contando anécdotas de Serpa Uribe, de sus consejos, de sus regaños, de sus discusiones epistolares conmigo, de sus salidas cargadas de sabiduría, pero no creo alcanzar a terminar, solo me resta decir que, ese era Serpa, no se le escapaba un detalle, no dejaba por fuera de su radar, cualquier circunstancia que afectara a sus amigos, siempre con un apunte, con una capacidad insuperable para recordar nombres, lugares, ocasiones especiales y con un ánimo de servicio inigualable.

También un hombre lleno de sinceridad, cuando decía NO, no se puede, uno tenía que buscar otra cosa, porque seguro, que eso que estaba solicitando no se podía.

Buen viaje amigo, que el dueño del Universo te acoja en su seno y que puedas pedirle indulgencia por nosotros, por aquel grito de batalla, que quienes te seguíamos repetíamos cada vez que podíamos: ¡DIOS EN EL CIELO Y SERPA EN LA TIERRA!

Este artículo también lo puede leer en BVirtual “la nueva forma de escuchar radio” – para instalar la aplicación: Para Android – dar click aquí

Los usuarios de Iphone pueden descargar la nueva forma de escuchar radio dando click aquí

Para leer más noticias de Barrancabermeja y el Magdalena Medio pueden dar click aqui

Comments

comments

VíaAlberto Cotes
FuenteAlberto Cotes
Artículo anteriorHomenaje de Daniel Barba a Julio Mejía López
Artículo siguienteElecciones USA 2020: Un cambio esperado (Por: Darío Echeverry Jr)