¿Y la Clase Media? – Por: Darío Echeverry Jr.

¿Y la Clase Media? – Por: Darío Echeverry Jr. En estos momentos de aislamiento social obligatorio es posible ver la fragilidad de nuestra realidad económica, a pesar de una gran capacidad de adaptación producto de décadas de convivir con el conflicto armado interno y las limitaciones y dificultades que este le imponía al mercado y a las actividades económicas.

 

Pero las nuevas circunstancias son realmente diferentes, nuevas y mucho más restrictivas.

 

El aprendizaje que dejo el contexto del conflicto les servirá a algunos, pero la gran mayoría va a empezar a sufrir, cada día que pasa con mayor intensidad, la cuarentena.

 

La realidad económica es muy difícil. La demanda de bienes y servicios se limita a alimentos y medicinas, el resto está congelado.

 

Así que la producción y comercio de bienes diferentes a los mencionados se suspendió. La consecuencia es despidos, aumento de cuentas, recibos, obligaciones y deudas por pagar. Y entre más se extienda en el tiempo más crecen esos montos y más difíciles se hacen para pagarlos. Y en esa situación caen desde micro, pequeños y medianos empresarios, hasta independientes e informales. Desde el estrato 1 hasta el 5.

 

Y en un panorama que día a día se hace más sombrío no se logra ver una luz de esperanza desde el ejecutivo nacional. El presidente de la república más allá de facilitar recursos para créditos, recomendaciones para diferir pagos y algunas confusas medidas financieras, no hay una clara política de protección de empresarios, trabajadores e independientes.

 

Hay un exceso de cautela y una falta de claridad frente a la nación.

 

En momentos en que la gente se pone cada día más nerviosa, se necesita medidas de fondo que protejan el aparato productivo, salvaguarden las finanzas de independientes y pequeños empresarios, y amparen a los informales.

 

Pero hasta el momento nada. El gobierno nacional se ha quedado corto. Los gobiernos locales y departamentales intentan resguardar a las personas más pobres, pero con medidas desarticuladas y sin una guía nacional, que optimice los recursos y haga eficiente el gasto social que se necesita.

 

Lo peor del asunto es que la clase media, los pequeños empresarios y los independientes están en total abandono.

 

No se toman medidas que los protejan y terminaran siendo estos sectores los que paguen las consecuencias de esta crisis sanitaria.

 

La clase media se empobrecerá más, retrocederá su calidad de vida, y las posibilidades de ascenso social serán cada vez más difíciles.

 

Y esto no solo afectara su estabilidad económica, también tendrá efectos psicológicos, con aumento del estrés y la ansiedad, así como el progresivo deterioro del tejido social, a pesar de que hasta el momento las redes sociales han permitido la solidaridad y el apoyo entre ciudadanos, sin embargo, si se extiende la cuarentena estos mecanismos de ayuda se debilitaran y aumentara la vulnerabilidad de la clase media.

 

Este artículo también lo puede leer en BVirtual “la nueva forma de escuchar radio” – para instalar la aplicación: Para Android – dar click aquí  

 

Los usuarios de Iphone pueden descargar la nueva forma de escuchar radio dando click aquí

 

Le puede interesar:  El gobierno y los empresarios deben escuchar a los trabajadores

 

Los tres golpes que ha recibido Alfonso Eljach

 

¿Qué pasaría en Barrancabermeja si nos llega el coronavirus?

 

Cuarentena

 

La política del show en los tiempos del coronavirus

 

Para leer más noticias de Barrancabermeja y el Magdalena Medio pueden dar click aquí

Comments

comments

Categories