Eutimio Hernández habla de la decadencia del mantenimiento en la refinería

Eutimio Hernández habla de la decadencia del mantenimiento en la refineríaPor: Eutimio Hernández Gamarra

 

Desde ya hace varios años, han sido repetitivos los apagones generales de la refinería de Ecopetrol en Barrancabermeja, hasta el punto que en el Senado de la República, en plenaria, el fallecido senador, Hugo Serrano Gómez (q.e.p.d.), en múltiples ocasiones cuestionó las continuas fallas de las diferentes plantas por el descuido en los programas de mantenimiento industrial.

 

Quienes fuimos pioneros de los diferentes tipos de mantenimiento en Ecopetrol, vemos con sentimiento de nostalgia, como esfuerzos de más de treinta (30) años, fueron subestimados por personas que, con el concepto equivocado de ‘reducir costos’, llevaron a la decadencia lo que fue no solo un orgullo sino ejemplo para la industria nacional.

 

El mantenimiento programado de las plantas se inició en Ecopetrol desde el ensanche mismo de la refinería, inaugurada en agosto de 1954.  No se trató de un ‘invento criollo’ o caprichoso de unos pocos. No, fue instruido, implantado e impuesto para la filial de la STANDARD OIL, me refiero a la INTERNATIONAL PETROLEUM (COLOMBIA) LIMITEDINTERCOL—, administradora de Ia refinería de Barrancabermeja entre los años de 1951 a 1961 y cuyo objetivo principal era: «obtener el mayor grado de productividad»,  o  sea,  «máxima producción con unos mínimos costos operacionales y en especial de mantenimiento».

 

Con unos objetivos para alcanzar la meta de productividad, podemos destacar los siguientes:

 

1) Reducir las paradas imprevistas de los equipos.

 

2) Conseguir un mayor rendimiento al prolongar el tiempo útil de producción de cada máquina.

 

3) Reducir el consumo de repuestos.

 

4) Garantizar un alto control de calidad.

 

5) Suministrar mayor seguridad tanto a operarios coma a equipos.

 

De los anteriores cinco conceptos, se puede decir que nació el «Decálogo de Ventajas del Mantenimiento Preventivo», de que trata el ingeniero Víctor Bacca Soto, (ex gerente de la refinería) en el manual «La Función de Mantenimiento».

 

Desde el momento mismo en que la Refinería revirtió a Ecopetrol en 1961, esta se convirtió en una ‘Escuela de Formación en Técnicas de Mantenimiento para Ingenieros y Técnicos’ en todas sus formas y aplicaciones y fue así, que cuanto profesional o técnico llegaba a Ia Superintendencia de Mantenimiento y a Ia Gerencia del Complejo Industrial, se convertía en adalid de estos programas.

 

Fueron ellos los ingenieros Hugo Toscano, Juan Jerez, Ricardo Zambrano Ortiz, Marco A. Gómez Díaz y Víctor Bacca Soto, este último creador e impulsor de las ‘Jornadas de Mantenimiento Inter-Distritos de Ecopetrol y transmisor permanente de las bondades del mantenimiento con escritos instructivos de gran significado, como el manual citado anteriormente.

 

El mantenimiento programado de los equipos principales como las torres, reactores, regeneradores, calderas, hornos y turbogeneradores de las Plantas o Unidades de Procesos, se efectuaba por periodos selectivos de 4 hasta 36 meses y el mantenimiento de equipos auxiliares o menores como: equipos rotativos (sambas y turbinas), sistemas y motores eléctricos e instrumentos de medición, regulación y control, se efectuaba en frecuencias desde diaria, semanal y mensual.

 

En 1963, se implanto en Ia Refinería el Primer Programa de Mantenimiento Preventivo para los instrumentos de las plantas de refinación, aplicando formas y procedimientos recomendados por los fabricantes de los mismos. Los programas eran elaborados en forma mecanográfica y el control se hacía en unas sábanas inmensas de papel milimetrado. Los programas eran evaluados y actualizados periódicamente en sus formas y frecuencias.

 

En 1965, con la llegada del computador IBM Foltram -1410-, el Grupo de Cómputo de Bogotá, salió a los Distritos a vender la idea de los beneficios que se podrían obtener, si se le daba la máxima utilización al novedoso sistema. Fue así, que se conformaron grupos operativos para sacarle el mayor provecho y de ahí nació Ia reestructuración del Programa de Mantenimiento Preventivo Manual de los Instrumentos, por el ‘Primer Programa de Mantenimiento Preventivo Sistematizado’ para los mismos, conservando las recomendaciones en cuanto a las formas de mantenimiento, métodos de ejecución y procedimientos recomendados por los fabricantes que eran de procedencia norteamericana.

 

Los programas de Mantenimiento Preventivo Sistematizado, representaron gran economía de dinero, tiempo y esfuerzos y fue así que se extendieron a las áreas de: Sistemas y Motores Eléctricos, Equipos Rotativos (Bombas y Turbinas), Equipo Automotor (liviano y pesado), Equipos e lnstrumentos Clínicos, Equipos de Oficina, Equipos de Refrigeración.

 

Como se dijo anteriormente, los programas eran evaluados y actualizados en sus formas de mantenimiento y frecuencias por los mismos grupos de mantenimiento, para hacerlos cada vez más agiles y operativos.

 

Con la valiosa colaboración de la División de Sistemas de Bogotá, se divulgaron en todos los distritos de Ia empresa, que para ese entonces no pasaban de cuatro, y fueron ejemplo de admiración y estudio en empresas y congresos nacionales de ingeniería al igual que en universidades.

 

En las memorias del III CONGRESO COLOMBIANO DE CALCULO ELECTRÓNICO DE LA UNIVERSIDAD DEL VALLE, celebrado en Cali, noviembre 1 — 4 de 1972, hace 45 años, encontramos que una de las ponencias presentadas por Ecopetrol, de gran relevancia y aceptación de los asistentes, fue la titulada «SISTEMATIZACION DEL MANTENIMIENTO PREVENTIVO EN ECOPETROL» de la autoría del ingeniero Clemente Mendoza Pérez, del Departamento de Sistematización de Bogotá y el técnico en instrumentación industrial Eutimio Hernández Gamarra, del Grupo de Instrumentación y Control de la Superintendencia de Mantenimiento de Ia Refinería de Barrancabermeja.

 

Fue tal la aceptación de la ponencia sobre la Sistematización del Mantenimiento Preventivo en Ecopetrol, que el entonces Decano de Ingeniería de Ia Universidad del Valle, doctor Guillermo A. Falk J, le solicitó al Jefe de la Delegación de Ecopetrol, don Carlos Amaya, que nos permitiera dictar una conferencia sobre la misma y sobre Controles e Instrumentación a los estudiantes de 5° ano de ingeniería química, lo que siempre consideramos como una gran distinción entre todos los participantes asistentes al congreso.

 

 

¿A qué se debió entonces, la decadencia del mantenimiento en Ecopetrol?

 

Veamos aquí las respuestas.

 

El mantenimiento en las empresas para su buen éxito, debe contar con cabezas y líderes que crean en él.

 

A partir de 1990, año en que se retiraron los últimos líderes de los programas de mantenimiento en la Refinería y llegaron los llamados ‘ahorradores de costos’, que algunos llamaron ‘Los Magníficos’ y otros ‘Los Nuevos Sabios’; que del petróleo y su industria poco sabían. A estos, lo primero que no les gustó, fue la filosofía y la aplicación sistematizada del mantenimiento de plantas y equipos.

 

Posesionados en sus cargos ‘Los Magníficos’ o ‘Nuevos Sabios’ en Ecopetrol, llegaron a la Refinería y en plan de investigación preguntaron:

 

¿Cuántas plantas hay en este Distrito?

65, les respondieron, 46 Unidades en el CIB y 19 en la Unidad de Balance.

 

¿Cuántos son los operadores que facilitan la operación de las 65 Plantas?

350 en tres turnos de 24 horas, les siguieron respondiendo.

 

¿Cuánto personal conforma lo que es todo mantenimiento?

1200 hombres entre ingenieros, supervisores, técnicos y auxiliares (ayudantes).

 

¡¡¡ Qué barbaridad !!! … acabaremos con tanto personal.

 

Sin embargo, como se trataba de hacer ‘tabla raza’, siguieron preguntando:

 

¿Cuántas secretarias hay para toda la Refinería?

80 permanentes o de base y más o menos 20 temporales, les afirmaron.

 

¡¡¡ Acabaremos con las secretarias !!! … Eso ya no se usa.

 

Pero no preguntaron nunca por el número de equipos principales y menores o auxiliares, como: bombas, motores eléctricos y turbinas, que se contaban por centenares y el caso de los Instrumentos de Medición Regulación y Control, que pasaban en ese momento de 25.000 unidades.

 

Tampoco preguntaron, qué haría la Superitendencia de Mantenimiento para sustituir la importación de partes de repuestos donde se favorecía a la pequeña y mediana industria de Bucaramanga y Barrancabermeja, que luego aniquilaron.

 

Si señores. Lo primero fue convertir a los ingenieros de la Superitendencia de Mantenimiento —que las universidades se habían empleado cinco (5) o más años en formarlos en sus diferentes disciplinas— en ‘secretarias digitadoras’ suministrándoles un computador pesonal a cada uno.

 

 

¡¡¡ Que ‘exitazo’ económico !!!

 

Acabaron con las secretarias y de paso acabaron con los verdaderos médicos de los equipos y de las plantas, porque un ingeniero digitador se le olvida su disciplina y su especialidad.

 

Y de los Programas de Mantenimiento Preventivo de Equipos Menores y del Programa de Inspección de Plantas,   ¿Qué?

 

Traídas de Cali las experiencias de mantenimiento de la industria privada del papel, ni si quiera de los ingenios azucareros, (que refinaban miel y ya habían importado la avispa cubana que en cruce con la colombiana combatían eficazmente el insecto de la gana), ‘Los Magníficos’ o ‘Nuevos Sabios’ consideraron que las prácticas y procedimientos empleados en la Refinería de Barrancabermeja, eran por demás «arcaicos y obsoletos» y de ahí que todo lo que les oliera a Refinería y de manera especial la de Barrancabermeja, los espantaba y miraban por encima del hombro a la gente de ese distrito coma si todos tuvieran SIDA.

 

Los innovadores con mucha ‘pericia’, contrataron coma alga del otro mundo, en agosto de 1996, con la multinacional MIMS (Mincom Information Management System), un software (herramienta informatica) de nombre SCAM (Sistema Corporativo para Administración de Mantenimiento), programa originario de las empresas mineras de Chile, par valor de US $ 3 millones de dólares iniciales y actualizaciones periódicas de US $ 1.200.000 dólares.

 

MIMS recomendó otro contrato con Ia firma ANDERSEN, para lo que llamaron en su momento Diseño Conceptual, Evaluación, Solución Informática y Ambientación del Programa que no era otra cosa, que el entrenamiento del personal de los 10 Distritos de Ia empresa.

 

Todo esto, como si el mantenimiento lo realizaran los software, o las instrucciones de los sistemas corporativos de administración de mantenimiento y no la calidad de los técnicos que lo deben ejecutar y que en Ecopetrol los hubo, y creemos que los debe haber de muy alto nivel en todos las áreas.

 

Parece que no supiéramos que los software son, «el conjunto de instrucciones que ponen en comunicación los diferentes dispositivos del PC y le permitan realizar cualquier función», pero NO hacen, ni realizan mantenimiento.

 

También olvidaron que los software o programas sistematizados para el seguimiento y control de los diferentes mantenimientos, fueron elaborados por profesionales y técnicos de Ecopetrol desde hace mucho tiempo, y si de faltar algo se trataba era muy seguramente de creer en las bondades de los mismos y no minimizarlos con el cuento de ‘reducir costos’.

 

Profesionales y técnicos, conocedores de los anteriores programas de mantenimiento de Ia empresa y que fueron Ilamados a hacer parte del cuerpo elite del escuadrón SCAM de 300 personas, que de verdad departieron las mieles y bonanzas del mismo programa por más de 24 y 36 meses, hoy hacen burlas y festejan las incoherencias y las formas elementales utilizadas en el ya citado entrenamiento o ‘ambientación’.

 

Comentan también, algunos de los que fueron participantes del programa SCAM, que para lo único bueno que sirvió, fue para darles unos merecidos descansos, a quienes desplazaron por meses y meses a la ciudad de Cartagena, con Ia ‘creencia científica’, que «Ia orilla del Mar Caribe es el sitio propicio para asimilar y aprender las Técnicas Corporativas de Mantenimiento».

 

El mantenimiento programado de plantas, que siempre ejecutaba Ia empresa con personal especializado de mantenimiento, lo han reemplazado por reparaciones e inspecciones con particulares, incluyendo hasta la Interventoría de las mismas, cosa que nunca se había visto.

 

Recordamos que la labor de interventoría de Montaje de Plantas, nos la enseñó el ingeniero Pedro Borrero (q.e.p.d.), en 1963 y 1965 en el recibo del segundo ensanche de la Refinería, efectuado por Ia empresa KELLOGS CO. , naciendo toda una escuela de interventores que fue la base para la creación de la Vicepresidencia de Ingeniería y Proyectos.

 

¿Cuándo se contrata en Ecopetrol, la primera empresa nacional con más de medio siglo de experiencia, la interventoría para el mantenimiento y reparación de los sistemas y equipos de contra-incendio?.

 

En la época de ‘Los Magníficos’ se contrató a la firma CIVALCO, filial de la NATIONAL FOUM la interventoría de las reparaciones de los camiones de agua y espuma de contra-incendio, del CIB (Complejo Industrial de Barrancabermeja). Sobre esto, no podemos sino preguntar tres veces, con mucha rabia …

 

1) SERÁ QUE, para el aumento del petróleo el país tiene mucha plata?.

 

2) SERÁ QUE, después de 40 a 50 años se nos olvidó hacer lo que siempre hicimos bien con máxima eficiencia y calidad?.

 

3) SERÁ QUE, se proponen dar papaya para que la gente piense mal?.

 

Que nos dirá, con su mirada desde el cielo, el maestro Hernando Correal, que por años y años hizo con su gente de contra-incendio lo que aprendía de los gringos de INTERCOL.

 

Que descanse en paz Hernando Correal y ojalá nunca NO nos toque a nosotros elevar la plegaria u oración: «Que brille para ella, (si para ella la refinería), la luz perpetua».

 

Le puede interesar: Así lo decíamos hace 13 años

 

Pasando por un momento de mantenimiento a operaciones, lo que hicieron por más de 30 o 40 años ingenieros y operadores ‘criollos’, ‘criollos de pura sepa’, como era apagar y arrancar plantas de todos los procesos, ahora es contratada a empresas americanas como la EXXON o la SHELL GLOBAL ASOCIATION, por muchos millones de dólares, que por pena no referimos su valor, y que con gringos a Ia cabeza en las salas de control de las plantas carckings.

 

Qué pensaran de todo esto, los maestros y campeones de la operación de plantas, nuestros amigos: Ricardo Zambrano,   Eduardo ‘El Negro’ Escaño,   Mario ‘El Cachaco’ Salas,       Gerardo ‘El Mono’ Duarte,    Héctor ‘Alicate’ Martínez,    Benjamín ‘El Cabo’ Rodríguez,    José Joaquín ‘JJ’ Ortiz,     Iván El ‘Loco’ Restrepo, Juan ‘El Picho’ Vega,   Aurelio ‘El Gordo’ Tamayo,    Gregorio ‘El Negro Goyo’ Davis  y tantos otros que con su viejo «Manual de Arrancada y Apagada de Plantas», hacían estas repetitivamente y además afrontaban cuanta emergencia se presentara por ‘contra-flujos’ o cualquier otra causa, en el día o en la noche.

 

Para los amigos citados el mantenimiento de las plantas era tan dulce como una cocada en la puerta de la Refinería o ‘familiar y apetitoso’, como un sancocho de bocachico en las mesas de ‘El Mono’ Brisco (q.e.p.d).

 

 

Concluyendo podríamos afirmar lo siguiente:

 

Desde Agosto de 1954  —fecha en que se inauguró el Primer Ensanche de Ia Refinería—  hasta el 27 de Noviembre de 1981, solo fuimos testigos de un apagón total de Ia Refinería, por la estallada de Ia Caldera Foster Whiller # 3 de la Planta Eléctrica. Sin embargo, en los últimos tiempos los medios de comunicación, tanto hablados como escritos, informan casi cada 2 meses del suceso de una apagada general, amén de los accidentes con pérdidas de tiempo y de lamentables vidas de trabajadores.

 

Esto Último la afirma y ratifica el periódico ECOS de Ecopetrol, edición de Mayo 2004, Numero 157, Pag. 10 que titula y dice: «LA PARADOJA DE LA SEGURIDAD EN ECOF’ETROL», …  «En Ecopetrol hemos aprendido a realizar complicados y riesgosos procedimientos en forma segura, sin embargo, solo en lo que va corrido del año, ha habido cuatro accidentes fatales en la realización de trabajos considerados no críticos, ¿qué está pasando entonces?».

 

Lo dice ECOS, que es un periódico de Ecopetrol diseñado por la Oficina de Prensa de la propia empresa.

 

Para terminar, en defensa de las bondades del mantenimiento y en aclaración al periodista Mauricio Vargas de la Revista Cambio edición # 568, a quien excusamos por no tener conocimiento sobre la materia y quien escribió bajo el título: «El fracaso de la USO», sobre el plan de contingencia impuesto por Ecopetrol pare afrontar la huelga de 38 días en que se demuestra, según Mauricio Vargas    «… en medio de la protesta las refinerías han trabajado mejor que en tiempos de normalidad. Esto confirma que a Ecopetrol le sobra gente …”. 

 

NO, doctor Vargas, el plan de contingencia desarrollado por Ecopetrol en esa ocasión, no es ninguna novedad de la actual administración.

 

Desde hace muchos años, el personal Directivo de Ecopetrol afrontó huelgas más violentas y agresivas; sin el respaldo y apoyo de la Iglesia Católica, como fueron las huelgas de 1971, (de 18 días), bajo la Presidencia del doctor Misael Pastrana Borrero y la Presidencia de la empresa a cargo del doctor Mario Galán Gómez y Ia huelga de 1977 (de 57 a 63 días), bajo Ia Presidencia del doctor Alfonso López Michelsen y la Presidencia de la empresa a cargo del doctor Juan Francisco Villarreal.

 

Antes de refutar la afirmación del periodista Mauricio Vargas  debemos recordarle que en las huelgas de 1971 y 1977, se usó la frase «en Ecopetrol sobra gente» con secuestro y Ia tortura de ingenieros y supervisores, acompañadas de una ‘guerra psicológica’, con amenazas personales y telefónicas a los familiares de quienes no participaban del movimiento.

 

Se llegó al extremo de efectuar disparos y Ianzar granadas de mano a los buses que movilizaban personal de trabajadores hacia sus puestos de trabajo, que la noche del 15 de octubre de 1977 causó Ia muerte al supervisor de mantenimiento, Ismael Darío Rincón.

 

De semejante ola de violencia y terror, de las huelgas de 1971 y 1977, lo menos grave, que se puede decir son las famosas ‘brigadas nocturnas’ que de mucho se ufanaban los huelguistas y la USO como patrocinadoras de ellas.

 

Los trabajadores de base, que no respondían al llamado del sindicato, eran tildados por sus compañeros huelguistas de ‘Pata’e Vacas’, (gelatinosos) y Ies aplicaban la ley que consistía en recorrer, grotescamente, todos los barrios de Barrancabermeja, con baldes y escobas para ‘barnizar’ o ‘embadurnar’ puertas y ventanas con porquería de excremento humano, que los huelguistas usaban coma pintura y que según algunos ciudadanos cultos es el ‘popó’ y para el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española es física ‘mierda’.

 

Retomando el tema —y aclarando la afirmación del periodista Mauricio Vargas— el hecho de que el personal directivo haya salido airoso por mantener exitosamente la producción de combustibles para el abastecimiento total del país, durante muchos días, pese a los anteriores hechos de violencia y con dificultades de todo orden y a quienes en su momento se nos calificó de ‘cartageneros’ por unos y de ‘momposinos’  por otros, (por lo de heroicos y valerosos), NO significa, en forma alguna que en Ecopetrol ‘sobre gente’, sino que a los pacientes (los equipos principales y menores o auxiliares, que ya citamos), se les aplazó, indefinidamente, por razones de la emergencia, el mantenimiento que todos estos requieren.

 

Si de pronto, al autor de este articulo le llegaren a salir detractores gratuitos que nunca faltan, les recordamos con toda claridad que estando en plena ajetreo de dirigir y mantener vivo el mantenimiento de los instrumentos de las 65 Unidades de Proceso; en septiembre de 1980, hace 37 años, pusimos en conocimiento de la alta dirección de la empresa, o mejor dicho, denunciamos con toda entereza, hechos que lindaban con la deshonestidad y que chocaban con las normas sobre el régimen de conflicto de intereses.

 

El entonces presidente de Ecopetrol, doctor José Fernando lsaza, presto y acucioso designó en el mismo mes de septiembre de 1980 una comisión de 4 miembros. esta comisión fue a Barrancabermeja, tomó una amplísima declaración del denunciante e investigó según lo ordenado.

 

Nunca se nos desmintió ni privada ni públicamente, lo que significaba que teníamos razón, sobre nuestros cuestionamientos.

 

Con toda franqueza, en forma muy respetuosa, debemos afirmar, que si la administración de Ecopetrol, no endereza la política de mantenimiento de equipos en sus plantas de refinación y petroquímica, estas terminaran convertidas en una montonera de chatarra, como también lo denunció en vida el Senador de la República, Hugo Serrano Gómez (q.e.p.d.).

 

El costo de dejar perder experiencias valiosas de operadores y técnicos de mantenimiento, puede conducir, en un mal momento, a que la empresa tenga que afrontar la destrucción de mucho de su patrimonio y a pérdidas, no se sabe de cuántas vidas en accidentes fatales.

 

Mucho del bienestar de los colombianos, como también del progreso del país, depende en gran parte de la buena operación de Ecopetrol y sus plantas. Por eso, sería sano y recomendable, que Ia dirección de la empresa, recogiera con anima, buena voluntad y fervor, los programas de mantenimiento en sus diferentes formas: predictivos, preventivos y programados en todos sus Distritos e hiciera de ellos una bandera de retos y saludable competencia como lo fueron en otros tiempos.

 

Hace rato, muchos amigos, profesionales y técnicos, con quienes pasamos ‘las verdes y las maduras’ en la operación y mantenimiento de las plantas de la Refinería,  nos han pedido hacer estas precisiones, pero nos habíamos abstenido de ello, no por falta de voluntad y deseo, sino por razones personales que nuestros amigos conocen y de manera especial porque no se dijera que son ‘lamentos de jubilado’.

 

Para leer mas columnas de opinión del señor Eutimio Hernandez dar click aquí

 

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

 

EUTIMIO HERNÁNDEZ GAMARRA es un habitual columnista de BARRANCABERMEJA VIRTUAL.  Puede ser contactado en el correo electrónico: euraher.colcontroles@gmail.com

Comments

comments

Categories