Así veo yo los 90 años de la refinería en Barrancabermeja.

palmaPor: Edwin Palma Egea
(Presidente de la Unión Sindical Obrera USO / Barrancabermeja)

Según los anaqueles de la administración de ECOPETROL, la refinería cumplió, el pasado viernes 17 de febrero, 90 años de existencia. La celebración fue por lo alto, se invirtieron importantes recursos para festejar, mientras la realidad de la refinería, que debería ser de los barranqueños y para los barranqueños, es otra muy diferente.

Más de 230 actividades en la refinería de Barrancabermeja están contratadas con terceros.

El 70% de esas actividades se están pagando con salarios y prestaciones establecidos en la legislación laboral y no como deberían ser, con salarios convencionales pese a la vigencia del decreto # 0284 de 1957 y la suspensión del decreto # 3164 de 2003, decisiones judiciales que la administración de ECOPETROL S.A. se niegan a cumplir.

Cuando dijimos lo anterior, en el marco del nuevo Acuerdo Social por Barrancabermeja que quiere impulsar la Administración Municipal, el presidente de ECOPETROL S.A. sin sonrojarse, señaló que «eran otros los espacios donde se discutía el tema».

¿Qué gana Barrancabermeja con tener mucho empleo si el mismo no genera un ingreso digno para los trabajadores?

El Ministerio de la Protección Social ha sido testigo de condiciones laborales en las que cientos de trabajadores de la industria del petróleo, consumen alimentos, trabajan sobre tiempos, no se les entregan ni los recibos de pagos, se les hacen retirar a los trabajadores las quincenas y devolver montos a sus patronos, se llevan dobles contabilidades, etc. sin que las gestorías y los propios administradores de los contratos tomen cartas en el asunto.

Poco o nunca se han impuesto cláusulas de apremio por incumplimiento, porque los administradores de los contratos son regalados por las empresas o tienen en las nóminas de las mismas familiares y amigos como en el pasado se ha denunciado en abierto conflicto de intereses y sin que se hagan las investigaciones de rigor como se hacen eficazmente en contra de la actividad sindical.

La contratación de actividades ha sido el más jugoso y atractivo negocio para funcionarios implicados en el mismo.

La Cámara de Comercio de Barrancabermeja, en meses pasados, se retiró el Gran Acuerdo Social por Barrancabermeja, precisamente, por que la administración de ECOPETROL S.A quería imponer a rajatabla una política que no respetaba la barranqueñidad, estaba pensando en todos menos en los barranqueños.

En todos los escenarios la administración de ECOPETROL S.A. es tajante en señalar que ellos no pueden por ningún medio, prohibir la fuerte inclusión de mano de obra foránea mientras la mano de obra calificada de nuestra ciudad todo el tiempo sigue desplazada, pegada a la malla al vaivén de lo que dejen las reparaciones que comúnmente traen consigo decenas de trabajadores foráneos como ocurrió en la pasada reparación de la UOP II y como ocurre en la parada de balance en manos de BLASTIGMAR.

Las mismas estadísticas del pasado gobierno señalaban que la inclusión de personal barranqueño no alcanzaba el 60% y pese a los esfuerzos del CER y la oficina de talento humano clase mundial, no han podido garantizar la total inclusión de barranqueños en las empresas que desarrollan proyectos y paradas de plantas en la refinería.

Denunciaba la Cámara de Comercio de Barrancabermeja que ni siquiera en la modernización de la refinería se tiene prevista la construcción del llenadero en la vía que conduce a la puerta norte sino que tendríamos que ver las tractomulas destruyendo las calles de la urbanidad de nuestra ciudad.

Así mismo, ha insistido esta institución, dentro de la discusión del «gran acuerdo social», que ECOPETROL S.A. y particularmente la refinería, debe vender sus materias primas para desarrollar la industria petroquímica en la ciudad, petición que se ha hecho desde varios lustros, sin que la administración de ECOPETROL S.A. haya atendido esas peticiones justas para nuestra ciudad y que buscan generar oferta laboral alrededor de la industria y no exclusivamente dentro de la refinería.

La refinería, que en estos días cumplió 90 años, padece del más alto índice de falta de confiabilidad. En los últimos 5 años ha tenido el mayor numero de apagadas no programadas, causadas por falta de confiabilidad en los sistemas eléctricos, mientras son, precisamente, esos grupos los que más van a desayunar a la llamada «Casa de Huéspedes» o a la gerencia de la refinería.

Después de cada apagada, salen los comunicados señalando que se están investigando las causas, pero nunca se socializan entre trabajadores y opinión pública ni mucho menos se señalan responsabilidades personales por tan garrafales daños no solo al erario público sino al medio ambiente de nuestra ciudad por la irresponsable consecuencia de emitir toneladas de catalizador al aire y CO2 en las teas.

La refinería, que cumple 90 años, no ha hecho los suficientes esfuerzos para combatir las nefastas practicas de refinar crudos pesados con las consecuencias consabidas de fuertes emisiones de H2S que han dejado más de un centenar de trabajadores con pérdida de capacidad laboral y a la desgraciada suerte de la ARP, las EPS y las contratistas que en ultima no responden por las catástrofes en la salud, en la vida y el familia de estos trabajadores.

Mas grave aún es que empresas contratistas, con la complacencia de la administración de ECOPETROL permitan que médicos toxicólogos como CAMILO URIBE GRANJA, recientemente condenado por la Corte Suprema de Justicia por fraude procesal y falsedad en documento público, sigan ejerciendo y firmando dictámenes a trabajadores afectados por gases letales emanados de la refinería.

La refinería, que recientemente cumplió 90 años, ha tenido que ver como salen de sus grandes y múltiples puertas, decenas de sus equipos con destino criminal, particularmente después de todas las paradas de planta.

Aún siguen sin resolver el hurto de 3.000 metros de cable que la Controlaría en efecto determinó como hurtados sin individualizar responsables. Están en investigación el hurto de 230 metros de tubería de 10″ y el más descarado de los hurtos ocurrido hace apenas 15 días, mas de 30 toneladas de cobre y bronce en intercambiadores que salieron por la puerta # 106 y que deja hoy a tres funcionarios de contratistas retirados y sin mayores detalles.

Se ha conocido que se ejercen amenazas contra quienes han hablado de los hechos y se están presionando hasta ahora a los implicados para que no señalen a más responsables y menos si son altos directivos de ECOPETROL S.A.

Paradójico que mientras a los trabajadores se les niegan mínimos derechos, como el auxilio de alimentación en los días de descanso como recientemente lo señaló la administración de ECOPETROL para los trabajadores de régimen legal en desigualdad con los trabajadores de régimen convencional, las perdidas por elementos que son del Estado y que deben tener una cadena de custodia, se sigan perdiendo sin que exista ni siquiera una responsabilidad política de quienes la dirigen y quienes solo se escudan en decir: «que las autoridades investiguen».

La refinería, que recientemente cumplió 90 años, tiene uno de los más altos índices de accidentalidad que viene siendo minimizado por la decisión de implementar reubicaciones y no incapacitar trabajadores.

Hay prácticas que desde los departamentos se vienen implementando para obligar a los trabajadores a hacer funciones diferentes a las inherentes a sus cargos que han terminado en accidentes como los ocurridos recientemente con quemadura de acido, o el ocurrido a un compañero del grupo de Contraincendio entre otros que terminan afectando la vida e integridad de los trabajadores sin que se divulguen los resultados y sin contar con las decenas de accidentes que se ocultan en la tercerización por cuenta de que la empresa que reporte se descalifica y el trabajador que lo haga lo vetan o, sencillamene, no lo vuelvan a contratar.

La refinería de Barrancabermeja es patrimonio de los barranqueños, debe seguir generando riqueza y empleo digno para nuestros ciudadanos.

El proyecto de modernización y ampliación debe ser para los barranqueños y no ser una simple expectativa donde se repita la experiencia de hace 30 años con la construcción de la Unidad de Balance donde hasta turcos e italianos se quedaron en nuestra ciudad.

La refinería debe modernizarse para tratar crudos con altos contenidos de azufre e impactar menos a los trabajadores y el ambiente. Recuperarse y fortalecerse el mantenimiento preventivo y predictivo con trabajadores directos, asegurar los procesos de salud ocupacional y seguridad industrial que minimicen los accidentes de trabajo y las enfermedades profesionales.

La administración de ECOPETROL debe velar porque la vinculación de la mano de obra local en los proyectos y paradas de planta sean para los barranqueños en un 100% a través de la modificación del acuerdo 005 de 2008 y la creación de un sistema de vigilancia objetivo y transparente y que tenga la capacidad de esquivar la burla que al mismo le hacen las empresas contratistas y la misma administración de ECOPETROL S.A.

XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX
EDWIN PALMA EGEA es el actual presidente de la Unión Sindical Obrera USO / secional Barrancabermeja, es un abogado especializado en derecho laboral y seguridad social. Puede ser seguido en twtier en la cuenta: @PalmaEdwin
XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX

Comments

comments

Categories