Inicio Ed. Medio Mag ¿Gobernabilidad en crisis? – Editorial El Medio Magdalena

¿Gobernabilidad en crisis? – Editorial El Medio Magdalena

Lo más preocupante es que las organizaciones sociales, gremiales, sindicales y comunitarias se muestran ajenas a la situación por la que atraviesa la alcaldía, lo que deja al gobierno sin aliados ni respaldos que le ayuden a enfrentar la situación, generando condiciones para una crisis de gobernabilidad.

¿Gobernabilidad en crisis? – Editorial El Medio Magdalena

El panorama es cada vez más difícil en el distrito, pues varios asuntos de interés público se agravan cada día.

La situación de seguridad se viene deteriorando de manera acelerada, pues no solo son los robos y atracos que se presentan a diario por toda la ciudad, también son los asesinatos selectivos, los enfrentamientos y los atentados terroristas, de los que no se sabe sus responsables; también es el caos que se presenta en el concejo, donde hace varios días no sesiona, hay un quiebre de las relaciones entre la corporación y el gobierno distrital, y una nueva coalición mayoritaria se enfrenta a la mesa directiva en una bochornosa situación; además, el desalojo de una invasión ha mostrado las deficiencias del gobierno local en cuanto a protección y garantías de los derechos de los ciudadanos, en especial de mujeres y niños, así como la limitada oferta publica distrital de vivienda, alojamiento temporal, atención de emergencia, alimentación, entre otras cosas.

Hay que mencionar también los suicidios que han horrorizado a la comunidad, y que son una muestra de los problemas de salud mental que aquejan a la población.

A lo que hay que sumar la difícil situación económica y social que ha dejado la pandemia en todo el distrito, que ha afectado especialmente a los sectores más vulnerables de la sociedad, pero también a otros grupos poblacionales en esa pobreza oculta que se extiende por toda la ciudad.

Todas estas circunstancias pobremente atendidas por la administración distrital, que no muestra avances en la disminución del desempleo y la pobreza en la localidad.

La sumatoria de problemas, teniendo en cuenta que muchos de ellos no son nuevos pero se han agravado en estos últimos meses, ha generado una verdadera crisis de gobernabilidad local, sobrepasando la capacidad de la administración distrital de reacción y de atención a las problemáticas políticas, sociales y económicas.

La población ha notado que la situación le ha estallado en la cara al gobierno local que se muestra incapaz de responder al contexto problemático que se presenta, pues por un lado no hay claridad sobre las causas de los hechos, y por otro lado no hay acciones efectivas para resolverlos.

Es un hecho visible la incapacidad del gobernó local para efectivamente resolver los problemas y darle un parte de tranquilidad a la comunidad.

Y no es una exageración, un ejemplo es la situación de inseguridad que se ha agravado y complicado en las últimas semanas, con atentados terroristas, asesinatos selectivos, enfrentamientos, asaltos, mostrando varios factores complejos que no se presentaban al mismo tiempo desde hacía varios años.

Situación similar sucede con problemas como el desempleo, la pobreza, las invasiones, entre otros.

Lo más grave es que la respuesta estatal no ha sido clara y la comunidad no ve respuestas efectivas ni soluciones duraderas.

Puede que sea una situación coyuntural que se solucionara pero no será gracias a la acción de la administración distrital, lo que necesariamente llevara a que en el corto o mediano plazo se repita esta situación al no resolverse realmente estos problemas debido a la falta de acción efectiva del gobierno.

Y para complicar la situación en el distrito, el concejo sufre un cambio en la correlación de fuerzas, y lo que venía siendo una armónica relación entre la corporación y el ejecutivo local, con una coalición mayoritaria que respaldaba al gobierno incondicionalmente, se transforma en un beligerante situación con la conformación de nuevas mayorías que abiertamente se muestran contrarias y en disputa con la administración distrital.

Y al interior del mismo concejo se complica su funcionamiento, pues por un lado la mesa directiva y un minoritario grupo de concejales sigue de lado del gobierno, enfrentándose con la nueva coalición, lo que ha dejado una serie de desagradables situaciones que han afectado el correcto funcionamiento de la corporación.

Esto ha llevado a que proyectos claves para Barrancabermeja, como el trámite de aprobación del POT, la discusión del presupuesto para vigencia 2022, el análisis y aprobación de vigencias futuras, entre otros, estén atrasados, lo que va a afectar el desempeño de la administración distrital, atrasando decisiones y dilatando la aplicación de medidas.

Así que el panorama no es fácil para Barrancabermeja y la gobernabilidad local está seriamente amenazada.

Los problemas públicos siguen agudizándose sin una respuesta clara y efectiva del gobierno local.

Todo se agrava por las dificultades que se presentan en el concejo, que vienen dificultando la capacidad de respuesta de la administración distrital, demorando la discusión y aprobación de proyectos clave para el distrito, en el peor momento posible por los estragos que ha dejado la pandemia.

Lo más preocupante es que las organizaciones sociales, gremiales, sindicales y comunitarias se muestran ajenas a la situación por la que atraviesa la alcaldía, lo que deja al gobierno sin aliados ni respaldos que le ayuden a enfrentar la situación, generando condiciones para una crisis de gobernabilidad.


Este artículo también lo puede leer en BVirtual “la nueva forma de escuchar radio” – para instalar la aplicación: Para Android – dar click aquí

Los usuarios de Iphone pueden descargar la nueva forma de escuchar radio dando click aquí

Para leer más noticias de Barrancabermeja y el Magdalena Medio pueden dar click aqui

Comments

comments

VíaEditorial
FuenteEditorial
Artículo anteriorGracias Ecopetrol, gracias Unión Sindical Obrera – Por: Edwin Palma E
Artículo siguienteCinismo y respeto – Por: Darío Echeverry Jr