fbpx
Home Ed. Medio Mag Personería en crisis – Editorial El Medio Magdalena

Personería en crisis – Editorial El Medio Magdalena

La responsabilidad del Concejo al elegir al personero es grande y requiere que se haga seguimiento y evaluación de su gestión de acuerdo a lo que la comunidad necesita.

Personería en crisis – Editorial El Medio Magdalena

Desde hace muchos años gran parte de las instituciones del gobierno distrital están inmersas en un estado de postración y pasividad, debilitando la gestión pública local y dejando a la comunidad cada vez más a su propia suerte.

Una de esas instituciones en crisis es la Personería, y aunque esta situación no es nueva y van muchos años de progresivo deterioro institucional, caracterizado por la falta de liderazgo social, escasa incidencia política y administrativa, y débil articulación comunitaria, este estado de cosas ya ha alcanzado un nivel que debe provocar algún tipo de reacción social y política en Barrancabermeja.

La Personería es una entidad clave tanto para controlar las actuaciones de los funcionarios distritales como para la defensa y promoción de los derechos de las personas en la localidad.

Pero cada vez se ve la profunda indiferencia y apatía de la institución, que poco aporta en la gestión de los asuntos públicos y se ha convertido en parte del paisaje institucional distrital, sin mayores aportes y más bien dejando en orfandad a la comunidad.

Los problemas de la Personería tienen orígenes políticos, desde el proceso de elección en el Concejo se puede apreciar como la selección del titular del cargo se ha convertido en una rapiña política marcada por acuerdos clientelares entre microempresas electorales.

Pero también es indispensable señalar que los nombrados a la cabeza de la entidad, sobre todo en los últimos periodos, a pesar de cumplir con los requisitos del cargo han sido convidados de piedra en los asuntos de intereses del distrito, solo ocupan el puesto sin aportar nada ni destacarse en alguna de sus múltiples responsabilidades y funciones.

En una municipalidad con tantos problemas sociales y políticos, se hace necesaria una institucionalidad activa y dinámica, que asuma realmente su papel en el distrito, velando por el adecuado funcionamiento de la administración distrital y defendiendo los derechos de la población.

Pero lo que se ha visto en los últimos años, en más de una década, es una personería pasiva, que se limita a cumplir con lo mínimo que tiene que hacer para ejecutar sus funciones, sin ser realmente un actor institucional de valor para la gente.

No se ha constituido en un liderazgo que realmente apoye las reclamaciones sociales y vele por el correcto funcionamiento de la administración distrital, y más bien se ha convertido en una institución displicente e indolente frente a muchas cosas que suceden en la localidad y que afectan a la comunidad.

La Personería de Barrancabermeja es una entidad robusta y con capacidad de gestión, pero en la práctica es una estructura burocrática que se limita a lo básico, sin influencia y sin interés en incidir en los asuntos públicos.

Su gestión en temas como la defensa de la mano de obra local, la explotación laboral, la violencia de género, los servicios públicos, por solo mencionar algunos asuntos de gran interés local, es en su mayor parte nula, o a lo sumo insignificante.

Los personeros distritales se han caracterizado por mantener un bajo perfil en los asuntos que más afectan a la comunidad, en marchas y manifestaciones su ausencia es notoria, y se han destacado por su escaso compromiso social y político. Es por esto que no son actores sociales relevantes y para la comunidad poco o nada acude a respaldar solicitudes o reclamos.

Es indiscutible que Barrancabermeja necesita instituciones dinámicas y fuertes, que asuman un papel activo en la defensa de los derechos de la población frente a los problemas que enfrenta la comunidad, más aun en este contexto de la pandemia de covid 19 que ha generado grandes desafíos a la institucionalidad y a la comunidad.

Por eso se requiere que el Concejo solicite a la personería mayor liderazgo y gestión.

Y no es un tema de cumplimiento básico de funciones o ejecución presupuestal, es que asuma el rol público que le corresponde a nivel local, de control de la administración y de defensa de los derechos de la gente.

No puede seguir pasando de agache sin aportar nada al bienestar colectivo, no solo por el presupuesto que maneja, por la nómina de funcionarios de que dispone, sino por la realidad social y económica del distrito que reclama una personería conectada con la realidad de la comunidad y trabajando en beneficio de la población.

La responsabilidad del Concejo al elegir al personero es grande y requiere que se haga seguimiento y evaluación de su gestión de acuerdo a lo que la comunidad necesita.

Por eso es indispensable que la elección de personero sea un proceso responsable y la comunidad debe hacer control ciudadano, para que realmente se elija un funcionario que aporte a la solución de problemas y no simplemente a una persona que llene un puesto.

La crisis institucional del gobierno distrital no puede ser superada si no se cuenta con órganos de control y de defensa de los derechos humanos con mayor liderazgo y compromiso con la comunidad, pues de lo contrario la ciudadanía seguirá desconfiando de la administración distrital y de las entidades públicas, que se mantienen distantes y desconectadas de lo que la población quiere y necesita.


Este artículo también lo puede leer en BVirtual “la nueva forma de escuchar radio” – para instalar la aplicación: Para Android – dar click aquí

Los usuarios de Iphone pueden descargar la nueva forma de escuchar radio dando click aquí

Para leer más noticias de Barrancabermeja y el Magdalena Medio pueden dar click aqui

Comments

comments