Inicio Juan Manuel López ¿Seguirá Trump siendo un peligro para el mundo? – Por: Juan Manuel...

¿Seguirá Trump siendo un peligro para el mundo? – Por: Juan Manuel López C

Ya antes había asumido el riesgo de eliminar mediante un ataque con drones al jefe de las milicias terroristas protegidas por el Gobierno Iraní.

¿Seguirá Trump siendo un peligro para el mundo? – Por: Juan Manuel López C

Mucho se ha hecho el seguimiento a la actitud de Trump ante la pérdida de las elecciones. La negativa a aceptar ese hecho y la manera que instaura demandas legales y divulga teorías conspirativas, obstaculizando el transcurrir normal de la transición de un gobierno al otro.

Sin embargo las instrucciones y directrices que da para que sus subalternos y partidarios no reconozcan la victoria demócrata no se entiende bien que propósito ulterior pueden tener.

Se le atribuye a características de su personalidad y a algún carácter enfermizo – narcisista – como razón de actuar así, y se hace énfasis en las consecuencias que tiene en cuanto a debilitar la institucionalidad de su país.

 Menos se ha destacado los peligros que representa para el mundo.

Por el momento se ha visto que no tiene muy en cuenta las opiniones de los expertos para el momento de tomar sus decisiones. Fue lo que sucedió con la pandemia, cuando desconoció  la opinión científica y se guió únicamente por sus propias convicciones o intuiciones.

Pero grave es que eso está sucediendo también respecto a los aspectos militares.

Vale recordar que como Estados Unidos es un sistema federal solo las potestades delegadas por los Estados están en manos del gobierno central. Principalmente la moneda, las relaciones internacionales y el poder militar. Los Estados que componen la Unión Americana no tienen embajadas o embajadores, ni emiten moneda, ni tienen fuerzas armadas.

Perdió las elecciones pero le queda el poder decisorio exclusivo en esas materias. Nada le importa la opinión mundial y lo ha demostrado. Lo ha aplicado retirándose de la Organización Mundial de la Salud, el Acuerdo de Paris, etc. Pero lo especial es en relación a las fuerzas armadas donde jerárquicamente ostenta el cargo de Comandante en Jefe.

Varias veces ha amenazado con tomar decisiones que desencadenarían una guerra, eventualmente llegando a hablar de la fuerza nuclear. No se sabe exactamente si fue disuadido por sus asesores y por los expertos en esas materias, o si solo lo veía como parte de las estrategias para proyectar la imagen de poder que psicológica y políticamente necesitaba.

Sucedió con el caso del retiro de las fuerzas que había en Irak y Afganistán, cuando se presentó la opinión contraria por parte de los altos mandos y los comandantes sobre el terreno, y primero destituyó fulminantemente a Mark Esper Secretario de Defensa y después dio la orden ejecutiva para que esto se hiciera.

Ya antes había asumido el riesgo de eliminar mediante un ataque con drones al jefe de las milicias terroristas protegidas por el Gobierno Iraní.

Más recientemente llegó a insinuar la posibilidad de atacar las instalaciones nucleares de Irán, con lo que equivaldría a una declaración de guerra contra esa Nación.

La muerte en un atentado del director científico del proyecto de desarrollo nuclear Iraní – del cual hasta el momento nadie se ha atribuido la autoría – parece coincidir parcialmente con ese propósito.

El hecho es que sea por defecto de personalidad o se enmarque en un marco más racional de  estrategias que ha desarrollado para mantener el poder dentro del Partido Republicano la inercia lo puede llevar a seguir por ese camino. Y no solo mientras gobierna sino como propuesta política para buscar una reelección.

Al fin y al cabo fueron las políticas de polarización interna alrededor del tema de los inmigrantes, y los planteamientos sobre el desequilibrio en las relaciones comerciales con China, y en general la posiciones desafiantes, las que le permitieron acceder al poder sobre el Partido Republicano.

El cumplir con las expectativas creadas es lo que no solo lo llevó al poder sino convirtió a su partido en una secta que lo sigue con 83 millones de seguidores en Twitter y 80 millones de votos.

No sería descabellado pensar que si intenta mantener la cohesión de esa secta y su ascendencia sobre ella insista en esa tónica de ‘desafío al mundo’, ya sea con medidas inmediatas o como programa y proyecto desde la oposición.


Este artículo también lo puede leer en BVirtual “la nueva forma de escuchar radio” – para instalar la aplicación: Para Android – dar click aquí

Los usuarios de Iphone pueden descargar la nueva forma de escuchar radio dando click aquí

Para leer más noticias de Barrancabermeja y el Magdalena Medio pueden dar click aqui

Comments

comments

VíaJuan Manuel Lopez
FuenteJuan Manuel Lopez
Artículo anteriorLo que pocos saben de la sirena de Yariguíes Stereo – Por: Edgar Daniel Rodao
Artículo siguienteEn el centro del hoyo – Por: Jaime Calderón H