Marta Lucía fuera de contexto – Por: Cecilia López M

Marta Lucía fuera de contexto – Por: Cecilia López MLa peor salida de la vice fue afirmar que la gente no tenía que estar “atenida” lo que haga el gobierno en esta tragedia. Así, mejor que la vicepresidencia no exista

 

La señora vicepresidenta de Colombia, Marta Lucía Ramírez, vive siempre fuera de contexto. Esa es la excusa que saca a relucir cada vez que hace afirmaciones que molestan, ofenden cuando no escandalizan a amplios sectores del país. La verdad es que la sociedad colombiana se está cansando de su falta de tacto cuando no de su poco conocimiento de temas que debería no solo entender o más aún, aceptar por la naturaleza del cargo que ostenta.

 

Es infinita la lista de salidas en falso que la vicepresidenta Marta Lucía ha tenido en estos casi dos años de gobierno.

 

Sin embargo, con la última sí la sacó del estadio, pero desde un punto de vista negativo. Cuando afirmó palabras más palabras menos, que la gente no tenía que estar atenida a lo que hiciera el gobierno, desconoció cual es el rol del Estado y sobre todo su responsabilidad con la población como lo manda la Constitución. Es al Estado al que le corresponde velar por el cumplimiento de los derechos de todos, precisamente aplicable cuando se vive una tragedia que no se inventó la gente.  Cuando el costo para millones de colombianos es el hambre. Por favor, Marta Lucía, si alguien no podía salir con esa afirmación era nada menos que la segunda autoridad de este país en medio de semejante crisis.  ¿Será que nuestra locuaz vice todavía se siente presidenta de su propia compañía?

 

La segunda es el enredo de prioridades de las que con frecuencia hace gala.

 

Como así que la gente tiene que velar por la suerte de sus empresas. A ver señora vice, es decir que el mundo empezó ahora y todos somos igualmente víctimas de la pandemia. O sea, como dicen los gomelos, las utilidades que por décadas han hecho muchas de las grandes empresas desaparecieron, y ahora las tienen que ayudar sus trabajadores con salarios bajos como sucede en el país. Será que nuestra flamante vicepresidenta no se ha tomado la molestia de ver cuánto ganan los empleados colombianos, cifras que produce el Dane y que deberían ser parte de la información mínima que ella tendría que manejar. Tampoco tiene ni idea, o mejor no le importa, cuántos millones no pertenecen a ninguna empresa porque su empresa es la calle. Sí señora, la física calle esa a la cual no pueden acudir porque están confinados en sus precarias viviendas. Olímpicamente y sin sonrojarse, refuerza esa actitud pro gran empresa que caracteriza a este gobierno.

 

Y la tercera es que la palabra solidaridad, y menos aún sensibilidad social no aparecen en su mente.

 

Llamar atenidos a quienes solo tienen al Estado para que los ayuden, es una muestra de lo mal que anda ella en términos de prioridades, como se lo ha dicho el país que sí es sensible a lo que está pasando en muchos sectores. La gente, esa que no pertenece a los sectores privilegiados que tanto le gustan, no figuran ni en su mente y menos en su corazón. Esas palabras sonaron a desprecio por esos millones que no tienen forma de subsistir y que precisamente requieren del Estado, que quiéralo o no usted representa. La solidaridad que otros sí tienen no es suficiente por la magnitud de la tragedia que viven muchos. Después de haberse paseado por tantos gobiernos, Marta Lucia o no conoce la realidad nacional o mejor aún, le importa muy poco.

 

Que diferencia esas actitudes y expresiones, por ejemplo, con las de la ministra de Hacienda de Perú que confirma cómo las mujeres del mundo que están en estas posiciones de mando han manejado mejor que los hombres esta pandemia y sus inmensas consecuencias en la población. Por el contrario, Marta Lucía demostró que o bien no entiende la dimensión de lo que sucede y se convierte en un peligro para este país, o esa profunda responsabilidad que tiene precisamente con la gente que la eligió no la conmueve. Con esas actitudes refuerza esa idea que circula actualmente en el país, que plantea que a Colombia le conviene acabar con la figura de la vicepresidencia porque con ese manejo de semejante cargo es mejor que no exista.

 

 

Este artículo también lo puede leer en BVirtual “la nueva forma de escuchar radio” – para instalar la aplicación: Para Android – dar click aquí  

 

Los usuarios de Iphone pueden descargar la nueva forma de escuchar radio dando click aquí

 

Le puede interesar:  Los buenos líderes no buscan culpables

 

Joder a los trabajadores: la agenda del gobierno

 

Conocimiento y autocuidado vs miedo y confinamiento

 

Somos Barrancabermeja, somos un distrito muy especial

 

Unidos y solidarios

 

 

Para leer más noticias de Barrancabermeja y el Magdalena Medio pueden dar click aquí

Comments

comments

Categories