Un fondo para el futuro – Por: Darío Echeverry Jr.

Un fondo para el futuro – Por: Darío Echeverry Jr. En medio de la actual coyuntura del petróleo, donde algunos países productores vienen desarrollando una guerra de precios y han ocasionado una caída en el valor del barril, con consecuencias desastrosas para los ingresos de la nación, es especialmente oportuno empezar a pensar en el futuro.

 

En unas décadas cuando no sea económicamente rentable la explotación del petróleo, o la transición energética lo convierta en una industria en desuso, ¿cómo hará el distrito la conversión hacia otras fuentes de generación de recursos y riqueza?

 

La actual coyuntura de caída del precio del barril del petróleo es temporal, cada cierto tiempo se presenta, así como hay momentos de altos precios.

 

Cuando se normalice la situación, no sería indispensable abrir la discusión y empezar a analizar el futuro del distrito y como se va a vivir sin petróleo en 30 o más años.

 

Es cierto que el petróleo no va a durar para siempre y se están generando otras fuentes de energía y de materias primas, así que en unas décadas la refinería se tendrá que reconvertir para transformar otras materias primas o cerrar.

 

Pero mientras sucede eso, no sería deseable empezar a ahorrar para financiar esa transición, generar un fondo local de ahorro que sea destinado al desarrollo de proyectos que permitan por ejemplo la transición energética y la diversificación de la economía.

 

Tener un fondo para que en 30 o más años el distrito disponga de recursos para financiar proyectos en un contexto donde la industria petrolera estaría en desuso no es descabellado.

 

En momentos de buenos precios del barril se podría destinar una parte de los ingresos provenientes de esa actividad para un fondo de destinación futura, el ahorro en épocas de vacas gordas, que permita darle capacidad de maniobra a las administraciones futuras.

 

Esto no es absurdo, en Europa hay países que ya empezaron a plantear que al 2025 y 2030 no tendrán en circulación vehículos a gasolina, así que el proceso de transición energética ya está avanzando en esos países.

 

Y ni hablar de las medidas que se deben tomar, cada vez con mayor rigurosidad, para mitigar y si es posible reversar el cambio climático, que requieren, entre otras cosas, disminuir la emisión de gases de efecto invernadero, como los que produce la combustión de los motores de automóviles, motocicletas, buses y camiones actuales.

 

La transición energética y el cambio climático son fenómenos reales, así como el hecho que el petróleo es un recurso no renovable que se va a acabar, y más pronto en el país si no se hace fracking y se restringe la exploración y explotación en lugares como reservas naturales y territorios indígenas y de comunidades afrodescendientes.

 

Esto requiere pensar en el futuro cuando el petróleo no esté disponible o este en desuso.

 

Hay que pensar en las siguientes generaciones y un fondo donde se depositen los excedentes de las épocas de abundancia, cuando se presenten, es una medida deseable que permita financiar los tiempos de transición.

 

Ese es un reto dentro del proceso de construcción del Distrito, y en especial para el Concejo distrital, para que se empiece a pensar en el futuro de Barrancabermeja.

 

 

Este artículo también lo puede leer en BVirtual “la nueva forma de escuchar radio” – para instalar la aplicación: Para Android – dar click aquí  

 

Los usuarios de Iphone pueden descargar la nueva forma de escuchar radio dando click aquí

 

 

Le puede interesar:  Un gobierno sin rumbo

 

Las iguanas y sus tres ojos

 

El Ñeñecóptero

 

Hecha la renta, hecha la trampa: el reflejo de la inequidad tributaria en Colombia

 

Como el cangrejo

 

Para leer más noticias de Barrancabermeja y el Magdalena Medio pueden dar click aquí

Comments

comments

Categories