Petro, Robledo, De la Calle: ¡únanse! – Por: Jorge Gomez P

Petro, Robledo, De la Calle: ¡únanse! – Por: Jorge Gomez PHace unos días el escritor Santiago Gamboa escribió una columna titulada “Petro, Fajardo, De la Calle: ¡únanse!”, inspirado quizás en una frase de combate de mayo del 68: “Seamos realistas, pidamos lo imposible”.

 

Si de realismo hemos de hablar, podría pensarse que el camino hacia el infierno está empedrado de buenas intenciones, pues tratar de juntar a Gustavo Petro y Sergio Fajardo sería como tratar de mezclar agua con aceite, o sea algo en apariencia contrario a la lógica.

 

La buena intención de Gamboa reside en proponer que durante la marcha de mañana “en primera fila deberían estar de la mano los tres políticos más relevantes del antiuribismo: Petro, Fajardo y De la Calle”. (Ver columna).

 

Que conste, la misma fórmula de unión propuse dos meses antes de la primera vuelta electoral de 2018, en columna titulada “Petro, Fajardo, De la Calle: ¡salven ustedes la Patria!”, en estos términos: “Si el trío —no el dueto— compuesto por Gustavo Petro, Sergio Fajardo y Humberto de la Calle lograra afinar sus voces y ponerse de acuerdo para cantar en coro la misma melodía, lograrían en primera vuelta lo mismo que acaba de hacer Iván Duque con Marta Lucía: arrollar”. (Ver columna).

 

En referencia a la columna de Gamboa, no discutiremos si Humberto de la Calle cabe en la definición de antiuribista (yo diría que sí), mientras que el mismo Fajardo pregona a los cuatro vientos que no es “uribista ni antiuribista”. Pero sí se le abona al escritor residente en Europa que en función del paro nacional de mañana haya pensado con el deseo, al imaginar a los tres muy cogidos de la mano.

 

En torno a Fajardo se debe brindar claridad en que él es paisa y sabe que sin una buena parte de los votos uribistas (al menos de los uribistas antioqueños) nunca podrá conquistar la Presidencia. De otro lado, su declaración en la pasada campaña a favor de aumentar la edad para pensionarse lo ubica alineado en lo económico con el Grupo Empresarial Antioqueño (GEA), o sea proclive a los intereses de la derecha. (Ver declaración).

 

El mismo día que salió publicada la columna de Gamboa la compartí en mi cuenta de Twitter entrecomillando la frase que cité en el segundo párrafo de esta, sin mencionar a su autor, y válgame Dios: me llovieron rayos y centellas por doquier, lo cual pone en evidencia que la gente ya no lee columnas, se queda con el titular. (Ver trino).

 

De los 198 comentarios que recibí, la inmensa mayoría, más de 150, asumieron que había sido yo el autor de esa frase y en tal medida me atacaron o atacaron a Fajardo, por considerarlo a él más cercano al uribismo que al loable —aunque ingenuo— intento de unir a la centro-izquierda por parte de Santiago Gamboa, autor de Perder es cuestión de método, excelente novela pertinente a la ocasión.

 

Pensando más bien en aterrizar con sentido pragmático a la cada día más dolorosa realidad que nos circunda, y tratando de impedir que se apague el tenue brillo de la luz que pareciera llegar del final del túnel, habría que buscar que esa fórmula de unidad fuera viable en el terreno de la lógica. ¿Fajardo y Petro caminando sonrientes por una calle de Bogotá —o de Medellín— tomados de la mano…? Ciertamente, eso era pedirle peras al olmo.

 

Pero ¿qué pasaría si en lugar del Sergio Fajardo que con sus constantes desatinos todo lo entorpece (en días pasados dijo que hay niños que ingresan a la guerrilla “por voluntad propia”), convocamos a un Jorge Robledo de la misma tendencia, a ver si la conjunción de tres corrientes diferentes aunque afines a la centro-izquierda se transforma de trío inadmisible a triángulo equilátero?

 

Si lo vemos en términos de correlación de fuerzas, Claudia López, Robledo y De la Calle se unieron en torno a la Alcaldía de Bogotá y al final de la jornada fueron los triunfadores, mientras que Petro resultó perdedor cuando —en honor a la verdad— intentó dañarle el caminado a la candidatura de Claudia, a sabiendas de que si ganaba Carlos Fernando Galán se vería fortalecido en su búsqueda de la Presidencia, por simple contraste.

 

Y son acertados los reproches que le lanzó Angélica Lozano a su ex coequipero cuando durante una sesión de la Comisión I del Senado le dijo en la cara: “Lo que usted hizo contra Claudia no lo hicieron ni siquiera los homofóbicos, ni Uribe, ni Peñalosa, ni Vargas Lleras, de quienes uno podría esperar lo peores ataques. Pero no, la más fiera oposición contra Claudia la hizo usted, usted, Gustavo”. (Ver monumental regaño).

 

A esta altura del relato no sobra contar que apoyé a Claudia López en su aspiración hasta el día que levantó el brazo de Fajardo para proclamarlo “presidente de Colombia 2022”, y lo sigo considerando un desatino. Aunque no es el tema que nos ocupa.

 

Nos ocupa, eso sí, la búsqueda de la unidad. Ya entrados en dichos menesteres, es de caballeros reconocer que durante la segunda vuelta presidencial Claudia se distanció de la preferencia de Robledo y De la Calle por el voto en blanco y le brindó su apoyo a Petro, y en parte Petro se equivocó al lanzar a Hollman Morris, y en parte ella la embarró en lo que ya se dijo.

 

Ahora bien, sigo pensando que es Fajardo y no Petro el verdadero elemento tóxico frente a una eventual coalición de fuerzas de la centro-izquierda hacia 2020.

 

¿Qué tal entonces si Petro, Robledo y De la Calle decidieran desembarazarse del lastre paisa y emprendieran los tres un viaje juntos hacia la verdadera transformación de Colombia, y en aras de la unidad se desembarazarán a su vez del apetito individual de ser presidentes y pensaran en impulsar a un Antonio Navarro (a quien le cabe el país en la cabeza y reúne todos los méritos), o a un Camilo Romero cada vez mejor posicionado…?

 

¡El único paisa con sobrado futuro político se llama Daniel Quintero y a él por supuesto habrá que llamar más adelante con el mismo propósito de transformación social!

 

 

DE REMATE. Si el mayor desacierto de Juan Manuel Santos fue haber convocado al plebiscito de 2016 (como reconoció en entrevista para El Unicornio), su mayor acierto fue haber nombrado a Humberto de la Calle como jefe negociador ante las retrecheras Farc. Cualquiera otro hubiera tirado la toalla a los pocos meses, pues no reunía el talante de estadista ni la paciencia ni la ecuanimidad requeridas para entender que se trataba de un “diálogo entre enemigos”.

 

En Twitter e Instagram: @Jorgomezpinilla  http://jorgegomezpinilla.blogspot.com/

 

 

Tomado: El Espectador

 

Este artículo también lo puede leer en BVirtual “la nueva forma de escuchar radio” – para instalar la aplicación: Para Android – dar click aquí  

 

Le puede interesar:  ¿Qué puede suceder en el paro nacional del 21?

 

Le puede interesar también: Algo bueno nos está pasando

 

Le puede interesar también: Motivos para marchar el 21 de noviembre

 

Le puede interesar también: ¿Por qué vamos al paro del 21 de noviembre?

 

Le puede interesar también: Seria crisis de gobernabilidad enfrenta el gobierno

 

Para leer más noticias de Barrancabermeja y el Magdalena Medio pueden dar click aquí

 

 

Los usuarios de Iphone pueden descargar la nueva forma de escuchar radio dando click aquí

Comments

comments

Categories