Los 100 días sin presidente

Los 100 días sin presidentePor: Juan Manuel López

 

La falta de liderazgo, de una cabeza de gobierno que ‘coja el toro por los cuernos’ es lo que más ha caracterizado los 100 días de Duque.

 

Con motivo de los balances del comienzo del gobierno aparece un cuasi consenso respecto a lo poco que se puede destacar como ‘bueno’ y menos aún como claro.

 

Descontentos o distanciados parecen quienes lo eligieron —en todo caso los partidos que lo apoyaron, principalmente el Centro Democrático—, y dedicados a ‘darle palo’ quienes hubieran preferido que no hubiese salido elegido o quienes preferían otro candidato.

 

Pero ya no estamos en tiempo de elecciones presidenciales y nada se saca con campañas para descalificar al nuevo gobierno por no ser lo que uno desearía. Pero sería bueno que quienes subieron al poder también tengan en cuenta esto y se concentren más en las acciones y menos en la proyección de imagen.

 

Sincerarse respecto al problema económico de los faltantes presupuestales, aclarando simplemente que existe un ‘faltante de caja’ que se necesita para recaudar inmediatamente y por eso se acude al IVA, en vez de inventar que de eso dependen los programas sociales, o que la Ley de Financiamiento tiene un componente de equidad, o que se trata de una ‘reforma estructural’, etc.

 

Reconocer que el presidente no tiene ningún ascendente sobre los partidos y que se le sale de las manos el manejo de los proyectos de ley que presenta, en vez de buscar aparecer como un ‘puro’ que no acude a la mermelada para respaldar lo que propone ante el Congreso, o que se debe dilatar su estudio para lograr consensos que satisfagan a los diferentes sectores.

 

Dejar de ocultar con unos escenarios de ‘construyendo país’ (copia de los Consejos Comunitarios de Álvaro Uribe) que en vez de ponerle la cara a los problemas nacionales se la pone a quienes aspiran simplemente a que la importancia de la figura presidencial haga el honor de hacerse presente.

 

Abandonar el viejo truco de la ‘austeridad del gobierno’, con el cuento de que se prohíben los viajes en primera, o el uso de los carros oficiales los fines de semana, o se recortan las llamadas internacionales, como si eso fuera una respuesta o solución que remplazara la falta de políticas y de programas.

 

Se sabía que el posconflicto y lo que saldría del ‘Acuerdo de la Habana’ y del ‘Acuerdo del Colón’ no sería la paz como fin de la violencia, ni la paz de la guerra política desatada por el uribismo contra ellos. Pero de nada sirve el evadir tomar posiciones respecto a lo que los voceros de esa línea de oposición a ellos están haciendo.

 

Puede que sea una especie de proyecto político ’corporativista’ el entregar a miembros de los gremios las diferentes carteras ministeriales; pero no es coherente el no coordinar con las entidades que los agrupan.

 

Puede que la ‘economía naranja’ sea una maravilla, pero apreciaríamos que más que refregarnos con lo esperan de ella nos describieran cuales programas las volverían realidad.

 

En fin: la falta de liderazgo, de una cabeza de gobierno que ‘coja el toro por los cuernos’ es tal vez lo que más ha caracterizado los primeros 100 días de gobierno; pero lo que motiva los paros y la violencia de las manifestaciones es el sentir que se pretende disimularla sacándole el cuerpo a esta realidad.

 

Mientras el presidente no se apersone como tal, tendremos la sensación de que en todos los temas los partidos, los estudiantes, el Congreso, los gremios, los militares, los empresarios, los sindicatos, en fin, todo el país le está ‘midiendo el aceite’ a un gobierno en espera de que comience. Es hora de que termine la inercia de la campaña y que comenzando por el mismo Dr. Duque asumamos que estamos iniciando un mandato; y que, independientemente de cuáles son sus limitaciones, hay que ayudarlo para tratar de sacar lo mejor que se pueda. Solo que al Dr. Duque toca recordarle aquello de ‘ayúdate que yo te ayudaré’.

 

 

Este artículo también lo puede leer en BVirtual “la nueva forma de escuchar radio” – para instalar la aplicación: Para Androide – dar click aquí  – Para Iphone – dar click aquí

 

 

Le puede interesar: Nuestro río

 

Le puede interesar también: En B/bermeja comienzan las campañas políticas por Alcaldía y Concejo

 

Le puede interesar también: ¿Dónde está la USO?

 

Le puede interesar también: ‘Fracking’ o no ‘fracking’

 

Le puede interesar también: Somos agua y petróleo

 

Para leer más noticias de Barrancabermeja y el Magdalena Medio pueden dar click aquí

 

Comments

comments

Categories