Inicio Dario Echeverry Jr Pensar diferente

Pensar diferente

Pensar diferente
Darío Echeverry Jr

Por: Darío Echeverry Jr.

 

El escenario en donde esta Barrancabermeja es excepcional, estamos junto al rio Magdalena, ciénagas, flora y fauna tropical, la ruta del sol (principal vía del país), puerto fluvial, producción agropecuaria (industria avícola y ganadería), entre otras cosas, pero aun el petróleo sigue atrapando la atención y el interés local.

 

Y es lógico, la industria petrolera es la más rentable que tenemos y llevamos cerca de cien años atada fisca y mentalmente a ella. El imaginario colectivo local y nacional de Barrancabermeja sigue amarrado al petróleo, se ha logrado superar el estigma de la violencia, guerrillera y paramilitar, pero continua ese referente junto con el de un pueblo combativo y que reclama sus derechos.

 

Así que la gente aun piensa primero en el petróleo, en términos de generación de empleo y riqueza, lo que de alguna forma restringe la posibilidad de ver diferentes oportunidades de actividades económicas que permitan brindar nuevas oportunidades para la población.

 

La tentación de los altos sueldos, los jugosos contratos y la costumbre, años de hacer lo mismo y saber solo de una actividad económica, han hecho que el petróleo sea el faro que guía la economía local, y eso no está mal, hay que aprovechar esa industria mientras dure y hay que buscar que deje los máximos beneficios posibles, pero no es posible solo seguir atados a lo mismo, eso ha creado los problemas económicos que se viven ahora, y algunos del pasado.

 

El turismo se configura como una opción económica alternativa real para la ciudad, porque demanda mano de obra calificada y no calificada, así como infraestructura de bienes y servicios (mucha de la cual ha crecido por el petróleo) y hay un contexto que puede aprovecharse para su desarrollo.

 

Le puede interesar: Defender la Paz

 

Pero hace falta esencialmente dos cosas, definir qué clase de turismo se va a desarrollar y que recursos se pueden contar para su implementación. En Santander se viene desarrollando turismo relacionado con deportes extremos, historia y cultura, y atracciones, en una fórmula que ha dado buenos resultados viendo el auge que tiene esa actividad en el departamento y Barrancabermeja tiene todo para insertarse en esa dinámica y enriquecerla.

 

Las ciénagas de la ciudad son escenario para deportes extremos, la historia de la industria petrolera tiene lugares únicos para su visita y se cuenta con la cultura ribereña (palpable en la gastronomía y la música).

 

Pero además se cuenta con la posibilidad de contemplar la naturaleza a través de caños y ciénagas, y así ver y avistar aves, simios, flores, arboles. Así mismo es necesario que los empresarios e inversionistas, en primer lugar los locales que puede atraer nacionales e internacionales, realmente se involucren en este nuevo negocio y consideren seriamente este negocio y lo desarrollen, como ha sucedido en otros lugares como San Gil.

 

Es momento de cambiar el imaginario local, y aunque no va a ser fácil es necesario mirar seriamente el turismo como un negocio para la ciudad, no tendrá los sueldos o necesitara los conocimientos acumulados en la industria del petróleo, pero podrá ser una verdadera alternativa para la ciudad.

 

Para leer mas columnas de opinión de Dario Echeverry Jr. puedan dar click aquí

Comments

comments

Artículo anteriorTres preguntas
Artículo siguienteMás turismo