Inicio Ricardo Durán Serrano Afortunadamente todavía conservo la capacidad de asombro…

Afortunadamente todavía conservo la capacidad de asombro…

duranPor: Ricardo Durán Serrano

1. Por qué será que últimamente percibo cierto ánimo festivo por parte de algunos de mis colegas – opinadores habituales de las redes virtuales – a la espera de un rápido avance en los procesos penales en contra de algunas personalidades de nuestro medio político, lamentablemente vinculados en las sospechosas confesiones de los ex jefes paramilitares que operaron en nuestra ciudad?

Respuesta: A muy pocos parece importarles que nuestra precaria institucionalidad municipal vuelva a quedar en entredicho, tirando por la borda la poquita confianza inversionista y esos tibios vientos del progreso que alcanzamos a olfatear en el último quinquenio…

Será que aquí nadie quiere caer en cuenta de que todos los recursos del estado de los que nuestros corruptos logran apropiarse – tosca y temporalmente – en muy poco tiempo terminan hinchando los bolsillos y las cuentas en el exterior de los abogados y accionistas de los mejores bufetes especializados en derecho público, disciplinario y penal…

Para contrarrestar esta humillante realidad del libre mercado a los huérfanos y las viudas de Pipatón nos tocará inventarnos un foro anual sobre “Actualización en Técnicas de Corrupción Administrativa” para que asistan los togados de alto turmequé que exprimen – cual marrana apaleada – a nuestros encartados y pintorescos políticos de vereda, para que por lo menos nos visiten y consuman en nuestros hoteles, restaurantes y almacenes, a ver si nos devuelven una pizquita de las tantas ganancias que escurrieron en balde ante nuestros culpables ojos…

2. Por qué ningún columnista reconocido, programa de opinión radial matutino o noticiero de televisión nacional se ha tomado el trabajo de consultar con economistas y expertos a fin de proyectar y cuantificar los costos reales del proceso y de las enormes concesiones políticas y sociales que serían necesarias para alcanzar la paz en caso de que la negociación prosperase?

Respuesta: La negociación es un simple señuelo… Una lombriz que hábil y pacientemente enreda el jugador de póker sentado en el solio de Bolívar en el afilado anzuelo de la renovada y cada vez más tecnológica inteligencia militar del estado… Una feliz artimaña para obligar a las cabezas del estado mayor de ese aberrado cartel del narcotráfico con plataforma ideológica a comunicarse con sus negociadores en el exterior, facilitando el rastreo de sus ubicaciones…

Si a Pablo Escobar lo atrajeron a la trampa secuestrando a su familia – con todos los lujos – en el Hotel Tequendama…

Por otra parte acepto que conozco a más de un iluso de esos que todavía creen que de verdad les van a devolver las tierras arrebatadas por la guerra, pero mejor no me les burlo en la cara porque confieso que desde hace unos meses me comenzó a doler de tanto reírme de mi mismo…

3. Yo no entiendo por qué hay necesidad de llenar con tantas superautopistas e intercambiadores a nuestra ya desflorada pero todavía provincial urbe a fin de sentir que por fin llegamos al futuro?

Respuesta: El futuro nunca llegará porque vivimos en un presente eterno… En mi muy humilde, desinformada y contraproducente opinión de pueblerino inculto, creo que el bello y modernizante discurso del futuro es un bien elaborado señuelo publicitario para diluir el vibrante discurso electoral en un caldito en bajo y sin presa…

Tendría mucho más sentido lógico y urbanístico diseñar e implementar – concertando con todos los sectores interesados – un sistema público de transporte masivo – ojalá aprovechando el corredor férreo con un tranvía eléctrico – y desestimulando al mismo tiempo y por todos los medios posibles el uso de los ineficientes y contaminantes carros particulares, antes de que la avalancha de vehículos y el incremento exponencial en la demanda de vías y puentes desborden la limitada capacidad de respuesta de nuestra precaria institucionalidad municipal…

Yo empezaría por prohibir la circulación de las petro – camionetas y de los demás vehículos de trabajo del ramo petrolero en las vías del sector comercial, promoviendo en forma simultánea la reubicación de las ferreterías y de todo tipo de talleres industriales – articulados en las cadenas productivas de la refinería – en zonas especialmente dispuestas para ello en el POT, con todas las obras de urbanismo que ello requiera, para evitar la congestión, la contaminación y el deterioro de nuestras vías céntricas antes que sea tarde…

4. Todavía no me alcanzo a imaginar cómo fue que hizo el tipo – el escolta de un “duro” de las BACRIM – al que por cuenta de la borrachera se le cayó la granada dentro del bailadero de la 52… Hay que reconocer que ese borracho torpe fue capaz de atravesar con el explosivo escondido y como si nada todos los retenes policiales, los de la tránsito y las requisas de la seguridad privada del tomadero…

Comentario: Cierto que esto sigue siendo un pueblo de matones sin dios ni ley…

Derecho a Réplica (anticipándonos a la reacción indignada de las autoridades que hacen lo mejor que pueden): Este puede ser un pueblo sin dios ni ley pero al menos tenemos cámaras de seguridad que si funcionan…

5. Por qué Dania Londoño – la ex prostituta cartagenera (hoy vedette y empresaria internacional) que puso en jaque la seguridad de Obama – tuvo tanta autoestima y dignidad como para darse el lujo de negociar duro, cobrar caro y reclamar el pago por servicios que no prestó con el argumento de que “su tiempo vale”?

Respuesta: Puede que hasta sea la hija negada de un petrolero, pero en todo caso esta niña Dania no es una “Novia de Barranca”…

Derecho de Réplica (anticipándonos a la reacción indignada de “La Maestra Efigie” y de otras bellas colegas orgullosamente Barranqueñas): Las “Novias de Barranca” siempre demandan por la vía legal al pobre gocetas que se las levante y hasta se quedan con parte del salario y con la jugosa pensión del petrolero en cuestión…

Moraleja: Más vale petrocheque mensual que polvo envolatado con escolta presidencial…

Comments

comments

Artículo anterior¡Franqueza con la UIS!
Artículo siguienteLa oportunidad