El desastre ambiental de Ecopetrol

El desastre ambiental de Ecopetrol

Editorial

Editorial El Medio Magdalena.

 

Desde hace más de dos semanas viene creciendo en el área rural de Barrancabermeja un desastre ambiental en donde no se ha podido conocer sus causas, ni determinar sus efectos ni mucho menos contener, y día tras día se hace cada vez más grande las afectaciones sobre las comunidades y ecosistemas.

 

No es exagerado decir que la ciudad enfrenta una de sus peores tragedias ambientales que afectan directamente a las comunidades campesinas y productores agrícolas del municipio. Esto que sucede no es un “evento” es como lo declaro el gobierno local una verdadera “calamidad pública” aun no dimensionada totalmente.

 

El hecho de que a principios del mes de marzo se iniciaran unas emanaciones de gas, petróleo y lodo en la zona de la Lizama cerca al pozo 158 de Ecopetrol, afectando no solo el territorio aledaño sino también los cuerpos de agua que alimentan la ciénaga El Llanito, el rio Sogamoso y posiblemente el rio Magdalena.

 

Así que este flujo descontrolado de materiales está afectando varios corregimientos del municipio de Barrancabermeja y Puerto Wilches, lo que ha llevado a la evacuación de más de 40 familias del área, el daño a la tierra y la afectación de varios cuerpos de agua, con la muerte de peces y otras especies animales y vegetales, con consecuencias aún no determinadas no solo en la economía del sector y del municipio, sino sobre la calidad de vida y bienestar de la comunidad, por el deterioro de las fuentes de agua y destrucción del medio ambiente.

 

Lo más preocupante del asunto es que pasan los días y las semanas sin saberse realmente que está sucediendo, cuales son las razones que ocasionaron el desastre ambiental y así poder prevenir nuevos hechos.

 

Hasta el momento Ecopetrol se ha mostrado totalmente abrumada por la situación, solo ha logrado actuar para contener la contaminación por los caños y atender a las víctimas, pero sin saber cómo evitar que esta situación no solo se mantenga en el tiempo sino detenerla totalmente.

 

Para Barrancabermeja es un verdadero riesgo que Ecopetrol desconozca a ciencia cierta que está pasando en la zona del desastre para evitar que se repita, y esto se convierte en una señal de alerta para la comunidad, organizaciones sociales, instituciones de defensa de los derechos humanos y el gobierno local de que deben exigir mayor responsabilidad en la operación de Ecopetrol, pues se demuestra su falta de control sobre la forma como desarrollan sus actividades.

 

La población de Barrancabermeja espera de Ecopetrol información clara y precisa, que explique qué paso y que permita establecer que este hecho no vuelva a ocurrir, más aún cuando lo que se está afectando es el medio ambiente y la economía de todo el municipio.

 

La población de Barrancabermeja está a la espera que la Corporación Autónoma Regional de Santander CAS, como autoridad ambiental junto con Cormagdalena, el Ministerio de Medio Ambiente y las entidades responsables de proteger los derechos humanos, como la Procuraduría, la Defensoría del Pueblo y la Personería Municipal, asuman su rol de manera inmediata y se centren en la defensa de  las comunidades afectadas y los ecosistemas dañados, pues es indispensable que no solo se atiendan a las víctimas, sino que se debe reparar integralmente el daño causado a las personas y al medio ambiente, pues las afectaciones al ecosistema, a la tierra y al agua, no se han controlado y aumentan día a día, y es indispensable que se empiecen a interponer la acciones legales y administrativas que permitan devolver el territorio a la situación previa, y si es posible mejor, a la que se ocasiono con el desastre ambiental.

 

En este sentido es indispensable que las entidades estatales defensoras de los derechos humanos acompañen las investigaciones que se deben realizar para determinar los responsables de esta situación y de que se sancionen adecuadamente a los mismos, por lo cual Ecopetrol debe facilitar estas indagaciones y debe someterse a las decisiones judiciales y administrativas, determinándose los funcionarios responsables y las acciones para reparar integralmente los daños.

 

Ante este desastre ambiental es indispensable que el gobierno nacional y departamental acompañen al gobierno municipal, para que Ecopetrol asuma sus responsabilidades sociales, económicas y ambientales por el tiempo que sea necesario, pues lo que vislumbra es una situación que tomara varias semanas para controlarse.

 

Además, las organizaciones sociales deben acompañar a la población afectada, en especial en la presentación de acciones legales que protejan sus derechos, y así evitar que los oportunistas que llegan en estas ocasiones a las comunidades los confundan o engañen, dejándolos solos y con sus problemas cuando pase la situación.

 

Finalmente es preocupante el superficial y pobre cubrimiento de los medios de comunicación nacionales ante este desastre social y ambiental, pues en este momento ante las gravísimas afectaciones a la tierra y al agua, frente al daño profundo al medio ambiente, el cubrimiento periodístico nacional es en el mejor de los casos ligero e insubstancial, dejando a la comunidad y a Barrancabermeja aislada y desamparada ante una situación realmente critica.

 

Este artículo también lo puede leer en BVirtual “la nueva forma de escuchar radio” – para instalar la aplicación: Para Androide – dar click aquí  – Para Iphone – dar click aquí

 

Le puede interesar: Más argumentos y menos mentiras

 

Le puede interesar también: Confusión presidencial

 

Le puede interesar también: ¿Quién nos entiende?

 

Le puede interesar también: Democracia: solo sin extremos

 

Le puede interesar también: El camino liberal es el De La Calle

 

Para leer más noticias de Barrancabermeja y el Magdalena Medio pueden dar click aquí

 

 

Para visitarnos en Facebook favor dar click aquí

 

 

 

Comments

comments

Columnistas