Inicio Invitados Entierro de tercera al Partido Liberal – Por: Cristina de la Torre

Entierro de tercera al Partido Liberal – Por: Cristina de la Torre

De la coalición que desoye el estallido social y transforma a la oposición en pretexto para remachar el paradigma de violencia, pobreza, corrupción y desigualdad que Duque extremó y Gutiérrez podría prolongar.

Entierro de tercera al Partido Liberal

Tahúr de todos los casinos, César Gaviria entrega los despojos del Partido Liberal a la ultraderecha que respira en Federico Gutiérrez.

Ofrece una baraja engalanada con la vieja doctrina liberal, pero oculta en ella sus cartas de gula burocrática.

Dizque para salvar la democracia, elige a Duque y ahora repite adhesión al candidato de Uribe, héroe del régimen que produjo 6.402 falsos positivos y destruyó la neutralidad política en una fracción sustantiva del Ejército.

Dobla Gaviria la rodilla ante el candidato que aprueba los golpes del general Zapateiro a la Constitución, mientras ex oficiales de la fuerza piden perdón por responder a una estructura criminal que el poder supremo habría instalado en su seno entre 2006 y 2008 para asesinar a miles de inocentes.

En audiencia sin precedentes en procesos de paz en el mundo, diez ex mandos militares reconocieron horrores que, en palabras del coronel Gabriel Rincón, fueron “el desenlace de la política de Seguridad Democrática”.

Pretende Gaviria devolverle a su partido “el protagonismo del cambio”, la ejecución de “las cirugías mayores que el país demanda”, formalizando adhesión —no alianza negociada— a la aplanadora infestada de garrote y robadera que rodea a Gutiérrez.

A la reacción en pleno, representada en los partidos Centro Democrático, Conservador, Cambio Radical, la U y, de seguro, Colombia Justa Libres, que se la juega, esta vez también, por mantener a la brava el estado de cosas que se ensaña en las mayorías.

En las bases mismas de estas colectividades. Caso al canto: una es la dirección del Partido Liberal; otro, el sentir de la masa liberal.

Pero más de un astuto a la caza de símbolos de centro esperaría que este apoyo rompiera el estigma de exclusiva representación de las derechas en Gutiérrez.

Estigma que ya reverbera en el natural retardatario del candidato mismo.

¿Vana ilusión? Acaso pese menos en el bloque de marras el imaginario progresista de la retórica de Gaviria, que su contrario: de pronto, por falsificado, fabricado para la ocasión, desaparezca aquel imaginario entre las tinieblas de la caverna.

De la coalición que desoye el estallido social y transforma a la oposición en pretexto para remachar el paradigma de violencia, pobreza, corrupción y desigualdad que Duque extremó y Gutiérrez podría prolongar.

Ya aparecen los idus de mayo: el silencio atronador del presidente, de su Gobierno, de los cooptados órganos de control ante la más dolorosa audiencia de verdades sobre la comisión de falsos positivos, cuyos implicados políticos marchan por su vida de privilegios levitando en olor de impunidad, sin romperse ni mancharse.

Ayer sentaron a Duque en el solio de Bolívar, hoy querrán sentar a Gutiérrez.

Muñecos de cuerda con cara de yonofuí, elegidos con ayuda del que hoy se dice jefe en rango de López Pumarejo, de Gaitán, de Galán.

Diez ex oficiales del Ejército reconocen por vez primera ante sus víctimas, ante la sociedad y la justicia, la comisión de delitos atroces denominados falsos positivos.

Declaró el coronel (r) Santiago Herrera, ex comandante de la Brigada XV, que usaron las armas de la república para asesinar inocentes mediante una estructura criminal que él implementó por presión de altos mandos de la institución.

“Yo asesiné cobardemente, por tener contento a un Gobierno”, se dolió Néstor Gutiérrez.

Crímenes horrendos que los partidos tradicionales han contemplado con más indiferencia que indignación.

La élite liberal, en particular, acaso porque había fundido el partido con el conservadurismo, mientras su base se fundía con la masa de los nadie.

Con el sabotaje de César Gaviria a la candidatura de Humberto de la Calle en 2018, perdió el liberalismo su oportunidad de elevar a un estadista de talla mayor a la Presidencia. Y ahora le da Gaviria a su partido entierro de tercera.

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Cristina de la Torres es una columnista invitada que puede ser localizada en www.cristinadelatorre.com.co  – Docente universitaria e investigadora, es autora de los libros Álvaro Uribe o el neopopulismo en Colombia,  Estado, sociedad y representación política, Revolcón, clientelismo y poder político, Colombia, camino al socialismo, y de obras inéditas como Política petrolera colombiana.


Este artículo también lo puede leer en BVirtual “la nueva forma de escuchar radio” – para instalar la aplicación: Para Android – dar click aquí

Los usuarios de Iphone pueden descargar la nueva forma de escuchar radio dando click aquí

Para leer más noticias de Barrancabermeja y el Magdalena Medio pueden dar click aqui

Comments

comments

VIACristina de la Torre
FuenteCristina de la Torre
Artículo anteriorÁlvaro Uribe un sujeto indefendible – Por: Edd Soto
Artículo siguienteLatam Colombia es la peor aerolínea que presta servicios en nuestro país – Por: Sebastián Londoño