Inicio Jaime Calderón Ingrid de Troya – Por: Jaime Calderón Herrera

Ingrid de Troya – Por: Jaime Calderón Herrera

Los candidatos de la coalición parecían embrujados con ese engendro colombiano, mitad Helena mitad Cleopatra, pero por fortuna el hechizo se rompió.

Jaime Calderon
Dr Jaime Calderón Herrera

Así como Helena sedujo a Paris y a la corte de Troya, para luego de crear el desastre volver a los brazos de Menelao con una historia de amor como cortina, y Cleopatra sedujo a Marco Antonio para hacerlo perdedor, Ingrid Betancourt sedujo a la coalición centro esperanza y con una supuesta generosidad avaló a De la Calle como cabeza al senado en la lista de coalición y ofreció de igual manera el aval a los precandidatos Fajardo y Amaya mientras que oficiaba de manera hipócrita como supuesta gestora para la entrada de Alejandro Gaviria.

Una vez adentro y habiendo generado confianza entre los miembros de la mencionada alianza política, de manera sorpresiva e inconsulta anunció su candidatura presidencial dentro de la coalición, creando un hecho político de difícil entendimiento, pues hacía incomprensible que alguno de los tres avalados por Oxígeno verde ganara la consulta al repartir los votos de opinión bajo la misma sombrilla, a menos que tal hecho hiciera parte de una “jugadita” previamente calculada.

Creería que el primer paso era minar la aspiración de Fajardo haciéndole pensar que le favorecía.

Cuando Galán hizo pública la inconveniencia de tantos candidatos (tres de ellos bajo el mismo aval), se generó una intensa controversia al interior; días después, de manera artera durante el debate promovido por la Revista Semana y el diario El Tiempo, Ingrid de Troya utilizó un ataque de fuego amigo para descalificar los apoyos políticos, (en una contienda política), pretendiendo confrontar los aliados y erigirse ella como el rasero moral de los colombianos.

La jugada final fue la de ponerle un ultimátum inaceptable a sus amigos para salir como única candidata de su partido con la bandera de lo impoluto.

Su objetivo desde el principio fue el de explotar al centro para proclamarse como su única representante.

Fue oportunista y desleal. Me queda la duda si actuó a motu proprio o está haciendo un mandado.

Los candidatos de la coalición parecían embrujados con ese engendro colombiano, mitad Helena mitad Cleopatra, pero por fortuna el hechizo se rompió.

PD: Lamento profundamente la muerte del colega Carlos Machado.


Este artículo también lo puede leer en BVirtual “la nueva forma de escuchar radio” – para instalar la aplicación: Para Android – dar click aquí

Los usuarios de Iphone pueden descargar la nueva forma de escuchar radio dando click aquí

Para leer más noticias de Barrancabermeja y el Magdalena Medio pueden dar click aqui

Comments

comments

VIAJaime Calderon
FuenteJaime Calderon
Artículo anterior¿Por qué llamar a las mujeres “locas” como lo hizo Daniel Samper es sexista y machista? – Por: Karol Solís Menco
Artículo siguientePacto Histórico: No solo es ganar, también hay que garantizar gobernabilidad – Informe Especial