Inicio Jaime Calderón Rendidos y a la deriva – Por: Jaime Calderon H

Rendidos y a la deriva – Por: Jaime Calderon H

Para hacer viable un mejor futuro, es condición necesaria un diálogo deliberativo en libertad entre todos los sectores de la sociedad, sin excepciones. El régimen y el gobierno que lo encarna debe comprender que nos ha conducido a una rendición incondicional.

Rendidos y a la deriva - Por: Jaime Calderon H

Como a los cafetales le sobreviene la roya, a la humanidad nos tocó sufrir otra pandemia, un fenómeno natural predecible e inevitable, que se da en un escenario global con contextos diferentes.

La creciente concentración de poder económico y político, repercutió en la capacidad para eliminar o para mitigar el contagio.

Dicha globalización económica produjo un aumento inaceptable de la desigualdad y la exclusión de seres humanos y de territorios, a los cuales “el sistema” no les reconoce valor, y, por tanto, no juegan para la economía ni como consumidores ni como fuerza laboral, pero que se constituye en cultivo para la protesta social, también para el crimen y la violencia civil y excusa para la indolencia.

Vivimos la destrucción de la racionalidad como fruto de unas redes sociales sin control, que, si bien son una extraordinaria herramienta de comunicación, son también de manera eficiente, arsenal para la desinformación, la manipulación y la violencia sicológica masiva.

Nuestro consumismo, destructor del planeta, induce estilos de vida que llevan a enfermedades tales como diabetes, obesidad, hipertensión y otras, que hacen nuestros organismos más vulnerables en pandemia.

Los colombianos, considerados ni pobres ni ricos, incapaces de una estrategia de eliminación del contagio, como en Wuhan o Nueva Zelanda, quisimos mitigar… y fracasamos.

Necesitados de reactivar la economía y con números alarmantes en vacunación y en muertos por millón de habitantes, liberamos las restricciones ¡Nos rendimos!

Carecemos de liderazgo desde el gobierno.

Para hacer viable un mejor futuro, es condición necesaria un diálogo deliberativo en libertad entre todos los sectores de la sociedad, sin excepciones. El régimen y el gobierno que lo encarna debe comprender que nos ha conducido a una rendición incondicional.

Sin demora hay que aprobar una renta básica universal con restricciones inteligentes para disminuir el contagio; expedir leyes que desincentiven comidas chatarra, bebidas azucaradas y consumo de tabaco y vapeadores; implementar una política pública de inclusión y una tributación progresiva sustentada principalmente en el sector financiero y extractivo que no crean riqueza. Prioricemos el enfoque de salud pública.

¡Empeñémonos en construir la esperanza! Rescatemos la razón y los argumentos y controlemos las emociones.


Este artículo también lo puede leer en BVirtual “la nueva forma de escuchar radio” – para instalar la aplicación: Para Android – dar click aquí

Los usuarios de Iphone pueden descargar la nueva forma de escuchar radio dando click aquí

Para leer más noticias de Barrancabermeja y el Magdalena Medio pueden dar click aqui

Comments

comments

VíaJaime Calderon
FuenteJaime Calderon
Artículo anteriorA su cuenta y riesgo – Editorial El Medio Magdalena
Artículo siguienteEl discurso antivacunas es muy dañino – Por: Santiago Rivas