Inicio Invitados El discurso antivacunas es muy dañino – Por: Santiago Rivas

El discurso antivacunas es muy dañino – Por: Santiago Rivas

Y ya que voy a entrar en otro pico de impopularidad, cuando yo hablo de “influencers petristas” no estoy hablando de todo el movimiento ni de usted, ni de ti, ni de ti. Que ustedes piensen así solo obedece a que se están volviendo un rebaño. Dejen de ser patos.

El discurso antivacunas es muy dañino - Por: Santiago Rivas

El de los antivacunas es un discurso que configura una traición al espíritu colectivo, porque desde donde se use (la ultraderecha anticientífica, el autoritarismo de izquierda, el centroderechismo esotérico y los populismos autoritarios ambiguos en su ideología) daña a la gente

Y lo hace en nombre de un individuo o un colectivo que siempre será minoría frente a toda la humanidad que se ve beneficiada por las vacunas.

Me duele mucho cuando el discurso lo promueve la izquierda, que debería estarse ocupando de lograr vacunación universal gratuita

En nombre de la solidaridad, deberíamos estar buscando vacunación para toda la gente.

La vacuna contra el VPH permite que las mujeres tengan sexo más tranquilamente, sin temer por un virus que conlleva un gran riesgo de producirles cáncer de cuello uterino.

Esa vacuna (VPH) fue repudiada con desinformación por la ultraderecha ultra católica y machista de Alejandro Ordóñez.

Cada vez que se acoge la mentira antivacunas, triunfa la imbecilidad de la ultraderecha y el autoritarismo, contra uno de los verdaderos avances humanos

En el caso de los influencers petristas que están promoviendo información antivacunas ¿de verdad están dispuestos a pagar con sarampión, poliomielitis, influenza y COVID-19 un precio demasiado alto por simplemente ver a Alejandro Gaviria fuera de la carrera presidencial?

No sé cómo pueden casar una pelea de ese estilo poniendo en riesgo la salud de mucha gente, principalmente niños.

La ignorancia y el miedo que alejan a la gente de las vacunas debería ser un punto crucial en agenda política de una eventual presidencia de Petro

Y ojo, a mí Alejandro Gaviria, pese a parecerme una persona decente y honesta, me parece un bodrio de candidato, que no representa el cambio real que necesita el país.

Gaviria sabe de lo que habla y con esas noticias falsas le están haciendo el juego. Parecen influencers de él

¿Les parezco un tibio horrible?

No me importa. Los antivacunas son enemigos de la humanidad y su discurso debe ser neutralizado como la mentira que es, a la par del discurso de odio.

En nombre de la solidaridad, vacunas gratuitas para toda la gente; patentes abiertas y fomento a la producción nacional de vacunas y educación científica para combatir la desinformación y el oscurantismo.

No se llamen a error: el discurso antivacunas es muy dañino

No sé si quiera hacerlo, pero si Gustavo Petro quisiera hacerse cargo de este discurso promovido desde miembros de su base activa, sería un verdadero aporte a la conversación pública.

Definitivamente no creo que sea plan o estrategia suya ir contra la ciencia.

Y ya que voy a entrar en otro pico de impopularidad, cuando yo hablo de “influencers petristas” no estoy hablando de todo el movimiento ni de usted, ni de ti, ni de ti.

Que ustedes piensen así solo obedece a que se están volviendo un rebaño. Dejen de ser patos.

Este artículo también lo puede leer en BVirtual “la nueva forma de escuchar radio” – para instalar la aplicación: Para Android – dar click aquí

Los usuarios de Iphone pueden descargar la nueva forma de escuchar radio dando click aquí

Para leer más noticias de Barrancabermeja y el Magdalena Medio pueden dar click aqui

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx
Santiago Rivas es el presentador del programa El Lunes, dirige podcasts para Canal Capital. Autor de “Acaba Colombia”. Selector musical. Hacedor de collage y puede ser contactado en Twitter como @Rivas_Santiago

Comments

comments

VíaSantiago Rivas
FuenteSantiago Rivas - Twitter
Artículo anteriorRendidos y a la deriva – Por: Jaime Calderon H
Artículo siguiente¿Hacia un nuevo pacto social? – Por: Juan Manuel López C