Inicio Ed. Medio Mag Primero lo local

Primero lo local

Primero lo localEditorial El Medio Magdalena.

 

En estos difíciles tiempos es necesario que las grandes empresas que desarrollan sus actividades y sus negocios en el territorio redefinan su papel y su responsabilidad con la comunidad, considerando las dificultades y necesidades de la gente y no solo los costos y ganancias de los negocios que desarrollan, para que realmente sean socialmente responsables.

 

Las operaciones de las empresas no suceden en el vacío o en aislamiento, se realizan en un contexto complejo donde se superponen necesidades y aspiraciones individuales, sociales e institucionales, que no solo se resuelven con el mero ejercicio del pago de obligaciones tributarias, sino que se deben considerar otras acciones que tienen un impacto directo sobre el bienestar social. es así que no es posible que las empresas sigan señalando, y cubriéndose, con el pago de impuestos como su ejercicio de responsabilidad social, esa es una acción normal dentro de la normatividad nacional, de obligatorio cumplimiento, y no representa ningún tipo de real acto de compromiso social o comunitario, es un mero ejercicio mecánico y forzado, que realmente en nada aporta del desarrollo de las comunidades, en especial porque deja de lado la posibilidad de transferencia de conocimientos, recursos e inversión que pueden beneficiar de manera directa a la población y que tiene efectos en el corto y mediano plazo.

 

Es por esto por lo que es indispensable que se mire de manera amplia la actividad empresarial para que se tengan en cuenta las opciones de verdadera responsabilidad social con la comunidad.

 

Hay acciones relacionadas con la actividad empresarial que tienen un profundo impacto en la economía del territorio y que representan un verdadero compromiso comunitario, como las compras a proveedores locales, la contratación de mano de obra y empresarios municipales, y el consumo de bienes y servicios de la ciudad, que pueden impactar positivamente a la población al dinamizar los negocios, aumentar el dinero circulante, disminuir el desempleo, entre otras cosas, y que deben ser elementos prioritarios dentro de la operación de las grandes empresas.

 

En este sentido es indispensable que las grandes compañías desarrollen estrategias de promoción de la oferta local, que permita una real participación de la mano de obra, empresariado y comerciantes municipales dentro de la demanda de bienes y servicios que desarrollan en el territorio y que realmente impactarían en el bienestar de la comunidad.

 

Le puede interesar: Alcaldía, Ecopetrol y gremios harán seguimiento a proceso de contratación local

 

Y esto no debe ser una concesión o una dadiva para la localidad, es decir no es una limosna o un donativo, debe ser un ejercicio de responsabilidad social de la empresa con el territorio que acoge su operación y que necesita que se revierta en el acciones positivas que beneficien a la gente, superando la mera depredación o explotación para que sea un aporte al desarrollo del municipio. las empresas deben tomar conciencia de que en la medida en que la comunidad mejore su calidad de vida, al ser incluida de manera directa e indirecta en el desarrollo de sus operaciones, se hace real su compromiso social lo que va a ser beneficioso para todas las partes pues va a facilitar el desarrollo de sus actividades y al mismo tiempo puede dejar una herencia positiva del accionar industrial entre la población, así que los más interesados en garantizar la inclusión de proveedores locales en las operaciones de las empresas serian ellas mismas, pues es un ejercicio gana-gana para todos los involucrados.

 

Es por esto que Barrancabermeja le debe solicitar a la industria petrolera, y también a las demás que se están ubicando en la región, una real voluntad de trabajar con el municipio, para lo cual es indispensable que superen el discurso de compromiso con las comunidades relacionado con el simple pago de impuestos para que asumen un rol de responsabilidad al priorizar y fomentar a los proveedores locales en sus procesos de contratación, pues son estos los que realmente pueden representar un beneficio a la gente al incluir mano de obra y suministradores de bienes y servicios.

 

Lamentablemente este tema no ha sido resuelto de forma permanente y cada cierto tiempo se libra un tire y afloje en estas materias entre las empresas y la localidad, donde se hacen públicas las solicitudes de generar garantías de inclusión de la oferta local dentro de la contratación de las compañías petroleras, cosa que debería ser un imperativo de las empresas pero que se convierte en una petición que debe esperar un dispendioso proceso de negociación para que sea aprobada, con limitaciones y restricciones pues la dinámica económica apunta a procesos que no siempre tiene en cuenta lo local y que prioriza la ganancia sobre la responsabilidad social y las relaciones con las comunidades.

 

Habrá que esperar que la industria petrolera asuma su compromiso con Barrancabermeja, por el impacto en el territorio, y asuma su responsabilidad con la población con acciones que realmente busquen mejorar la calidad de vida de la gente.

 

Para leer mas editoriales del Medio Magdalena dar click aquí

Comments

comments

Artículo anteriorDefender la Paz
Artículo siguienteViene un holocausto ambiental