Prestar atención

Prestar atención  - Por: Darío Echeverry Jr. Por: Darío Echeverry Jr.

 

¿No deberíamos preocuparnos primero por nuestros problemas más cercanos y urgentes antes de involucrarnos en cosas externas y menos apremiantes?

 

Tal vez nuestras prioridades están trastocadas y no sabemos realmente lo que nos debe importar y por eso es fácil distraernos con cosas que, aunque es cierto son de interés, no ameritan ser atendidas antes de otras cosas que si son de la mayor incumbencia.

 

A diario se ve como estamos equivocados en nuestras prioridades y eso se debe a que desconocemos realmente cuales son nuestros problemas y cuáles son los alcances y capacidades para abordarlos y resolverlos.

 

Tal vez por esa misma razón el discurso fácil, lleno de frases y juicios simples y sencillos, es fácilmente recibido por una población ávida de salidas, no de soluciones, que les eximan de responsabilidad y les faciliten la carga de la vida, ya de por si pesada por la lucha diaria por la supervivencia.

 

Por eso vemos como nos inundan de distracciones amparadas en cuentos, que solo sirven para distraer, estableciendo una confusión acerca de cuáles son los problemas reales, cuáles son nuestras capacidades y cuáles son las soluciones adecuadas, y por eso terminamos preocupándonos por cosas que realmente no son de preocupación, por asuntos que asemejan complejos, pero son profundamente insubstanciales, mientras que la realidad se hace más difícil para todos porque no se aborda adecuadamente.

 

En este sentido no debería ser la discusión urgente, el asunto prioritario, el problema a abordar, por ejemplo, el cuidado de nuestras selvas, paramos y bosques. Ese debería ser la preocupación, y junto a ella toda la problemática ambiental, social, económica y de seguridad que está asociada a la destrucción permanente y desmedida de los recursos naturales. No debería ser momento de mirar hacia adentro, de voltear la atención hacia lo que sucede ahora mismo en nuestro entorno, en vez de seguir preocupados por cosas accesorias y exteriores.

 

Más allá de las teorías conspirativas o de los intereses de complicados y confusos grupos de interés, la realidad es que el camino fácil de una población solo preocupada con sobrevivir es ocuparse de los problemas ajenos antes de responsabilizarse de los propios, puesto esto supone un esfuerzo adicional al supervivir, es decir le ocasionaría un mayor sacrificio, un mayor trabajo sin beneficios a la vista en el corto plazo.

 

Por eso los problemas esenciales del país son dejados a un lado y las preocupaciones orbitan en torno a problemas accesorios, superfluos y lejanos, que a fuerza de repetición se vuelven preocupaciones publicas nunca resultas, pero siempre vigentes. Habrá que esperar que la gente haga su esfuerzo y se preocupe por lo que de verdad es importante.

 

 

Este artículo también lo puede leer en BVirtual “la nueva forma de escuchar radio” – para instalar la aplicación: Para Androide – dar click aquí  

 

 

Le puede interesar:  Palabras del periodista Pedro Severiche: “Cote el arquitecto del aire”

 

Le puede interesar también: No sigan vendiendo a Ecopetrol

 

Le puede interesar también: El derecho de los sindicatos a la verdad

 

Le puede interesar también:  El primer ‘informe’ del Presidente Duque

 

Le puede interesar también: El asesinato moral como una de las bellas artes

 

 

Para leer más noticias de Barrancabermeja y el Magdalena Medio pueden dar click aquí

Comments

comments

Categories