Inicio Dario Echeverry Jr Departamento del Magdalena Medio – Por: Dario Echeverry Jr

Departamento del Magdalena Medio – Por: Dario Echeverry Jr

Finalmente es la voluntad popular la que puede refrendar en las urnas esta propuesta, así que lo que se requiere es un trabajo político que la academia, organizaciones sociales, gremiales y comunitarias, partidos políticos y población en general deben asumir.

Departamento del Magdalena Medio - Por: Dario Echeverry Jr

La idea de constituir un departamento que congregue a los municipios ubicados en la región del Magdalena Medio ha suscitado una controversia sobre su utilidad y ha marginado el profundo mensaje de reivindicación social, cultural e histórica que esta idea plantea.

La propuesta de creación del departamento del Magdalena Medio es el resultado de la deficiente administración y gestión que se ha hecho históricamente del territorio nacional, que ha constituido entes territoriales artificiales que no responden a las dinámicas, sociales, culturales, económicas e históricas.

La respuesta de la región ha sido el descontento social y la apatía política por la percepción de abandono estatal y la desarticulación institucional.

El centralismo arraigado en la estructura administrativa del Estado colombiano no ha permitido ver que los territorios tienen dinámicas diferentes y requieren una distribución de funciones distintas a las existentes.

Es así como las capitales departamentales de muchos municipios del Magdalena Medio se encuentran bastante alejadas espacialmente y administrativamente de esos territorios, repitiéndose el patrón de la nación donde el centro esta apartado de la periferia, así sucede en la región, el centro o capital regional se encuentra alejada de la periferia territorial.

Los municipios del Magdalena Medio han sido periferia de los departamentos que integran.

Reorganizar la administración del territorio sería un primer paso para responder a las realidades regionales, romper con el centralismo, integrar los municipios fuera de la dinámica centro – periferia que ha sido constante, y reconstruir el Estado considerando la realidad territorial.

Y en este sentido el Magdalena Medio no sería un caso excepcional, hay otras regiones en similares circunstancias como el Urabá, la Depresión Momposina, la Costa Pacífica, entre otros.

En términos económicos se abre la posibilidad a que el territorio asuma la administración de los recursos que produce de manera directa, sin pasar por las lejanas capitales regionales actuales.

Un argumento en contra de crear el departamento del Magdalena Medio es que sería un ente integrado por municipios pobres, lo que significaría crear más problemas a los ya existentes en el territorio, sin embargo esto es cuestionable.

Santander por ejemplo tiene cerca de 80 municipios de 5 y 6 categoría, que se podrían denominar pobres por su escasa capacidad de generar recursos, y solo unos pocos municipios sostienen el ente departamental, pero por esa razón nadie plantea que Santander no es viable. Igual situación sucede con departamentos como Antioquia o Bolívar.

La gran mayoría de municipios del país son pequeños y con escasos recursos, pero por esa razón no se plantea la fusión de departamentos para afrontar esas dificultades administrativas y económicas de las regiones.

Para el caso del Magdalena Medio la posibilidad de que los recursos que se produzcan en el territorio se queden e inviertan en el mismo abre posibilidades para el desarrollo regional.

Por ejemplo, las regalías petroleras que producen varios municipios ya no se compartirían con varios departamentos sino que se concentrarían en uno solo.

Los recursos de la nación que se destinan al Magdalena Medio ahora se transfieren a varios departamentos, pero con el nuevo ente llegarían al territorio directamente, lo que facilitaría la priorización y focalización del gasto al evitar intermediarios administrativos, concentrar los recursos y facilitar su ejecución.

Es una realidad el atraso en la infraestructura vial, sanitaria, educativa, etc. de la región, producto de que los recursos para el Magdalena Medio son administrados por varios departamentos que focalizan y priorizan el gasto respondiendo a dinámicas desarticuladas con la región.

En términos políticos el departamento del Magdalena Medio es la oportunidad para que sean los mismos habitantes de la región los que asuman la responsabilidad de liderar el desarrollo del territorio.

Una asamblea y una gobernación integrada por personas del territorio, y que responda a los intereses, anhelos y necesidades de los pobladores de la región se convierte en una oportunidad para el desarrollo, pues no habría que conciliar con otras regiones la gestión pública, los funcionarios se elegirían entre los pobladores del territorio, le rendirían cuentas directamente a la región y estarían más cercanos a la población.

También cabe decir que un departamento no es la solución de los problemas de la región, ni tampoco generaría automáticamente bienestar y desarrollo.

No es una fórmula mágica para resolver los problemas de las comunidades pero si es un punto de partida para abordar los problemas de la región de una manera diferente, ya no desde las capitales sino directamente desde el territorio.

El departamento del Magdalena Medio es una propuesta reivindicativa, que reconoce el abandono regional y que responde a las dinámicas sociales, culturales e históricas territoriales, y que no es algo descabellado pues desde hace algún tiempo algunas entidades públicas han venido actuando reconociendo esa realidad territorial, entidades como Prosperidad Social (DPS), Unidad de Victimas, o el departamento de Policía del Magdalena Medio, entre otros, ya vienen trabajando reconociendo la dinámica territorial.

Es momento que la población de los municipios del Magdalena Medio analice la propuesta, considerando el actual estado de cosas y reflexionando sobre las posibilidades que se abren con la misma.

Finalmente es la voluntad popular la que puede refrendar en las urnas esta propuesta, así que lo que se requiere es un trabajo político que la academia, organizaciones sociales, gremiales y comunitarias, partidos políticos y población en general deben asumir.

Esta oportunidad de que sea el presidente de la republica el que proponga esta idea es histórica, y no se sabe cuándo se pueda repetir.


Este artículo también lo puede leer en BVirtual “la nueva forma de escuchar radio” – para instalar la aplicación: Para Android – dar click aquí

Los usuarios de Iphone pueden descargar la nueva forma de escuchar radio dando click aquí

Para leer más noticias de Barrancabermeja y el Magdalena Medio pueden dar click aqui

Comments

comments

VIADario Echeverry Jr
FuenteDario Echeverry Jr
Artículo anteriorW Radio y Alpina: La difusa línea entre investigación – opinión y pauta – Por: Julián Jaramillo
Artículo siguienteEl Instituto de la Transición Energética – Por: Darío Echeverry Jr