Inicio Invitados “Don’t look up” ¿De qué lado estamos? – Por: María Antonia...

“Don’t look up” ¿De qué lado estamos? – Por: María Antonia Pardo

Así como al cometa de la película tocaba desintegrarlo apenas lo descubrieron (pero prefirieron posponer la medida en pro de un negocio multimillonario y con eso condenaron al planeta a la extinción), aquí toca empezar la transición energética ya, no en un siglo. Es YA.

“Don’t look up” ¿De qué lado estamos? -  Por: María Antonia Pardo
“Don’t look up” – María Antonia Pardo

Arranco 2022 retomando mis hilos. El primero del año será sobre la película “Don’t look up”, de Netflix. Spoiler: hablaré en este Hilo de Gustavo Petro. Lo advierto desde el arranque para que luego no me reclamen por ello. Si no soportan que hable de Petro, no sigan leyendo el Hilo.

¿Se supone que la película debe hacernos reír? ¿O llorar? ¿O reflexionar? ¿O preguntarnos por qué somos tan idiotas y qué nos hizo tanto daño en la vida como para que tengamos las prioridades tan trastocadas? ¿Esperarán sus creadores que luego de verla seamos más conscientes?

La película en últimas hace parte de la misma dinámica que supuestamente critica. Es un negocio dentro del negocio.

¿La meta es prevenirnos para que, cuando toque, elijamos salvar la vida en el planeta y a la humanidad entera antes que al NEGOCIO? ¿El ser humano primero? Lo dudo.

Y lo dudo porque la realidad es que estos llamados de atención que de tanto en tanto hace la industria cinematográfica NO SIRVEN. O sí, sirven para vender más (¿ya tienen su camiseta del meteorito?). Sirven para armar debates sesudos de los cuales nadie se acordará en un mes.

Y hasta ahí.

La conclusión poco optimista que saco es que esta humanidad – manipulada por unos medios de comunicación perversos y que vive es pendiente de quién sale con quién – está condenada: elegirá al Cometa antes que a la vida en el Mundo (es una asociación metafórica, por supuesto).

¿Recuerdan el documental que hizo una acertada crítica a cómo manejamos las redes sociales y el tiempo que invertimos en ellas? Pues nada logró ese documental a nivel de cambios comportamentales. O sí, logró que más gente las usara. Desalentador, pero es la purita verdad.

Cientos de millones vimos ese documental: ¿Por qué nada cambió? Lo mismo deberíamos preguntarnos sobre elecciones. ¿Por qué si todos vieron a Trump ser homofóbico, racista, misógino y hablar inapropiadamente hasta de su hija, ganó las elecciones? ¿En dónde está el sentido común?

Y es aquí donde meteré a Gustavo Petro en el hilo. Las propuestas del plan de gobierno de Petro ya se están desarrollando en gran parte de Europa. Nada loco. Nada nuevo. Pero que lo diga él aquí causa burlas y toda clase de mofas (como le pasa a los científicos en la película).

A la doctora interpretada por Lawrence la tratan de loca por decir que el peligro era inminente, lo cual era LA VERDAD, lo científicamente comprobable. Se burlan de ella en memes, en Twitter la linchan, la acosan en todas las redes, la ridiculizan y le echan encima hasta al FBI.

¿Qué pasa en Colombia cada vez que Petro dice que no tiene presentación que un país que NO ES petrolero ni tiene grandes reservas de petróleo, como Colombia, dependa de la venta de petróleo?

¿Qué pasa cuando dice que debemos invertir es en agroindustria, turismo y cuidar el agua?

¿No lo tachan de demente cada vez que menciona que es absurdo que importemos Papas de Bélgica o que hayamos dejado de ser un gran exportador de café? Mientras en el primer Mundo se entiende que las economías fósiles están al borde del barranco, aquí satanizan a Petro por decir lo mismo.

“Don’t look up” nos hace creer que la mayoría de los espectadores seríamos súper pilos y nos pondríamos del lado de la razón, de la ciencia; no de los negacionistas, no de los fascistas, no de los que invitan a no mirar arriba.

¡Pero tenemos evidencia de que no es así!

En nuestro país, uno de los más biodiversos del mundo, dueño de la mayor parte de los páramos del planeta, rico en fuentes hídricas y que tiene parte del Pulmón del mundo, la selva amazónica, ganan una y otra vez los enemigos del medio ambiente, los que invitan a no mirar arriba.

Y con Gustavo Petro eso lo vivimos. No lo bajan de terrorista, de populista, de irresponsable y de bruto porque no le tiembla la voz para decir con total claridad que el petróleo y el carbón están cavando nuestra tumba.

¿Y los medios? Bien…gracias, faranduleando.

Analicemos el comportamiento de los periodistas. Son muchos más los que tildan a Petro de PELIGROSO que de visionario, y aunque recomienden ver “Don’t look up”, les aseguro que votarán muy similar a como votaron los de USA en esta película que debería abrirnos los ojos YA.

Tal vez no tengamos un gran Cometa amenazando con arrasar el Mundo en los próximos seis meses. Tal vez lo que ocurrió con los dinosaurios no se repita en el corto o mediano plazo. Pero tenemos “otros cometas” que amenazan con destruirnos: ¿y a quienes nos alertan los seguiremos llamando LOCOS?

En mayo votaré por “ese loco”. Y llámenme loca a mí también porque no me cansaré de difundir el mismo mensaje suyo: es criminal desde todo punto de vista hacer fracking en este país y llevarnos por delante nuestra mayor riqueza que es la biodiversidad. Piénsenlo. ¡Y miren arriba!

Colita:

Así como al cometa de la película tocaba desintegrarlo apenas lo descubrieron (pero prefirieron posponer la medida en pro de un negocio multimillonario y con eso condenaron al planeta a la extinción), aquí toca empezar la transición energética ya, no en un siglo. Es YA.

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

María Antonia Pardo (periodista) –  @NanyPardo: Mamá de Daniel y Sebastián. Ciudadana. Escribe hilos. En su cuenta de Twitter registra opiniones personales que solo la comprometen a ella.


Este artículo también lo puede leer en BVirtual “la nueva forma de escuchar radio” – para instalar la aplicación: Para Android – dar click aquí

Los usuarios de Iphone pueden descargar la nueva forma de escuchar radio dando click aquí

Para leer más noticias de Barrancabermeja y el Magdalena Medio pueden dar click aqui

Comments

comments

VIAMaría Antonia Pardo - Twitter
FuenteMaría Antonia Pardo - Twitter
Artículo anteriorLa Policía de Medellín es una institución violenta y machista – Por: Yurany Alzate
Artículo siguienteDerroche en gastos logísticos de la Fiscalía – Por: Juan Poe