Inicio Ed. Medio Mag Dos años – Editorial El Medio Magdalena

Dos años – Editorial El Medio Magdalena

La esperanza de la población es que en los próximos dos años la administración ajuste y realmente cambie en beneficio de Barrancabermeja en su centenario.

Dos años – Editorial El Medio Magdalena
Alfonso Eljach Manrique alcalde de B/bermeja

Hace más o menos dos años Barrancabermeja estaba inundada de un optimismo desbordante, una amplia mayoría de ciudadanos apoyo a un candidato, lo que le permitió ser elegido alcalde a Alfonso Eljach, con una votación histórica, invistiéndolo con una gran legitimidad electoral.

Se presagiaban cambios profundos y positivos en la administración pública local y la posibilidad de un gobierno incluyente, renovado, sin sectarismos y que superaría viejas prácticas políticas.

Dos años después Barrancabermeja está sumergida en una profunda desconfianza y una gran decepción hacía ese candidato electo que se proyectaba así mismo como el cambio.

Las cosas no han mejorada, y más bien han empeorado. Lo más lamentable del asunto es que la comunidad se ha desilusionado profundamente por las promesas hasta ahora incumplidas.

Y es que las cosas con la nueva administración distrital empezaron mal desde principio.

En la integración del gobierno empezaron a desaparecer las esperanzas de inclusión y renovación, debido a que rápidamente fueron incluidos personas altamente cuestionadas, además de un renovado sectarismo político.

Y desde ese momento, y en estos dos años, nombres no gratos para la población han venido haciendo parte del gobierno distrital sin el menor asomo de sonrojo.

Cuando apareció uno de los mayores retos a la administración publica en la historia, la pandemia de covid 19, el manejo equivocado, reactivo y confuso de la situación por parte del gobernó distrital demostró que el tema del cambio era solamente un recurso discursivo de campaña pues cayó en viejas prácticas políticas y en el fracaso en la gestión de la emergencia.

Contratos cancelados, otros modificados, investigaciones fiscales y disciplinarias, aumento del hambre y la pobreza, falta de control efectivo de los contagios, entre otros problemas, marcaron el mal manejo de la emergencia por parte de la administración local.

En el mayor reto del gobierno del cambio, las cosas se hicieron como siempre y la que perdió fue la comunidad.

Pero las cosas antes de mejorar han empeorado.

La pandemia ha dejado estragos en todo el mundo, y a nivel local se siente el aumento del desempleo y la pobreza, sin que desde el gobierno distrital se haya planteado medidas o acciones efectivas para combatir la situación social y económica.

Pero además hay que señalar la falta de grandeza de este gobierno del cambio.

En estos dos años ha inaugurado obras que dejo la pasada administración sin siquiera hacer mención de la misma, asumiendo todos los créditos al mejor estilo de la vieja política, sin una muestra del cambio de chip tan anunciado.

La comunidad ha notado esa actitud, y ha ido aumentando su decepción.

También hay que señalar que Barrancabermeja lleva dos años de permanentes y constantes anuncios de gestiones e inversiones por parte del gobierno distrital, lo que no es algo extraño, todos los gobiernos lo hacen, y el gobierno del cambio no ha sido la excepción, pero la gran mayoría de esos anuncios se han quedado en eso, videos, comunicados de prensa y publicaciones en redes sociales, sin que hasta el momento se hayan materializado en obras.

Lo más grave del asunto es que sobre temas claves y sensibles son pocas las gestiones hechas, por eso poco se sabe de la terminación de la Vía Yuma, del Parque del Agua, del proyecto de navegabilidad del rio Magdalena, entre otros proyectos, claves para el desarrollo local y que siguen sin finalizar.

En temas sociales hay también una profunda decepción.

Y no solo por la falta de apoyo a las familias vulnerables durante la pandemia, que agudizo sus problemas de hambre y pobreza.

También en estos dos años ha sido la escasa gestión en beneficio de niños, mujeres y adultos mayores, que ya eran vulnerables antes de la pandemia y que debido a esta están aún más desamparados.

El caso de los adultos mayores es preocupante y muy triste, pues estos dos años han sido los de menor inversión y menor tiempo de atención a esta población desde que iniciaron los programas dedicados a esta población.

La comunidad se siente abandonada e indefensa ante esta fracasada gestión del gobierno distrital.

Otro asunto de gran preocupación publica ha sido la reforma burocrática de la administración distrital, con la creación de secretarias, subsecretarias y otras posiciones, junto con la ampliación de la nómina de la administración centras y los institutos descentralizados en medio de la crisis económica y social que ha dejado la pandemia.

Mientras que en estos dos años la inversión en programas sociales disminuye, el recaudo de impuestos locales cae, el gobierno distrital aumenta el gasto en nómina y costos de la administración local, lo que afecta directamente el bienestar de la comunidad.

Estos son solo algunos elementos que se pueden mencionar de estos dos años de gobierno distrital, del cambio anunciado pero nada concretado.

La esperanza de la población es que en los próximos dos años la administración ajuste y realmente cambie en beneficio de Barrancabermeja en su centenario.

Sin embargo hay anuncios que desdibujan la esperanza de cambio, conmemorar el centenario de municipalidad de Barrancabermeja con un concierto de costo multimillonario sería una afrenta a una comunidad que no quiere más de lo mismo, pan y circo, sino el cambio prometido.

Este artículo también lo puede leer en BVirtual “la nueva forma de escuchar radio” – para instalar la aplicación: Para Android – dar click aquí

Los usuarios de Iphone pueden descargar la nueva forma de escuchar radio dando click aquí

Para leer más noticias de Barrancabermeja y el Magdalena Medio pueden dar click aqui

Comments

comments

VIAEl Medio Magdalena
FuenteEl Medio Magdalena
Artículo anterior«Se mueve el Cotarro Político» – Por: Pedro Severiche Acosta
Artículo siguienteLos Reyes Magos – Informe Especial