Inicio Ivan Gallo Echar a Pékerman como un perro: el pecado del que no se...

Echar a Pékerman como un perro: el pecado del que no se repone Colombia – Por: Iván Gallo

Rueda no está a la altura de Pekerman y la Federación, con los 88 millones de dólares que le dio Adidas, ¿no tiene a alguien mejor para contratar que a Rueda? Que dejen el whisky y se pongan serios.

Echar a Pekerman como un perro: el pecado del que no se repone Colombia
José Pékerman técnico de futbol

Desde que el argentino dejó de ser el DT todo se fue al carajo. Jesurum lo sacó por la puerta de atrás y ni Queiroz ni Rueda le dan por los tobillos.

Es frustrante ver jugar a la Colombia de Rueda, se parece tanto a la de Queiroz, ambos con planteamientos cobardes, arrastrando complejos que creíamos haber superado en la época de Pekerman.

El juego contra Paraguay fue todavía peor que contra Ecuador, el último equipo al que le empatamos en Barranquilla.

No hubo generación de juego, nadie era capaz de llevarle la pelota a los delanteros. Por un momento del segundo tiempo la orden parecía ser metan centros a la brava a ver si se hacía el milagro y Duván la embocaba.

Pero nada. Por quinto partido consecutivo Colombia se iba sin hacer goles, un antirecord que la última vez que lo tuvimos fue con Eduardo Lara y quedamos por fuera del mundial.

Afortunadamente para nosotros el nivel es tan bajo que ni así quedamos afuera del mundial. Es más, seguimos adentro.

Es Suramerica, el lugar donde el fútbol está muriendo.

Cuando se retiren Neymar, Cavani, Suarez y Messi no quedaremos con ningún jugador top. En los últimos tres mundiales que se han jugado fuera de Suramerica solo Uruguay fue finalista en Surafrica 2010.

La última vez que un equipo de este continente quedó campeón de un mundial de clubes fue el Corinthians en el 2012 derrotando al anodino Chelsea de Di Matteo.

Si, exceptuando Brasil y Argentina que no son la gran cosa a nivel mundial, todos estamos equiparados por lo bajo. En ese sentido hoy hasta Bolivia podría clasificar.

Nosotros estamos ahí, mediocres, intrascendentes, miedosos. Sin ningún crack que se revele. Contra Paraguay James tenía pánico, se le veía en la cara, pálido e histérico. Desde el banco Redín y Rueda se miraban la cara.

No había respuesta. Otra vez los cambios volvieron a ser erráticos. ¿De verdad era más Valoyes que Borja? ¿De dónde sacaron que Cantillo podía ser la respuesta a algo?

Desde que se fue Pékerman es frustrante ver el banco colombiano.

Sabemos que con los cambios no se ganarán los partidos. Pekerman nos llevó a dos mundiales y en uno quedamos quintos, en el otro octavos. Fueron las dos presentaciones más extraordinarias de un equipo nacional en su historia.

Sin embargo teníamos periodistas tan miserables como Carlos Antonio Vélez que hicieron hasta lo imposible por echarlo. Y lo lograron. Pekerman se fue mal del país. Jesurum improvisó una rueda de prensa y de manera tibia le dieron una palmadita en la espalda y chao.

Sin plan B alguno le dieron el tiquete  de vuelta a Buenos Aires.

Desde entonces Colombia perdió jerarquía y es bastante probable después de esta doble fecha eliminatoria que nos vayamos despidiendo de la posibilidad de ir a Catar.

Los números, en los últimos cinco partidos, no pueden dejar de ser más patéticos. De 15 puntos logramos 4. Cero goles a favor, uno en contra. Y sin embargo podríamos ser cuartos. El fútbol en esta parte del mundo da es risa.

Con Pekerman algo hubiera pasado para ganar los dos partidos en la eliminatoria que necesitábamos ganar y que nos tendrían al otro lado, contra Ecuador y contra Paraguay y no hubiera pasado este espectáculo lamentable, impotente.

Y es un problema de técnico. No es posible que una nómina como la de Colombia, con cuatro  jugadores top como Luis Diaz, Duvan Zapata, David Ospina y Cuadrado, con una estrella venida a menos como James, con goleadores de la talla de Muriel y Borja, sea equiparada en juego con un equipo que solo tiene un jugador bueno jugando en liga top, Almirón.

Y el resultado es fiel a lo que pasó en la cancha. Así que Rueda se ha quedado sin excusas así algunos periodistas hablen del invicto en el Metropolitano.

Otra cosa, ¿de verdad es inexorable que Barranquilla sea la casa de la selección?

Miren que estamos perdiendo la clasificación acá. Solo hemos ganado dos miserables partidos, contra el remedo de Venezuela en la primera fecha y contra Chile hace cinco. Demasiados empates, demasiada mediocridad y miedo.

Ya estamos hartos de Rueda, hartos de su cobardía, hartos de las excusas de sus periodistas como Cesar Augusto Londoño.

Rueda no está a la altura de Pekerman y la Federación, con los 88 millones de dólares que le dio Adidas, ¿no tiene a alguien mejor para contratar que a Rueda? Que dejen el whisky y se pongan serios.


Este artículo también lo puede leer en BVirtual “la nueva forma de escuchar radio” – para instalar la aplicación: Para Android – dar click aquí

Los usuarios de Iphone pueden descargar la nueva forma de escuchar radio dando click aquí

Para leer más noticias de Barrancabermeja y el Magdalena Medio pueden dar click aqui

Comments

comments

VíaIvan Gallo
FuenteIvan Gallo
Artículo anteriorQué pereza Fico – Por: Ramiro Bejarano
Artículo siguienteEl pacto social según la cultura guajira – Por: Juan Manuel López C