Inicio Dario Echeverry Jr Candidatos y elecciones – Por: Darío Echeverry Jr

Candidatos y elecciones – Por: Darío Echeverry Jr

Si se quieren mejores candidatos es necesario mejores electores, con menos prejuicios y más dispuestos a escuchar y analizar propuestas, que a lanzar calificativos.

Candidatos y elecciones
Darío Echeverry Jr

Para las personas que toman la decisión de ser candidatos a un cargo de elección popular lo primero a lo que se enfrentan es a los prejuicios de las personas.

La gente tiene una serie de preconceptos y expectativas de cómo se debe comportar y que debe hacer un candidato, y juzgan al aspirante por esos prejuicios, sin importar otras cosas a veces más evidentes o importantes.

Si el candidato se fotografía comiendo en ciertos lugares, o abrazando ancianos o si conversa con cualquier persona en plena calle o parque, va a ser objeto de críticas y señalamientos acerca de su inusual comportamiento.

Pero si no lo hace, si no visita ciertos sitios o abraza o charla tranquilamente, también recibirá críticas por no hacerlo.

Tachar a un candidato de populista o politiquero es bastante sencillo, solo hay que mostrarlo en acciones propias de la campaña política, en el acercamiento al elector, cosa fundamental para poder lograr el apoyo electoral que se necesita para ser elegido.

Y al votante no solo se le llega con propuestas y discursos, también con acercamientos más emocionales.

También tachar a un candidato de tecnócrata es fácil si no realiza lo que se espera de él, es decir, si no realiza ese criticado acercamiento emocional al elector.

Así que al candidato se enfrenta a la encrucijada del comportamiento, que se recrudece en estos tiempos de redes sociales y comunicación en tiempo real, cuando todo se conoce inmediatamente gracias a las imágenes compartidas por el candidato mismo o sus seguidores.

Tal vez la salida a semejante encrucijada es que el electorado entienda que el periodo de campaña es el momento para no solo dar discursos, explicar propuestas y presentar la hoja de vida, también es el momento del contacto con los ciudadanos, de la posibilidad de un intercambio no solo técnico sino también personal.

No diferenciar la campaña electoral del ejercicio de un cargo de elección, fortalece los prejuicios y preconceptos hacia los que ejercen la política.

En términos más simples la campaña electoral busca ganar mentes y corazones, y se usan todos los elementos posibles para lograrlo, además de que el tiempo del candidato está dedicado exclusivamente para ese fin.

Cuando es elegido es momento para desarrollar las tareas encomendadas, y el tiempo de elegido está destinado para cumplir con los compromisos asumidos.

El ejercicio político, tan desprestigiado en la sociedad, es complejo y requiere del electorado que se superen los prejuicios que llevan fácilmente a descalificar a quienes se presentan como candidatos.

Si se quieren mejores candidatos es necesario mejores electores, con menos prejuicios y más dispuestos a escuchar y analizar propuestas, que a lanzar calificativos.


Este artículo también lo puede leer en BVirtual “la nueva forma de escuchar radio” – para instalar la aplicación: Para Android – dar click aquí

Los usuarios de Iphone pueden descargar la nueva forma de escuchar radio dando click aquí

Para leer más noticias de Barrancabermeja y el Magdalena Medio pueden dar click aqui

Comments

comments

VíaDario Echeverry Jr
FuenteDario Echeverry Jr
Artículo anterior¿Alejandro Gaviria o Gustavo Petro? Veamos – Por: Jorge Gómez P
Artículo siguiente¿Y el impuesto predial? – Editorial El Medio Magdalena