Inicio Jaime Calderón La obesidad y su voto – Por: Jaime Calderon H

La obesidad y su voto – Por: Jaime Calderon H

Si va a votar en las elecciones, pregunte a su candidato cómo votó el impuesto a las bebidas azucaradas o como lo haría en el futuro, y entonces, decida con conocimiento de sus prioridades y su empatía por la gente.

La obesidad y su voto - Por: Jaime Calderon H

La obesidad es una enfermedad que va más allá de ser un problema estético. Genera un estado de inflamación crónica que en el caso de la actual pandemia se ha constituido en un factor de riesgo para sufrir la enfermedad con mayor severidad, aumentando el riesgo de morir.

Pero sin covid 19, el problema es también de gran magnitud, dado que la ingesta excesiva principalmente de bebidas azucaradas, alcohólicas, además de otros carbohidratos, se acumula en las células adiposas provocando una serie de eventos dañinos al organismo que resultan en diabetes, infartos cerebrales, del corazón, y otras enfermedades graves.

De hecho, las enfermedades cardiovasculares matan al año más de 19 millones de personas en el planeta, cifra muy superior a la mortalidad producida por el sarsCov2 en el mismo lapso.

Los economistas y los sicólogos saben muy bien que los impuestos desincentivan el consumo, si bien no de manera absoluta, si de forma significativa y en tratándose por ejemplo de lograr menos fumadores, el impuesto al tabaco, adicional a otras medidas complementarias, logra el objetivo reduccionista.

Lo mismo ha sucedido en los países que han puesto impuestos a las bebidas azucaradas.

Siempre ha habido científicos dispuestos a contradecir esa verdad a cambio quién sabe de qué, como sucedió en el pasado siglo con el efecto dañino del plomo en la gasolina, las cremas dentales y otros productos.

Al final la buena ciencia mostró sin lugar a dudas los efectos perversos del plomo, aunque en Colombia solo fue prohibido su uso en la gasolina, 20 años después de que lo fuera en el hemisferio norte.

Nuestro congreso obediente a los intereses que representa este régimen, ha impedido el impuesto al azúcar refinado, con profunda indolencia sobre la salud pública.

Sobre sus conciencias pesarán muchos de los muertos por covid 19, diabetes e infartos.

Si va a votar en las elecciones, pregunte a su candidato cómo votó el impuesto a las bebidas azucaradas o como lo haría en el futuro, y entonces, decida con conocimiento de sus prioridades y su empatía por la gente.


Este artículo también lo puede leer en BVirtual “la nueva forma de escuchar radio” – para instalar la aplicación: Para Android – dar click aquí

Los usuarios de Iphone pueden descargar la nueva forma de escuchar radio dando click aquí

Para leer más noticias de Barrancabermeja y el Magdalena Medio pueden dar click aqui

Comments

comments

VíaJaime Calderon H
FuenteJaime Calderon H
Artículo anterior¿Está mal distribuida la riqueza en Colombia? – Por: David Rozo
Artículo siguiente“Los Simpson” y su “afición” a la marihuana – Por: Jorge Gómez Pinilla