Inicio Jaime Calderón Los espejos – Por: Jaime Calderón H

Los espejos – Por: Jaime Calderón H

“Las noches se arman de sueños y las formas del espejo para que el hombre sienta que es reflejo y vanidad”.

Los espejos – Por: Jaime Calderón H

En los tiempos de Luis XIV el espejo constituía una verdadera joya pues pocos tenían acceso a mirar su cara y menos ver el reflejo de su cuerpo en un cristal cuya cara posterior estaba cubierta por mercurio o por una plancha de metal.

Técnica que dominaban los venecianos con especial maestría y que motivó al arquitecto Jules Hardouin Mansard para diseñar y construir en Versalles la Galería de los Espejos, lugar magnífico de más de setecientos metros cuadrados con 357 cristales reflectivos enfrentados de manera retadora y donde se celebraron eventos de la importancia social como el casamiento de María Antonieta o de la importancia para la humanidad como el Pacto de Versalles que dio por terminada la primera guerra mundial.

En ese liso muro del silencio, como describió Torres Bodet al espejo, se oyen, se siguen o se buscan las mujeres y los hombres sin encontrarse, dado que siempre tenemos una mejor imagen de nosotros mismos a la que la realidad nos puede mostrar.

De alguna manera sufrimos todos, unos más y otros menos, de lo que llamaría el síndrome de la Reina Grimhilde, la malvada madrastra de Blancanieves del cuento universal de los hermanos Grimm.

La casa de Nariño, residencia y lugar de trabajo del presidente de la República de Colombia, no es Versalles, ni nuestro presidente es Luis XIV, pero tiene salones de gran factura entre los cuales destaco el Salón Azul, que presumo es muy frecuentado por Iván Duque, y el salón Esmeralda, decorado con espejos cóncavos italianos y un reloj del siglo XIX.

Desconozco cada cuanto el presidente visita al Esmeralda, pero lo que sí sé, es que cuando una persona se ubica a la derecha del foco de un espejo cóncavo, la imagen es virtual y de mayor tamaño, aunque no creo que alcance a la dimensión del sol.

Antes de dejarse seducir por el “absolutismo”, Duque debería recordar a Borges, temeroso de los espejos y quien nos advierte: “las noches se arman de sueños y las formas del espejo para que el hombre sienta que es reflejo y vanidad”.


Este artículo también lo puede leer en BVirtual “la nueva forma de escuchar radio” – para instalar la aplicación: Para Android – dar click aquí

Los usuarios de Iphone pueden descargar la nueva forma de escuchar radio dando click aquí

Para leer más noticias de Barrancabermeja y el Magdalena Medio pueden dar click aqui

Comments

comments

VíaJaime Calderon
FuenteJaime Calderon
Artículo anteriorEl punto de no retorno – Por: Juan Manuel Galán
Artículo siguiente¡Derriben también la estatua de Aguilar! – Por: Jorge Gómez P