Tio, tio … soy un toro … coroné.

Tio, tio ... soy un toro ... coroné.Por:  Jorge Núñez Hernández.

 

Ya tengo mi apartamentico, tío:  Es el número 501. Torre 3, con parqueadero incluido. En la bella Unidad residencial del viejo Club Cardales. Me costó $ 243 millones de pesos.  Lo pagué en efectivo.

 

¿Sorprendido? … No tio, jugué a ser opositor del gobierno local y eso me ha dado réditos.  Los he fastidiado en sus Proyectos de Acuerdo (como el del Empréstito y el de la ampliación de la Concesión del Alumbrado Público), y se pusieron nerviosos.   No aguantaron el ruido estrepitoso de la pólvora y el triqui traqui que les tiré en esa misa de corrupción en que se han convertido las reuniones del Concejo.   Y salieron corriendo, a ofrecerme un billete largo largo.

 

Los tigres de la defraudación y campeones de las vueltas raras son rápidos y jodidos tío.  Tienen un severo artista para hacer juegos sucios en medio de un ambiente de cordialidad.   Me refiero al líder orgánico del Concejo, el tipo ya sabe lidiar con la Fiscalía para eludir la acción penal del Estado por sus andanzas. A la Procuraduría se la pasa por la bragueta.  Es un bravo.   Es un hombre de buenas maneras aunque de mirada fiera.   Uno nunca sabe que tiene en su maletín de cuero pero a mí me late que el hombre anda mancado.

 

Lo que más risa me da es que con la musaraña que hice muchos comieron de la verdad de mi oposición.

 

Tio, lo primero que hice fue inventarme una firmatón para mover a la opinión pública  y eso fue todo un éxtasis.  Me propuse reunir 15.000 firmas de ciudadanos y lo logré.   Sentí la lujuria del poder.   Vi que puedo ser Alcalde solo haciendo un carnaval de apariencias.

 

Lo que más me gustó, fue que, inocentemente, don Edgar Rodao,  el señor encargado de la Barrancabermeja Virtual  se tragó todito el anzuelo, me prestó su plataforma mediática en la red, para lanzarme por lo alto como un duro opositor del gobierno.  Tio, el pobre periodista, convencido de mi sinceridad,  desde la página virtual que él dirige, me ayudó a subir el valor mis acciones como enemigo de la corrupción. Que risa me dio …

 

Pero tio, se tragaron también el anzuelo, con la carnada de mi dignidad ciudadana y mi valentía de concejal, los periodistas de Vanguardia Liberal y también los reporteros de Enlace Televisión que se mamaron todito, enterito, mi bocado de rebelión.  Incluso los periodistas de la Yariguies Stereo bajo la batuta de mi colega, el abogado Alfonso Eljach.

 

PARA VANGUARDIA LIBERAL HAGA CLICK AQUI

 

 

Otro incauto fue el tal columnista Jorge Núñez.

 

Jorge Núñez, un pobre viejo resentido, fabulador y bobarrón.    Aún gozó, toteado de la risa, de un comentario que hizo en Barrancabermeja Virtual a raíz de mi conducta opositora a la aprobación de la ampliación del Alumbrado Público.    Lea tio lo que dijo el tipejo ese:   «Es en su condición de concejal, y oponente legal al Acuerdo aprobado, uno de los corporados legitimados para emprender esta batalla. Se reclama solidaridad ciudadana ante los intereses en juego. Por fortuna la figura tutelar del tío surge como un ángel que supera la soledad y crea una barrera invisible frente a la bronca de los aprobantes del falso positivo«.

 

Tonto y cándido que es … viejo pendejo … por eso está tan jodido, no aprende que en esto de la cosa pública no hay que ser sabio, ni formado, ni de familia de intelectuales, ni muy leído, ni escribir bien.   Se trata es de ser astuto, mentiroso, simulador, tramposo, adulador, maniqueo, tener pelotas para chantajear y sobornar. Y si se ponen duros, quebrar.   Eso es lo que vale.  Lo demás es poesía ética y política.

Igual pensaron otros lectores que dejaron expuesta su opinión: «Bien concejal, hay que luchar contra la corrupción, manténgase limpio concejal de la corrupción, para eso lo elegimos para que velará por los intereses de Barranca así sea usted sólo«.

 

Otros lectores fueron más escépticos: «Eso está bien concejal y pienso que el problema no es la concesión es que lo dejen a uno por fuera de ella,  no sé si usted es de los que pelean por lo social realmente o no,  pero vuelvo y reitero, lo malo de la rosca es estar por fuera, me disculpa si estoy errado«.

 

El profesor Martínez, —un asiduo lector de Barrancabermeja Virtual—, fue más ácido y desconfiado: «Si es cierto lo que dice el concejal, pues hay que apoyarlo. Lo que pasa es que como ya empieza el teje maneje de las elecciones, el político quiere protagonismo para atraer borregos a su séquito con el fin de captar votos para él o para alguno de sus allegados. De todas formas, concejal, demuéstrenos que usted va a ser efectivo lo que plantea. De lo contrario a otro perro con ese hueso, porque los barranqueños ya no vamos a tragar entero, estamos hartos de las mentiras de los politiqueros y con mayor veras del actual Concejo Municipal, el peor en la historia de Barrancabermeja. cuando usted haya hecho efectiva su propuesta le creeremos, de lo contrario es un falso positivo, embustero, falseto y engañabobos«.

 

Le cuento tio que este profe si me tiene preocupado, porque me está conminado a que demuestre que yo puse la demanda ante el Tribunal Contencioso Administrativo contra el Acuerdo.   Ahí si me tiene clavado, porque la verdad es que eso era un plante mío para ponerlos nerviosos a los concejales de la mayoría… y si más gente le lleva la cuerda a ese profesor, de pedir que yo convoque a una rueda de prensa y muestre la demanda contra la prolongación de la concesión del alumbrado público… el chocolate se me va a poner oscuro.   En todo caso, no me importa tío, porque ya tengo mi apartamentico.

 

Mucha gente se demora para conseguir vivienda. Tienen que hipotecarse a un banco o a una corporación de ahorro y vivienda y ladrar décadas, pagando mensualmente las cuotas. Yo no me iba a someter a esa larga condena financiera.

 

Hice lo que hacen los demás. Cerrar los ojos, mandar la ética de vacaciones, fornicar con la corrupción por un momentico, abrir a la mano sin miedo, seguir ante los ojos de la comunidad haciéndose el bravo, fingiendo ser defensor de lo público y decirle a los amigos en privado que aspiro a la Alcaldía de Barrancabermeja y que ya tengo el aval del bigotudo liberal. Eso estoy haciendo, todo un baile de máscaras, que es lo que sirve en esta vida política local.

 

A mí me importa un pepino los rumores. Esas picarescas de que el rumor es igual a importancia por ambigüedad como nos dice el Concejal Bajeza y que se inventa Núñez, no me preocupan.

 

El cómo yo y otros concejales nos preocupamos solo por mantener nuestra clientela bien alimentada con puesticos, pequeñas propinas, regalitos, visitas con tamal, ponqué, gaseosita y de vez en cuando unos vinillos. Hay que mantener bien cebada la marranita electoral. Eso lo han enseñado los grandes varones electorales. Sin teorías ni marketing político.

 

Tio lo que está de moda en Barranca es adular, tirar incienso, aplaudir al Alcalde, a sus secretarios, asesores y su familia.  En eso el ex concejal Gabriel Galvis Molina ha demostrado ser todo un maestro.

 

Ese Galvis si se aprendió la máxima de Sigmund Freud que comentó el viejito Núñez en una columna llamada «Secretarios leales o Idiotas útiles« y que en uno de sus apartes dice: cuando nos adulan nos tienen a disposición pero cuando nos atacan nos ponemos como un tigre, y es tan buena esa reflexión, Tío, que otro  ex concejal de Barrancabermeja se apropió de ella y empezó a defender, a pie juntillas, al Alcalde con la frasesita —»dejen trabajar al Bueno«—. y si que le ha servido.   Le pagan por eso.   Es dueño de gran parte de la contratación de la Secretaría de Desarrollo Económico, ya turistea en el exterior, posa de Dandy cinematográfico y decora su liviandad mental con máscaras y disfraces del carnaval de la cultura solo por gritar, sin vergüenza alguna ese estribillo: —»dejen trabajar al Bueno«—.

 

Tio, así haya rumores de que soy un vendido, un trásfuga o un bandido, eso ya no me importa. Coroné mi apartamentico como en el pasado lo hicieron otros concejales, periodistas y funcionarios.

 

Sin embargo tio, yo le llevo a todos una ventaja grande.  Tengo en el bolsillo, ordeñando como una buena vaca lechera a un alcalde de la región, qué está bien jodido en la Fiscalía por vueltas con la gente de Ralito.

 

Ahí me estoy ganando otro billetico, solo por tirármelas de opositor y de una figura con gran futuro político.

 

Tio, tengo a la gente tramada. Soy un toro.   Estoy en la jugadaCoroné, coroné.

 

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

JORGE NUÑEZ HERNANDEZ es un habitual columnista de BARRANCABERMEJA VIRTUAL.  Puede ser contactado en el correo electrónico: jenh53@hotmail.com

Comments

comments

Categories