Inicio Lorena Rubiano Fajardo La juventud no quiere sobras, pide oportunidades

La juventud no quiere sobras, pide oportunidades

Sample ImagePor: Lorena Rubiano Fajardo

Una sociedad que aísla a sus jóvenes, corta sus amarras: está condenada a desangrarse.
Kofi Annan

Estamos en plena etapa electoral y los jóvenes aparecen por todas partes, bailando, arengando, repartiendo afiches, organizando rumbas y participando de todas las redes sociales para difundir las ideas de los candidatos de sus preferencias.

Pero que nos queda de todo esto? un abrazo, unas palmaditas en la espalda y muchas gracias. Gana el candidato, ganan los congresistas y enseguida nos convertimos para ellos  en “lagartos” como los que van  detrás de conseguir un puesto  o una beca.

Y eso no debe ser así, necesitamos verdaderas políticas de estado para la juventud, intervención directa en las decisiones y una amplia participación en la dirección de los partidos políticos.

Muchos se sienten  acorralados, acosados y frustrados y por eso se rebelan contra un sistema que les niega toda posibilidad de progresar.

 Son objetos de risas y burlas por sus propuestas y  solo reciben  menciones, o comentarios, pero en la realidad son  mentiras de oportunidad electoral y por eso al  no encontrar eco, ni ámbito en sus potencialidades intelectuales, emigran, hacia lo intrascendental.

 A  nivel ejecutivo y partidista sufren  discriminación por el hecho de ser juventud “inexperta”,  como dice la sociedad “adultocéntrica”. 

Cerca de un 53 por ciento de la población colombiana es menor de 25 años y el porcentaje de personas menores de 29 años dentro del censo electoral, calculado en 23 millones de personas aproximadamente, llega al 43.49 por ciento, es decir, casi 10 millones de votantes, de manera que (aquí me incluyo Yo) somos una fuerza decisiva y podemos unirnos fraternalmente, en torno a unos ideales, así estemos en partidos o movimientos diferentes.

Considero que el próximo gobierno debe   proponer  la mayoría de edad a los 17  y el voto desde los 16 años y bajar las edades para ser Senador y Representante a la Cámara.

En la medida en que se siga logrando la seguridad nacional, es viable disminuir el llamado de los jóvenes a prestar el servicio militar y establecer únicamente los soldados profesionales  y  permitir la objeción de conciencia.

La lucha contra la drogadicción debemos considerarla seriamente desde el punto de vista médico antes que policivo. Las autoridades esperan que el drogadicto actué criminalmente para reprimirlo, la medicina busca evitar ese paso, que le hace tanto daño a  la familia, a la sociedad  y al estado.

Hay que afrontar los brotes de violencia en los estadios con más dialogo y más participación en la democratización de los equipos.

Necesitamos más apoyo al deporte, más campos y escenarios deportivos . Es ridículo que nuestros deportistas, tengan que hacer rifas o espectáculos para poder pagarse su preparación y pasajes para  competir en el exterior, además viajan con unos escasos viáticos, mientras los directivos van en primera clase y  a hoteles de cinco estrellas.

 Pero cuando la medalla de oro llega, obtenida por la consagración individual, no se la dejan colgada al que la logro, sino que se la cuelgan los burócratas directivos y que como sanguijuelas viven de los deportistas.

Necesitamos más escuelas técnicas en las poblaciones campesinas y  no más universidades con  carreras de derecho y odontología.

Y no podemos seguir siendo objeto de exhibicionismo cuando nos necesitan para mostrarnos dentro de estrategias simplemente electorales.

lorenarubianofajardo@gmail.com

 

Comments

comments