Preservar el futuro – Por: Darío Echeverry Jr

Preservar el futuro – Por: Darío Echeverry Jr A propósito de los viernes por el futuro, la huelga contra el cambio climático, y toda la protesta social contra la destrucción del medio ambiente y la búsqueda de la preservación de la vida sobre el planeta, me causa terror la profunda indiferencia de la mayor parte de la gente sobre estos asuntos a pesar del impacto que tiene no sobre nuestra calidad de vida sino sobre el futuro mismo de la humanidad.

 

Hace tres o cuatro décadas, tal vez más, científicos alrededor del mundo vienen con cada vez más fuerza insistiendo acerca del cambio climático, la destrucción de la biodiversidad, la contaminación, y los peligros para preservación de la especie humana, junto con todas las demás.

 

Y a pesar de que son décadas hablando de lo mismo, la indiferencia, el desconocimiento, la apatía y el progresivo deterioro del medio ambiente continúan y hasta se han acelerado. Se han planteado fechas límite para detener radicalmente la forma como vivimos y hacemos las cosas para poder empezar a recuperar los daños, no solo porque estos sean irreversibles sino porque iniciaran un proceso de extinción humana.

 

Y a pesar de todo eso, nada pasa, todo sigue igual. Es cierto que hay alarmistas y extremistas en los asuntos ambientales, pero frente a la realidad ¿cómo no serlo?, ¿cómo seguir ignorando lo que sucede?

 

La destrucción de bosques y selvas para la agricultura, en especial de monocultivos, o para pastizales que alimentan el ganado, no solo destruyen el hábitat de miles de especies animales, sino que también consumen desproporcionadamente agua, liberan gases de efecto invernadero, contaminan el suelo, entre otros males. A lo que hay que sumar los efectos de la minería, la industria y otras actividades humanas, que constituyen el verdadero desastre que hemos hecho y que día a día incrementamos.

 

Lo peor es que pensamos que los problemas ambientales no nos afectan, algunos simplemente no creen que existan, pero la principal amenaza no es contra los individuos que actualmente viven sino contra la especie humana y las generaciones por venir.

 

Si se siguen destruyendo los arboles aumentaremos los problemas. Los bosques y selvas son fundamentales para la vida porque absorben gases que afectan el clima, liberan oxígeno, ayudan a regular la temperatura, sustentan otras formas de vida, entre otras cosas, pero se siguen destruyendo a ritmos incontenibles.

 

La actual forma de vida de los humanos, con el consumo desmedido y la depredación irresponsable del medio ambiente no es sostenible. No se puede seguir con la actual forma de vida porque destruye no solo el medio ambiente sino también los recursos que la sustenta. Es indispensable un cambio total de nuestra forma de vida, si queremos tener un futuro como humanidad.

 

Este artículo también lo puede leer en BVirtual “la nueva forma de escuchar radio” – para instalar la aplicación: Para Android – dar click aquí  

 

Le puede interesar:  Colombia pide a gritos un cambio: No podemos fallarle al país el 27 de octubre

 

Le puede interesar también: Leónidas SÍ, Rodolfo NO

 

Le puede interesar también: El ‘fracking’: catástrofe ecológica, catástrofe económica, o algo peor

 

Le puede interesar también: ¿Qué hacemos con los grupos Clasificados?

 

Le puede interesar también: La transición energética no puede ser un choque de destrucción creativa

 

Para leer más noticias de Barrancabermeja y el Magdalena Medio pueden dar click aquí

 

 

 

Comments

comments

Categories