Prioridades municipales – Editorial El Medio Magdalena

Prioridades municipales – Editorial El Medio Magdalena Este momento político y económico de Barrancabermeja demanda que se establezcan prioridades, que se supere tanta retórica y discurso electoral y se asuman compromisos reales y que se puedan alcanzar.

 

El municipio no está en condiciones ni financieras ni económicas para seguir escuchando tantos compromisos que están adquiriendo los candidatos a la alcaldía, porque la rigidez del presupuesto, sumado al endeudamiento y a la situación económica local, que aún no recupera los niveles de antes de 2014 y sigue en un estancamiento, no va a permitir que se puedan ejecutar muchos planes y proyectos de inversión pues los recursos de la administración municipal son escasos y van a requerir ser usados con responsabilidad, visión y priorizando.

 

En estos momentos es fundamental identificar situaciones y problemas que necesitan la urgente atención del gobierno municipal y priorizarlos en la atención, el resto deberán esperar pues no se cuentan con los suficientes recursos para hacer una intervención más amplia en la realidad social.

 

Es momento de que los aspirantes a la alcaldía sean racionales y responsables, es claro que en el periodo electoral se hacen compromisos y promesas buscando el favor del electorado, pero ese no debe ser el camino, la realidad local llama a la prudencia pues el presupuesto municipal no podrá financiar más allá de las obligaciones un par de obras o inversiones.

 

Muchos apelan a buscar fuentes de inversión externas, pero los procesos de elaboración, presentación y aprobación de proyectos son variables y nada garantiza su ejecución, en regalías hay proyectos que transitan por años sin contar con aprobación, tanto por razones técnicas como políticas.

 

Este no es un llamado a la inacción ni a la pasividad, es buscar que la atención de los candidatos a la alcaldía se enfoque en pocas cosas, concentrando su interés en problemas relevantes que puedan ser intervenidos con éxito, en vez de dispersar recursos y esfuerzos en muchos temas que no podrán ser resueltos satisfactoriamente.

 

En esto el electorado debe también ser no solo consciente sino también responsable. La ciudadanía debe entender y demandar que se establezcan prioridades, no se puede prometer el oro y el moro, hay que concentrar los esfuerzos durante los próximos 4 años en un par de problemas y buscar darles solución, o al menos avanzar lo más posible en su conclusión.

 

Si la comunidad no asume que hay que priorizar, permitirá que sus candidatos sigan con una retórica cargada de promesas que no se van a poder cumplir, generan falsas expectativas y terminara por aumentar la incertidumbre social y la indiferencia y apatía política.

 

En este mismo sentido los candidatos al concejo también tienen una gran responsabilidad, pues deben ayudar a priorizar la gestión pública identificando las urgencias que tiene la comunidad a partir de la cuales se determinara los temas que deben tener la mayor atención de los aspirantes a la alcaldía.

 

No debe ser aceptable que se hagan compromisos con cada sector social y con cada comunidad, pues en términos reales será poco lo que se pueda hacer con recursos limitados, y si se busca satisfacer a todos lo que se generara es insatisfacción generalizada por promesas incumplidas y una gestión pública insuficiente a las expectativas generadas.

 

La comunidad y los candidatos deben entender que los años de vacas gordas ya pasaron hace años, que en este momento hay una época de ajuste que demanda una administración publica prudente que sepa invertir los recursos en temas prioritarios. Ya pasaron los años de desperdicio y derroche de recursos en parques, canchas y malecones, que no impactaron la dinámica económica local y si incrementaron la deuda pública municipal.

 

Esas malas experiencias deben guiar las decisiones que se tomen de aquí en adelante, pues la responsabilidad en el gasto público local es fundamental para evitar ver que los recursos no sean invertidos en prioridades.

 

Es necesario que la campaña a la alcaldía se centre en prioridades, no más retorica proselitista que busca quedar bien con todos, es momento de que los aspirantes asuman posiciones, claras y certeras, que realmente superen la tradición política de prometer a cada comunidad o sector, dejar atrás esa costumbre decirle a cada uno lo que quiere escuchar, y asumir una posición política moderna, ajustada a estos tiempos, que reconozca los problemas sociales pero también que señale las limitaciones que se tienen y la necesidad de priorizar para lograr resultados efectivos y no seguir con paños de agua tibia para cada problema, que no resuelven nada y si aumentan el desencanto social.

 

Hasta el momento se vive un proceso electoral como tantos otros anteriores, nada diferente ha cambiado en la retórica y el discurso de los candidatos actuales, pero aún es tiempo de cambiar y contar con aspirantes a la alcaldía modernos y responsables, conscientes de la realidad y que asuman posiciones políticas reales, no populistas ni artificiosas, para que le hablen a la comunidad con certezas y no promesas.

 

 

Este artículo también lo puede leer en BVirtual “la nueva forma de escuchar radio” – para instalar la aplicación: Para Android – dar click aquí  

 

Le puede interesar:  Dos errores de Iván Márquez

 

Le puede interesar también: Ante el cierre de Noticias Uno, resistencia con El Unicornio

 

Le puede interesar también: Seguimos en el modelo de subdesarrollo

 

Le puede interesar también: Una opinión más

 

Le puede interesar también: Acordemos una reforma a la negociación colectiva en el sector privado

 

Para leer más noticias de Barrancabermeja y el Magdalena Medio pueden dar click aquí

Comments

comments

Categories