Distracciones

Distracciones Por: Darío Echeverry Jr. Por: Darío Echeverry Jr.

 

Estamos en una época de distracciones, donde las luces de artificio iluminan el cielo para abstraer a un público ávido de atracciones fugaces. En medio de una difícil realidad cada día se lanzan al aire noticias que ocupan toda la atención ciudadana y terminan por ocultar las cuestiones importantes y urgentes de la vida diaria, creando una confusión de prioridades e intereses para la comunidad, que termina por olvidar que es lo realmente importante y abrazar lo que se le ofrece.

 

En este mundo de distracciones la incertidumbre no nace de los problemas reales, los de la cotidianidad y la vida, sino de los que a punta de bombardeo mediático se imponen en la pantalla, ya sea del televisor o del teléfono móvil, y que son la fuente de inseguridad y desconfianza ciudadana.

 

Insegura la ciudadanía lucha por reconocer cuál es su realidad, cuáles son sus verdaderos problemas, y así poder enfrentarlos y resolverlos de manera efectiva. El desconcierto reina por momentos, la frustración invade los ánimos, pues la comunidad no logra diferenciar por instantes cuál es su realidad. Será Guaido, Maduro, Venezuela, el castrochavismo, las Farc y demás, o será la lucha diaria contra el desempleo, la inequidad, la salud, los servicios públicos, etc.

 

Cada vez es más fácil desviar el foco de la atención publica, con el acceso a cada vez más gente en tiempo real es más fácil confundir de manera instantánea, no solo a unos pocos sino a miles, y en la medida en que pasan segundos y minutos a cientos de miles. La tarea de posicionar temas y problemas es un asunto cada vez más sencillo, ya no se requieren ejércitos de seguidores dedicados a replicar, solo es necesario unos pocos artilugios tecnológicos y la tarea se hace de manera más eficiente, con mejores resultados en menor tiempo.

 

El reto de la opinión pública es ignorar las distracciones y volver la mirada a lo real, a lo que es importante para la comunidad. Esa tarea no la van a facilitar ni los medios de comunicación ni la tecnología, esa labor solo puede ser desarrollada desde la formación ciudadana, desde una visión crítica de lo que sucede, de las circunstancias y situaciones que tiene que enfrentar las personas en su día a día. Si la gente no se concentra en lo realmente importante la solución a los problemas se seguirá postergando indefinidamente en la medida en que se preocupan, distraídos, en asuntos transitorios e intrascendentes, es decir cayendo en la trampa de la distracción y perdiendo la partida ante la máquina de propaganda instituida para desorientar.

 

 

Este artículo también lo puede leer en BVirtual “la nueva forma de escuchar radio” – para instalar la aplicación: Para Androide – dar click aquí  

 

 

Le puede interesar:  Hay que leer, “Los dormidos y los muertos” 

 

Le puede interesar también: Los movimientos oscuros detrás del proceso penal contra ‘Lucho’ Bohórquez

 

Le puede interesar también: “Yo no pateo perro muerto”

 

Le puede interesar también:  Justos por pecadores

 

Le puede interesar también: La lucha por una ciudad a la altura de nuestros sueños

 

Para leer más noticias de Barrancabermeja y el Magdalena Medio pueden dar click aquí

Comments

comments

Categories