Palabras del periodista Pedro Severiche: «Cote el arquitecto del aire»

Palabras del periodista Pedro Severiche:  "Cote el arquitecto del aire"El pasado 17 de marzo, Barrancabermeja recordó la lamentable tragedia —hace siete años— en la que perdieron la vida el exalcalde, Edgard Cote Gravino y los empresarios Oscar Palomino y Carlos Alberto Larios, tras el accidente aéreo de la avioneta que piloteaba el exmandatario.

 

El periodista Pedro Severiche, cercano al exalcalde Edgard Cote, compartió con BARRANCABERMEJA VIRTUAL un escrito dedicado al hombre que gobernó a nuestra ciudad entre los 2004 y 2007 titulado: «Cote el arquitecto del aire».

 

 

Cote el arquitecto del aire

Por: Pedro Severiche Acosta

 

Cada día que transcurre hace de la obra de gobierno del arquitecto Edgard Cote Gravino la marca de una de las mejores administraciones públicas que ha tenido Barrancabermeja en sus años de vida municipal.

 

Y es que la obra de este arquitecto, que vendió telas y carros, está ahí presente en la cotidianidad de los barranqueños: el Centro Popular Comercial,   la recuperación de la avenida Santander y el espacio público,   el puerto de embarcaciones menores, son un botón para la muestra.

 

Pero la huella de Cote Gravino no solo se muestra en su obra de gobierno.   También su impronta de arquitecto está presente en la ciudad:  la urbanización de Cavipetrolel barrio Las Colinas,   el colegio Bethlemitas,   el edificio de Coomultrasan,   el Paseo del Río  y la plazoleta de la Constitución (quizá su obra más criticada), son testimonios de un hombre hecho para hacer.

 

Fue un hombre con alas, de allí su pasión por cruzar los aires en sus pájaros metálicos.  Para Cote, como lo cantara algún poeta, «volar era un poema».   Poema que para él terminó en versos de tragedia hace hoy siete años.

 

A sus 63 años, este hombre, que fue amigo de Rafael Escalona y que interpretaba el acordeón cuando le daba la gana, murió pensando volver a gobernar su tierra prometida. De allí su pacto roto con Dios de vivir 21 años más, cuando solo le quedaban 21 horas de vida.

 

Lo dice Andrea Cote, su hija, en su leído Puerto Calcinado.

 

Tú no sabes,

Pero yo alguna vez lo he visto

Hace parte de las cosas

Que cuando se están yendo

Parece que se quedan

 

Edgard Cote Gravino, para quien el calor de su natal Barrancabermeja era «algo sicológico», fue  —sin duda alguna—  un hombre jodido.

 

 

Este artículo también lo puede leer en BVirtual “la nueva forma de escuchar radio” – para instalar la aplicación: Para Androide – dar click aquí  

 

 

Le puede interesar:  Ya está bueno

 

Le puede interesar también: La mentira de las firmas

 

Le puede interesar también: La JEP, en manos del Congreso Nacional

 

Le puede interesar también:  ¿Qué pasó con las cifras del censo del DANE para Barrancabermeja?

 

Le puede interesar también: Fundemos el Partido Agnóstico

 

 

Para leer más noticias de Barrancabermeja y el Magdalena Medio pueden dar click aquí

Comments

comments

Categories