¿Qué pasó con las cifras del censo del DANE para Barrancabermeja?

¿Qué pasó con las cifras del censo del DANE para Barrancabermeja?  Por: Alfredo León Villamizar

 

¿Qué ha pasado con los resultados definitivos que arrojó para Barrancabermeja el censo DANE?

 

¿Realmente cuántos habitantes somos?

 

Antes que sea demasiado tarde, debemos atender estos interrogantes, que las cifras por población sean las reales, ya que es evidente que los números, en las últimas proyecciones dadas, en nada se ajustan a una realidad.

 

En Barrancabermeja somos más, al menos esto demuestra las bases de datos de las empresas de servicios públicos y del mismo SISBEN que manejan datos históricos de 184.424 personas,  pero como es de público conocimiento, el SISBEN es un Sistema de Selección de Beneficiarios Para Programas Sociales como herramienta de planificación que tiene como objetivo garantizar que el gasto social sea asignado a los grupos de población más pobres y vulnerables de los municipios, y se focaliza en la población identificada en los estratos 1 y 2 (niveles 1, 2 y 3).

 

Así las cosas, resulta imposible pensar que en Barrancabermeja la población vulnerable sea una cifra muy parecida a las proyecciones que por población suministra el DANE.

 

Entonces, ¿dónde está reflejada la población identificada en los estratos 3, 4 y 5?

 

Es por tal motivo que sigo preguntándome, realmente ¿cuántos habitantes somos? 

 

Revisando las cifras, el censo DANE de 1993 arrojó para Barrancabermeja una población de 157.433 habitantes.  El ajuste censal efectuado en el año 2005 determinó una población total de 190.058 habitantes y las cifras que hoy se manipulan están con los datos proyectados del 2016 con una población de 191.704 habitantes, cifra casi similar a la del SISBEN que solo atiende un segmento de la población. (Fuente DANE)

 

El último censo que se realizó en el país fue en 2005, en catorce (14) años, las condiciones con las que vivimos los barranqueños necesariamente han cambiado mucho, lo cual indicaría carencias que aún persisten y deben ser resueltas.

 

Con datos como la edad de las personas, tasa de nacimientos, de mortalidad, migraciones internas, nivel educativo y estado de vivienda se podrán identificar líneas a trabajar para ser atendidas a través de nuevas políticas públicas en los próximos años en nuestro municipio.

 

La información obtenida será soporte fundamental para la planeación económica y social en todo el territorio municipal. A partir de esto, se asignarán y distribuirán recursos del Sistema General de Participaciones y del Sistema General de Regalías.

 

Tener un dato que no sea real nos afecta, pues los recursos que recibimos son menos, pero con la responsabilidad de responderle a una población que está reflejada en la base de datos de las entidades encargadas de atender sectores específicos como, educación, salud, agua potable y saneamiento básico.

 

El Sistema General de Participaciones se da por el número de habitantes, entonces unas cifras equivocadas disminuyen la focalización de los recursos y el dinero no alcanza para atender la demanda de población en los programas sociales.

 

Tengo entendido que el DANE aún no da a conocer los resultados y cifras del censo 2018, ni siquiera datos preliminares, a no ser que la oficina de Planeación Municipal ya cuente con el dato oficial y no lo haya dado a conocer ante la opinión pública. De ser así, error crucial, ya que debe ser fuente de información general para proyectar acciones.

 

El alcalde y la clase política representada en los concejales, el diputado y el representante a la cámara, le asisten una responsabilidad con la ciudad, es su deber pronunciarse, exigir una auditoria especial para Barrancabermeja, el DANE debe ser lo más exacto en los resultados, la ciudad y su población lo necesita.

 

Por ningún motivo debemos seguir permitiendo que desde un escritorio en Bogotá sigan midiendo, proyectando y diseñando nuestro territorio.  Reclamemos lo justo.

 

Esa necesidad de información estaría a la orden del día, ahora que se avecinan las elecciones y hay tantos precandidatos y candidatos a la alcaldía de la ciudad, en el buen ejercicio político, se requiere de actuaciones coherentes, y deben entender la importancia de trabajar con diagnósticos reales que permitan una participación con las comunidades y de ahí generar unos programas de gobiernos responsables y realizables, y el discurso que se maneje adopte posturas sensatas que tengan como objetivo el bienestar de la gente y no un acomodamiento circunstancial con fines electorales y personales.

 

Empecemos a cambiar costumbres, exigiendo respeto por nuestra ciudad, reclamando lo que nos pertenece, el derecho a que sean justos con Barrancabermeja, estamos cansados que —desde afuera— nos impongan decisiones, sociales, culturales, económicas y políticas.

 

Haciendo respetar nuestra ciudad, nos respetamos a nosotros mismos.   Ganemos confianza a través de la razón.

 

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

ALFREDO LEON VILLAMIZAR, arquitecto, ex director de Planeación Municipal de Barrancabermeja.

 

 

Este artículo también lo puede leer en BVirtual “la nueva forma de escuchar radio” – para instalar la aplicación: Para Androide – dar click aquí  

 

 

Le puede interesar:  Ya está bueno

 

Le puede interesar también: La mentira de las firmas

 

Le puede interesar también: La JEP, en manos del Congreso Nacional

 

Le puede interesar también:  ¿Inteligencia?

 

Le puede interesar también: ¿A qué le juega Elkin Bueno?

 

 

Para leer más noticias de Barrancabermeja y el Magdalena Medio pueden dar click aquí

 

Comments

comments

Categories