Bienvenido a BVirtual 

Fundemos el Partido Agnóstico

Fundemos el Partido AgnósticoPor: Jorge Gómez Pinilla

 

Hubo un tiempo en que la diferencia más notoria entre liberales y conservadores consistía en que los primeros abogaban por la no injerencia de la Iglesia Católica en los asuntos del Estado, mientras los segundos eran –y siguen siendo- partidarios de meter la religión hasta en el pénsum escolar.

 

Ahora que las diferencias ideológicas entre los partidos se han borrado y lo único que distingue a un liberal de un conservador es la hora en que van a misa, ahora que la sombra del fanatismo religioso se cierne ominosa sobre Colombia y en países como Brasil gobierna un evangélico misógino, racista y amante de las armas, debería ser la ocasión propicia para que el agnosticismo comience a actuar como fuerza política, con un propósito perfectamente legítimo: regresar la democracia a la sensatez perdida, ir tras la recuperación de las ideas liberales, teniendo como norte la más tajante separación entre Iglesia y Estado.

 

Agnóstico es todo aquel que considera que lo limitado de nuestro conocimiento nos impide saber “a ciencia cierta” si Dios existe o no, y en tal medida guarda un profundo respeto por las ideas religiosas, pero igual juzga condenable la manipulación que muchos pastores –evangélicos y cristianos- ejercen sobre sus rebaños, en parte para esquilmarlos con la “obligación” del diezmo, en parte para orientarles sus preferencias políticas, como se vio en aberrante práctica cuando en el plebiscito de 2016 les hicieron creer a sus ovejitas que el acuerdo de paz con las Farc tenía el demoníaco propósito de hacer que los niños y las niñas se volvieran homosexuales.

 

Según el colega Juan David Laverde en informe para El Espectador, “la gran paradoja de la Constitución de 1991, que abolió el Estado confesional de la carta política de 1886 y declaró la libertad de cultos, es que permitió que minorías evangélicas pasaran de las prédicas de fe al proselitismo político, con rotundo éxito”.

 

Hubo una época en la que un creyente inclinaba sus preferencias políticas por dirigentes conservadores o liberales, dependiendo de las promesas que le hicieran. A esta altura de la historia el panorama es por completo diferente, pues la mayoría de los cultos evangélicos o cristianos vienen siendo cooptados casi exclusivamente por la derecha más hirsuta y confesional, con una presencia cada vez más activa y numerosa en el Congreso colombiano: hoy el 4 por ciento de las curules son ocupadas por representantes de esas iglesias, con tendencia al alza.

 

En el informe de Laverde se explica cómo los católicos han venido perdiendo adeptos paulatinamente, mientras que las iglesias cristianas se multiplicaron, imponiendo en la vida pública una “agenda moral” que incluye capítulos como el frustrado referendo que intentó colar la senadora “liberal” Viviane Morales para prohibir la adopción de hijos por parte de parejas homosexuales.

 

Nada de eso es sano para un Estado laico, entendida la laicidad como la no injerencia de ninguna organización o confesión religiosa en el manejo de un gobierno, garantizando así la independencia de las instituciones respecto del poder eclesiástico y limitando la religión al ámbito privado, particular o colectivo, de las personas.

 

Todo Estado laico tiene como premisa fundamental el respeto, la promoción y el fortalecimiento de los derechos humanos. Es ahí donde la propuesta de un Partido Agnóstico tendría mayor asidero, pues no se busca satisfacer unos intereses económicos o políticos o religiosos ligados a la conquista del poder, sino subirse a la ola del desencanto colectivo –reflejado en los altísimos niveles de abstención electoral, superiores a la mitad más uno- para orientarla hacia la definición de propuestas de cambio ligadas al sentido común, como el apoyo a las reivindicaciones de las mujeres en sus luchas por la equidad de género; la tolerancia con la diversidad sexual como base del respeto a la diferencia; la legalización del cultivo de la marihuana para sustituir al de la coca y convertirlo en producto de exportación y en factor de crecimiento económico; propender por el voto obligatorio como medida urgente –aunque temporal, desde lo pedagógico- para derrotar la compra de votos y conocer la verdadera voluntad de las mayorías; obligar a la repartición de un ingreso justo en todos los estratos de la población; proponer un sistema de pensiones con remuneraciones adecuadas y a una edad propicia, etc.  Son estos algunos de los muchos temas frente a los cuales el Partido Agnóstico podría proponer soluciones, desde una perspectiva enteramente racional, técnica, académica, humana, científica, integral.

 

No es esta la ocasión propicia, ni el espacio lo permite, para exponer un eventual programa de gobierno del Partido Agnóstico (habrá que construirlo, además), pero sí vale la pena sugerir la posibilidad de su creación, en un esfuerzo quizá desesperado o quijotesco para tratar de equilibrar las cargas políticas a favor de la sensatez, del raciocinio desapasionado, si el electorado lo permitiera.

 

Y para que lo permita, lo primero es soltarle las amarras a la idea, ponerla a navegar.

 

Alguien en Twitter sugería que “la idea es buena, pero al ser identificado como agnóstico, el enfoque sería más anti-religioso que social”. No es cierto. Un partido agnóstico puede y debe representar también los intereses de personas creyentes en religiones o en divinidades, en un ámbito de tolerancia ciudadana. Se trata es de aceptar como norma ética infranqueable, que la religión no se debe mezclar con la política.

 

A Dios lo que es de Dios… y al César lo que es del César.

 

DE REMATE: ¿Por qué les queda tan difícil de entender a los dueños, directores y editores de los principales medios de comunicación que el propósito camuflado del ataque despiadado de Uribe, el fiscal Néstor Humberto Martínez y el sub-presidente Iván Duque contra la JEP es impedir que se conozca la verdad del conflicto armado? ¿Por qué guardan hacia el sátrapa y sus secuaces una actitud tan cómplice, indolente e irresponsable?

 

 

Este artículo también lo puede leer en BVirtual “la nueva forma de escuchar radio” – para instalar la aplicación: Para Androide – dar click aquí  

 

 

Le puede interesar:  Ya está bueno

 

Le puede interesar también: La mentira de las firmas

 

Le puede interesar también: La JEP, en manos del Congreso Nacional

 

Le puede interesar también:  ¿Qué pasó con las cifras del censo del DANE para Barrancabermeja?

 

Le puede interesar también: ¿A qué le juega Elkin Bueno?

 

 

Para leer más noticias de Barrancabermeja y el Magdalena Medio pueden dar click aquí

Comments

comments

Categories