Barrancabermeja, pasado y presente: hacia un desarrollo sostenible

Barrancabermeja, pasado y presente: hacia un desarrollo sosteniblePor: Jorge Luís Restrepo Mesa

 

De los 1.000 hombres que en 1536 salieron del Caribe por el río Magdalena aguas arriba, llegaron a  La Tora  160 enfermos y desmotivados expedicionarios, fruto del clima agreste, la combatividad de los pobladores y la nula riqueza percibida; después de algunas expediciones, también fracasadas, el virreinato desistió de fundar población alguna en la región.     A lo largo del siglo 18, la idea de buscar comunicación para las ciudades santandereanas por el rio hacia el Caribe, fue lo que les permitió volver a voltear sus ojos hacia  La Tora,  objetivo que no lograrían.

 

La nueva conquista llevada a cabo por la dirigencia santandereana hacia mediados del siglo 19, los llevó a percibir a los pobladores de la zona como “salvajes que no podían impedir que llegara el progreso a una región fértil”.    Después de muchos intentos fallidos por acceder al rio, es el alemán Geo Von Lengerke hacia 1870 el que logra abrir caminos “civilizando salvajes” desde la Santander conquistada hacia Puerto Santander.     La del trasporte por rio fue la principal actividad económica de la zona hasta cuando a principios del siglo XX la riqueza escondida emergió y con ella Roberto de Mares y la Troco, comenzaron así la historia de la industria del petróleo en Colombia.

 

Con la Troco, en 1920 llegaron a la Barrancabermeja de 226 chozas:  el ferrocarril (foto 1, anónimo), el oleoducto y la refinería (foto 2, anónimo) que con su implantación condicionó el crecimiento de Barrancabermeja hacia el este,  permitiendo tan solo ver el río directamente en los 250 metros que hay sobre la rampa y por medio de caño Cardales (foto 3, Carlos Alberto Amórtegui, 1953), hoy totalmente degradado (foto 4, anónimo); esa proporción se dimensiona cada vez que la chalupa de Puerto Wilches a Barranca debe recorrer los 2 kilómetros del mallado de la refinería (foto 5, anónimo).

 

 

El ferrocarril (foto 1, anónimo) El oleoducto y la refinería (foto 2, anónimo)
foto 3, Carlos Alberto Amórtegui, 1953 (foto 4, anónimo)
(foto 5, anónimo)  

 

 

La dificultad que representaba para su funcionamiento llevar a cabo diligencias en San Vicente, la entonces cabecera municipal, llevó a la Troco a impulsar activamente la necesidad de que Barrancabermeja se elevara a la condición de «municipio», condición que alcanzó mediante ordenanza # 13 de 12 de abril de 1922, datos del ensayo «Génesis de Barrancabermeja» (Jacques Aprile-Gniset).

 

El 25 de agosto de 1951 con la reversión de Mares, Ecopetrol tomó control de la extracción y refinación de petróleo; dicha infraestructura debería seguir ampliándose. Con los procesos de expansión, la empresa al igual que la Troco, siguió requiriendo muchos menos trabajadores de los que su expectativa laboral generaba. Lo anterior permitió que con 93% de área urbana edificada informalmente  —según M. García en «Conflicto, poderes e identidad en el Magdalena Medio»—   Barrancabermeja entre los 1975 a 2000 fue la primera ciudad en área de Colombia en cuanto a este tipo de asentamientos.

 

En medio de segregaciones, protestas, paros, huelgas, reivindicaciones, paros injustificados, asfixia comercial y productiva, hastío y represiones; los barranqueños, altamente dependientes de la actividad petrolera, muchos de ellos hijos de migrantes, transcurrieron el siglo XX sobreponiéndose a adversidades, como queriendo olvidar su pasado;   en ese sentido, se permitió quedaran en ruinas edificaciones como la iglesia San Luis Beltrán (foto 6, anónimo)el primer hospital de Barranca  (foto7, anónimo) y la antigua Normal de señoritas  (foto 8, anónimo);   a los pozos La Cira e Infantas no se les conoce; a la avenida de Ferrocarril quisieron llamarla «de los fundadores» siendo que Barranca no fue fundada, y «el pito» de la refinería, un día dejó de sonar.

 

La desaparición de estos y otros hitos patrimoniales significó borrar del imaginario colectivo, lazos de identidad social que se deben reestablecer para tener bases que nos permita vislumbrar claramente el prometedor futuro que trae consigo el primer centenario.

 

 

iglesia San Luis Beltrán (foto 6, anónimo) el primer hospital de barranca (foto7, anónimo)
antigua Normal de señoritas (foto 8, anónimo)  

 

 

Fruto del poco cumplimiento de normas comunes y de debilidades institucionales, hoy se invaden rondas hídricas degradándolas (foto 9, autor anónimo); antejardines edificándolos (foto 10, Jorge Restrepo, 2018); andenes haciéndolos discontinuos en formas y texturas y además estacionando en ellos vehículos motorizados (foto 11, Jorge Restrepo, 2017) volviéndolos inaccesibles (foto 12, Jorge Restrepo, 2017);     al respecto J. Restrepo en pautas de gestión urbana que facilitan inclusión social en la avenida del Ferrocarril, logró establecer como el comportamiento social, mediante la ocupación del espacio, dificulta la movilidad de las personas, al encontrar que por cada vehículo en movimiento hay 2.29 estacionados, y de esos, el 69% se encuentran sobre andenes, mientras el 31% lo hacen en aceras vehiculares.    Sobre este tipo de comportamientos, estructurar la catedra de la barranqueñidad, mediante indagación documental y entrevistas a personajes relevantes, e implementarla en establecimientos educativos, debería contribuir a mediano plazo a formar un «nuevo ciudadano» conocedor de la historia y por ende, con mejores prácticas de comportamiento social.

 

 

(foto 9, autor anónimo) (foto 10, Jorge Restrepo, 2018)
(foto 11, Jorge Restrepo, 2017 (foto 12, Jorge Restrepo, 2017)

 

 

A los asentamientos que poseen el 22% de hogares con NBI (necesidades básicas insatisfechas)  si la norma lo permite, el Estado debe llegar a titular predios; desarrollar infraestructura comunal, recreativa y deportiva; mejorar saneamiento básico y habitacional articulándose con los diferentes entes territoriales, cajas de compensación y además, contando con la mano de obra de los nuevos propietarios.

 

Para evitar se den nuevos asentamientos informales, se debe agilizar la capacidad de respuesta del mecanismo creado, de forma que oferte lo que la demanda requiere haciendo equipo con el capital privado.

 

Tenemos el Imperativo ético de recuperar las fuentes hídricas si queremos ser sostenibles en el tiempo.     Sobre el tema se han dado pasos certeros; el Plan de Saneamiento Hídrico que cuenta con proyectos realizados por cuantiosas inversiones en gobiernos anteriores, finalizará mediante la construcción de la PTAR San Silvestre con un presupuesto inicial de $ 187.000 millones de pesos;   esta infraestructura permitirá tratar el 95% de las aguas servidas de la ciudad y significará —en gran medida— iniciar la descontaminación de nuestras fuentes hídricas.    Solo así podremos, a partir de la apropiación, valoración y conservación de estos recursos, generar turismo en torno a nuestras ciénagas, ríos, caños y quebradas.

 

En tal sentido, proyectos visionados como el de la «ciclo ruta» con servicios complementarios a la función ambiental del DMI, ubicado al interior del triángulo La Virgen, Lizama, Rancho Camacho, en sectores de la Ruta del Cacao, gran Vía Yuma y Ruta del Sol (imagen 1, Jorge Restrepo, Google Earth), o el encadenamiento turístico entre el bosque urbano posterior al Luis F Castellanos, los malecones del Cristo Petrolero y la Rampa, la renovación del barrio La Campana, recuperación de caño Cardales y la construcción de su dique malecón contribuirían en tal sentido. (Imagen 2, Jorge Restrepo, Google Earth).

 

 

gran vía Yuma y ruta del sol (imagen 1, Jorge Restrepo, Google earth) (imagen 2, Jorge Restrepo, Google earth)

 

 

De evidenciarse —técnica y científicamente— que el impacto ambiental del desarrollo de programas de crudos no convencionales es previsible y remediable, y por ende Ecopetrol invirtiera en Santander los 24 billones de dólares al año 2030 que dice el Plan Santander se invertirán,    no necesariamente significaría que esto sería lo que «le convendría a Barrancabermeja».    Si paralelamente a la planeación técnica de los proyectos no se realiza la planeación social conjunta del mismo, que incluya un programa de empleo que desincentive la aventura laboral de foráneos y se complemente con apoyos a programas de vivienda, mucho me temo que la Barrancabermeja de 2030 será «tugurizada e insegura» y con sus rondas hídricas aún más invadidas.    En otras palabras, de ser esta nuestra «última bonanza» antes que finalice la «era del petróleo», debe contribuir a generar una Barrancabermeja con mejores indicadores ambientales y sociales; y además competitiva y diversificada en su economía.

 

Hoy al igual que Lengerke, la empresa Impala sigue considerando al rio como “la gran autopista natural de salida hacia el Caribe”.    Dicha avenida comenzó a consolidarse con la construcción de Puerto Impala con una inversión de $ 450 millones de dólares;   el puerto dista a 658 kms de Barranquilla y 650 de Cartagena, pudiendo exportar e importar desde Barrancabermeja como se hace hoy a solo 9 horas de Bogotá.

 

Adicionalmente y mediante proyectos por realizar como la recuperación del rio Magdalena que busca asegurar su navegabilidad todo el año, unido a la Transversal de las Américas en su tramo Simití-Cantagallo extendido hasta Yondó (imagen 3, Jorge Restrepo, Google Earth), permitirá integrar el sur de Bolívar con el mundo por el rio, teniendo como epicentro a Barrancabermeja.

 

 

(imagen 3, Jorge Restrepo, Google earth)

 

Además del rio, la reactivación del trasporte de carga por vía férrea en la estación Barrancabermeja en el tramo La Dorada – Chiriguaná de 522 kilómetros, por realizar (imagen 4, visor de mapas ANI) y la terminación de las Rutas del Sol, del Cacao y la gran Vía Yuma, contribuirán a la «multimodalidad del transporte en Barrancabermeja».

 

 

(imagen 4, visor de mapas ANI)

 

Para poder hacer realidad estos y otros planes que busquen mediante la generación y recuperación de activos sociales, culturales, económicos y ambientales generar bienestar para todos, se necesita:

 

— Desde la institucionalidad, es necesario dar confianza y seguridad jurídica al pequeño mediano y gran inversionista mediante la formulación de un POT que represente para la ciudad su carta de navegación certera.

 

— Confianza también da: una norma urbana de fácil e inalterada aplicación y un estado que implemente procesos en línea y con instituciones articuladas funcionando en un CAM (Centro Administrativo Municipal); en tal sentido la creación de una empresa pública de gestión urbana que contribuya a desarrollar integralmente el suelo urbano, espacio público, servicios públicos, vías y transporte, vivienda y equipamiento, facilitaría cumplir de mejor manera los objetivos ambientales, sociales, económicos, culturales y espacios funcionales que la ciudad se plantee, mediante departamentos técnicos especializados.

 

Desde la dimensión política, los alcaldes deben anteponer la ciudad a las ideas salvadoras gestadas en escritorios de encumbrados profesionales foráneos, garantizando la continuidad de proyectos estratégicos de ciudad sin importar que quien inaugure la obra, deba reconocer que quienes la gestaron y comenzaron a construir fueron también artífices del logro.

 

Desde la sociedad civil se hace fundamental la colectiva y propositiva construcción del territorio, que profesionales desde sus campos del saber sueñen con Barrancabermeja, la asistencia de ustedes a este tipo de eventos  es un buen paso.    Ejemplos a seguir hay:  grupos de pensamientos con visión de ciudad y Pro Barranquilla son dos de ellos.

 

Los desafíos son muchos y las oportunidades también, Construyamos acertadamente, desde ya, el prometedor futuro que tenemos por delante.

 

 

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

JORGE LUIS RESTREPO MESA, es un habitual columnista de BARRANCABERMEJA VIRTUAL, actual presidente de la Asociación de Arquitectos de Barrancabermeja.  Puede ser contactado al correo electrónico: jorgeluisrestrepomesa@hotmail.com

 

 

Este artículo también lo puede leer en BVirtual “la nueva forma de escuchar radio” – para instalar la aplicación: Para Androide – dar click aquí  

 

 

Le puede interesar:  La irresponsabilidad de llamar a una guerra contra Venezuela

 

Le puede interesar también: Una reflexión para los venezolanos

 

Le puede interesar también: Rumbo a la “chatarrización”

 

Le puede interesar también:  Participar

 

Le puede interesar también: Los problemas de las Motocicletas

 

 

Para leer más noticias de Barrancabermeja y el Magdalena Medio pueden dar click aquí

 

Comments

comments

Categories