Cero a la izquierda

Cero a la izquierdaEditorial El Medio Magdalena.

 

Después de casi tres años de gestión de la administración departamental para Barrancabermeja, es posible afirmar que el balance es negativo en lo político, lo económico, lo administrativo y lo social.

 

Lamentablemente para la ciudad, el departamento no ha asumido el rol de liderazgo y dirección que el municipio necesitaba y ha sido un verdadero cero a la izquierda en los asuntos locales de interés.

 

El municipio de Barrancabermeja es el municipio más importante del departamento en términos económicos, es la localidad que más aporta al PIB departamental, lo que le permite a Santander estar dentro de los primeros cinco departamentos del país, y es quien jalona la economía de la región.

 

Además, durante décadas ha aportado miles de millones de pesos en regalías y compensaciones a las finanzas de la gobernación. En este contexto, debería ser una municipalidad de especial interés y preocupación por parte de las autoridades departamentales pero estos últimos años se ha podido comprobar que el abandono es apreciable a simple vista.

 

Desde el plan de desarrollo departamental es posible ver como Barrancabermeja prácticamente no recibió la atención y la inversión que requería, merecía y necesitaba en un programa y un presupuesto de inversiones que claramente olvidó que el municipio existía, y es un claro desprecio a su importancia y a sus necesidades.

 

La responsabilidad de un descuido tan grande recae en el gobierno departamental y la asamblea, que han sido indolentes e indiferentes con Barrancabermeja. Para los barranqueños es claro que para el gobernador Didier Tavera no es importante ni merece una atención especial, a pesar de la riqueza que se genera y los problemas que enfrenta.

 

Es inconcebible que lo único para mostrar de gestión de la gobernación sean unas pocas acciones menores y el cierre financiero de la Ruta del Cacao, una vía vital pero que enfrenta toda una problemática producto del posible incremento en el número de peajes que tendrá esta carretera.

 

Más allá de eso, el municipio más importante del departamento no ha recibido la atención del gobierno departamental. Temas como la modernización de la refinería, los reclamos de comunidades como la del corregimiento el Centro, o gestiones para dinamizar y diversificar la economía, han carecido del liderazgo del gobierno departamental, que ha sido tímido y apocado frente a una coyuntura que ha requerido una presencia fuerte del departamento.

 

El sentimiento de orfandad ha crecido y recuerda como hace unos años se revivía las peticiones de independencia del municipio, con la propuesta de creación del departamento del Magdalena Medio, y ahora en esta realidad este tipo de reclamos tienen eco, por eso ha sido tan bien recibido el proyecto de convertir el municipio en distrito, que le daría una mayor autonomía a la localidad.

 

El divorcio entre municipio y departamento es real en términos de inversión y gestión pública, en especial porque la comunidad sabe que la gobernación recibe miles de millones de pesos producto de regalías y compensaciones gracias a Barrancabermeja, pero ve que esos recursos se invierten en otros municipios, donde no se sufren ni los daños ambientales ni las afectaciones sociales que la industria petrolera ocasiona. La inequidad no solo es evidente sino insultante para una comunidad que tiene que enfrentar los ciclos de los precios del petróleo que afectan la economía local.

 

No es posible explicar el porqué de esta situación, pareciera que el gobierno departamental no tuviera ningún compromiso o responsabilidad con el municipio ni con su población. Es por esto por lo que es indispensable hacer una evaluación del plan de desarrollo departamental para conocer cuales objetivos se plantearon y cuales se han cumplido.

 

Además, es necesario conocer si se ajustó el plan para buscar aumentar la inversión en el municipio. La cuestión no es de retórica o de reuniones, es de gestión pública en beneficio de un municipio que desde 2014 viene enfrentando un periodo de inestabilidad de los precios del petróleo que han afectado seriamente su economía y que no ha visto equidad en la distribución de las inversiones que la gobernación realiza en el departamento.

 

En el marco de los cien años de la industria del petróleo, que tanto ha beneficiado a Santander con regalías y compensaciones, el gobierno departamental de Didier Tavera y los diputados nada han hecho en beneficio del municipio, y no es que se reclamen conciertos o fiestas, en este contexto se reclaman inversiones en infraestructura de servicios públicos, educación, salud, vivienda, vías, seguridad, que no se han visto y que hacen falta pues Barrancabermeja le ha dado mucho a Santander y la contrapartida ha sido paupérrima.

 

Habrá que esperar las explicaciones del gobernador Tavera, pero los hechos hablan por sí solos y el fracaso de la gestión departamental en Barrancabermeja salta a la vista y lamentablemente el municipio tendrá que seguir sufriendo la indiferencia del gobierno departamental.

 

 

Este artículo también lo puede leer en BVirtual “la nueva forma de escuchar radio” – para instalar la aplicación: Para Androide – dar click aquí  – Para Iphone – dar click aquí

 

 

Le puede interesar: Las bahías de estacionamiento en el Palacio de Justicia

 

Le puede interesar también: Luchando contra un algoritmo

 

Le puede interesar también: Lo que no se debate sobre la Ley de Financiamiento

 

Le puede interesar también: Zapatoca y Girón, tan cerca y tan lejos

 

Le puede interesar también: Ética y violencia

 

Para leer más noticias de Barrancabermeja y el Magdalena Medio pueden dar click aquí

 

Comments

comments

Categories