Bienvenido a BVirtual 

El que la hace la paga

El que la hace la pagaPor: Clara López Obregón

 

Entre las explicaciones del desplome del presidente Duque en las encuestas recientes está la cuenta de cobro de la ciudadanía por el incumplimiento de la promesa electoral de “no subir el IVA y los impuestos en general”.

 

En promedio, la desaprobación general del presidente se duplicó del 32 al 64,8 por ciento y en regiones como Bogotá y Antioquia se triplicó del 23 al 72 por ciento. El propio Iván Duque buscó inmunizarse de la reconvención al aseverar que “no gobierna para conseguir aplausos y que toma decisiones sin pensar en su popularidad”.

 

Así debió ser en la campaña electoral.

 

Nadie se presenta a la primera magistratura sin conocer los indicadores básicos de la Hacienda Pública.   La destorcida de los precios del petróleo, el ajuste fiscal en curso y la inflexibilidad del gasto público no eran datos desconocidos, sin embargo, el candidato Duque prometió que no iba a subir los impuestos y, en concreto planteó:   “Tenemos que reducir el IVA o vamos a tener una situación mucho peor”;    “Quiero hacer una reforma fiscal para bajar impuestos”.  Hasta vallas con mensajes semejantes aparecieron en distintos sitios del país.

 

Ya posesionado como presidente recogió sus palabras.  Cuando el ministro de Hacienda empezó a ablandar el camino de la reforma tributaria en los congresos de los gremios, la opinión pública se alebrestó.   Acto seguido, el ministro Carrasquilla anunció que “la propuesta de ampliación del IVA a la canasta familiar era de su propia cosecha y que no comprometía al gobierno”.  Pero no.  Parece que “convenció” al primer mandatario y finalmente presentó al Congreso la reforma de marras, vestida de ‘Ley de Financiamiento’ y en directo incumplimiento de la promesa electoral del presidente.

 

Pero no es el único caso.

 

También prometió el candidato Duque, ante un foro de estudiantes en Bucaramanga, que en un eventual gobierno suyo “no habría fracking”.

 

“Tenemos una sobreposición de ecosistemas diversos y complejos, acuíferos subterráneos de enorme riqueza y riesgos de mayor sismicidad por el tipo de suelo”, explicó para sustentar esa negativa.   Sin embargo, su ministra de Minas dice lo contrario. Confrontada, afirma que va a “convencer” al presidente. Por el estilo hay varios temas en los que lo prometido se distancia de lo que terminan siendo las decisiones de gobierno, como el de los proyectos de la consulta anticorrupción.

 

Cabe entonces la hipótesis que responsabiliza del desplome de la aprobación del presidente Duque, no solo al seguro aumento del IVA, sino al incumplimiento descarado de la promesa de campaña de no subir impuestos.  Es algo más sutil que debe empezar a alertar a candidatos nacionales y locales. La gente ya no come cuento y está pasando la cuenta de cobro por las promesas incumplidas de manera inmediata.

 

En tiempos de populismo y posverdades, el partido de gobierno empieza a recibir las consecuencias de su propia medicina.

 

No es suficiente mimetizar el incumplimiento de promesas de campaña con desacuerdos entre ministros y presidente o entre bancada y gobierno. Ni sirve mucho que todos a una descarguen la responsabilidad sobre el gobierno anterior. Nadie puede llamarse a engaño. Lo que pasa es que las encuestas muestran que el ardid y la pretendida confusión generada sobre quién está detrás de cada propuesta, ya no está funcionando.

 

Es alentador para la democracia constatar que las promesas incumplidas empiezan a tener consecuencias. Las encuestas recientes son un buen indicio que puede llevar a mejorar el debate público.

 

Los procesos electorales pueden y deben apartarse del populismo barato para promover una deliberación seria y realista sobre los distintos caminos viables y realizables que permitan afrontar las circunstancias de cada coyuntura.

 

De no enseriarse el debate electoral, cada gobierno encontrará que el incumplimiento de sus promesas contribuirá cada vez más a la falta de legitimidad y de gobernabilidad. Según la reciente encuesta, “el que la hace la paga”.

 

 

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

CLARA LOPEZ OBREGON, economista, abogada y dirigente política colombiana. Se ha desempeñado como secretaria de Gobierno de la Alcaldía Mayor de Bogotá (2008-2010), fue fórmula vicepresidencial del candidato Gustavo Petro en las elecciones de 2010, fue ministra del Trabajo durante el gobierno del expresidente Juan Manuel Santos.

 

 

Este artículo también lo puede leer en BVirtual “la nueva forma de escuchar radio” – para instalar la aplicación: Para Androide – dar click aquí  – Para Iphone – dar click aquí

 

 

Le puede interesar: Mucho cuidado con los falsos ‘zares’ anticorrupción

 

Le puede interesar también: ¡Volvimos!

 

Le puede interesar también: El fiscal general y la llamada delatora

 

Le puede interesar también: Alianza y Barrancabermeja

 

Le puede interesar también: Una policía municipal

 

Para leer más noticias de Barrancabermeja y el Magdalena Medio pueden dar click aquí

 

Comments

comments

Categories