¡Volvimos!

Por: Alberto Cotes Acosta

 

“¿Cuál es el sueño de los que están despiertos? La Esperanza”
CARLOMAGNO

 

Cada vez que jugaba “el equipo de mi tierra” (como diría Jorge Eliecer), recuerdo de niño llegar de la mano de mi padre, junto con mi hermano Fernando, muy temprano, cuando casi no había público, al estadio Eduardo Santos.

 

Recorríamos a esa hora los desolados pasillos, pasábamos por el camerino, de donde emanaba un olor a linimento y se oían los gritos del preparador físico y los jadeos de los futbolistas. Para esa época mi madre, doña Sara, era la secretaria del Club Unión Magdalena, razón por la cual teníamos la ventaja de entrar tan temprano al estadio.

 

En mi niñez y juventud, viví emocionantes momentos en ese estadio, no solo en las gradas, sino en el terreno de juego, acompañando al Unión Magdalena.

 

Verdaderos clásicos se vivían en esa época, no había todo el boom que hay hoy día por el fútbol, porque los jugadores no ganaban (por lo menos en Colombia) tanto como hoy día.

 

Recuerdo haber visto a Solis en el arco, al Indio del Risco, Alfredo Arango, Didí Valderrama, Guarentinha Maiguel, ‘tiro fijo’ Donaire, Alan Valderrama, Guillermo ‘efectividad’ Serrano (quién estudió algunos años conmigo y jugaba conmigo en el equipo del Colegio) y tantos otros jugadores (se me escapan más) que entregaban todo su esfuerzo en la cancha.

 

En el 2.005, año del descenso, no estaba ya en Santa Marta, tenía ya 18 años de vivir en Barrancabermeja, pero fue un golpe mortal para el estado de ánimo, no solo mío, sino de todos los hinchas del Unión Magdalena, especialmente de mi hermana Mabel Lara, que no se perdía un partido del Unión Magdalena, y quien hablaba de tácticas, jugadas y estrategias como cualquier ducho comentarista de fútbol.

 

En el ínterin, y gracias a mi paso por Barranquilla por mis estudios superiores, me había convertido en ‘hincha’ del Junior, ya que iba cada domingo al Romelio Martinez, a falta de cualquier otra diversión que ameritara gasto de dinero. Eso si, hincha del Junior, mientras no jugara contra el Unión Magdalena, aclaro, para que algunos no me vayan a catalogar de ‘arepero’.

 

Ha corrido mucha agua bajo el puente desde ese aciago 2.005.     Hoy el Unión Magdalena juega en otro estadio, el “Sierra Nevada”, donde tuve oportunidad de asistir el pasado lunes 12 de Noviembre, en compañía de mi hermano Fernando a ver el partido que definía “la vuelta a la A”.    Fue verdaderamente emocionante, 18.000 aficionados en ese Estadio (había sobrecupo); creo que no había un solo hincha del Deportes Quindío y si estaba por ahí, camuflado, estoy seguro que no se atrevió a musitar palabra, ni siquiera cuando ese equipo hizo gol, tal vez amedrentado por esa marea roja y azul que durante todo el transcurso del espectáculo (antes, durante y después del partido) mantuvo la temperatura candente, no solo por el ya cálido clima de la ciudad, sino por ese fervor que toda Santa Marta le puso a ese encuentro.

 

Al final del partido, solo hubo una frase que pude gritar a todo pulmón en el estadio “volvimos no joda” y a pesar de que aún faltaban tres partidos para que se acabara el campeonato, con esa victoria volvía el equipo de mi tierra a la primera División.

 

No quiero entrar aquí a cuestionar (como he visto que han hecho otros) que si se debe reforzar el equipo, ojalá Dios le de sabiduría a los directivos del equipo para que atinen a la hora de tomar determinaciones que conduzcan a la permanencia del equipo en la Primera División del Fútbol Profesional Colombiano, la afición se lo merece.

 

 

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

ALBERTO COTES ACOSTA es un habitual columnista de BARRANCABERMEJA VIRTUAL.   Puede ser contactado en el correo electrónico: betocotes@gmail.com

 

 

Este artículo también lo puede leer en BVirtual “la nueva forma de escuchar radio” – para instalar la aplicación: Para Androide – dar click aquí  – Para Iphone – dar click aquí

 

 

Le puede interesar: Mucho cuidado con los falsos ‘zares’ anticorrupción

 

Le puede interesar también: Con mente abierta

 

Le puede interesar también: El aviso de la debacle

 

Le puede interesar también: Alianza y Barrancabermeja

 

Le puede interesar también: Una policía municipal

 

Para leer más noticias de Barrancabermeja y el Magdalena Medio pueden dar click aquí

 

Comments

comments

Categories