Entre la creatividad y la mitomanía

Entre la creatividad y la mitomaníaPor: Juan Manuel López C.

 

Tema del momento: la Ley de Financiamiento. Igual que todas las reformas tributarias, la única razón y el único objetivo que se busca es aumentar el recaudo; lo demás es cuento.

 

Igual que todas se afirma que tiene mecanismos para reducir la evasión, que buscará más equidad, y se olvida todo lo prometido en la campaña.

 

Y hasta cierto punto continúa como característica la creatividad para inventar fórmulas que ni sirven ni duran. Sucedió con la penúltima donde aparecieron las figuras del CREE y el IVAN xxx que duraron dos años y desaparecieron. Sucedió con las ‘cédulas’ que apenas se aplicaron para una ocasión y volvieron loco a todo el mundo.

 

Ahora la creatividad va desde lo que han caricaturizado como los ‘centiles’ o sea la división en múltiples niveles de riqueza o de ingreso, hasta pasarla como ‘Ley de Financiamiento’ para usar el pretexto de que es un complemento del presupuesto y adelantar el recaudo desde el año 2019 sin tener que esperar a las declaraciones de ese año con las cuales solo entrarían recursos a partir del 2020.

 

Pero la gran originalidad (siempre con el prurito de que somos innovadores) es el manejo del IVA con la genialidad de que se grava toda la canasta familiar, pero se inventa un sistema de devoluciones para que no afecte a los sectores más pobres.

 

Esta ‘genialidad’ ha sido cuestionada en su concepción porque todos los análisis muestran que el efecto en los sectores más pobres no se compensa con el subsidio que se supone repartir; que para la clase media o de quienes no están en los grupos de SISBEN, ‘familias en acción’, etc., los afecta sin recibir compensación alguna (o sea disminuye su capacidad adquisitiva); y respecto a los de grandes ingresos es inocuo pues no pesa en sus presupuestos y por ser una ínfima minoría no aporta nada como tributo. En otras palabras, es el ingreso para el Estado a costa de la calidad de vida -la capacidad de consumo- de la ciudadanía.

 

También produce más que dudas la realidad de si es en verdad posible cubrir la población con derecho al anticipo propuesto.

 

Pero de la creatividad se cae además en la mitomanía.

 

Se citan cifras que darán como mágica una solución, pero sin por lo menos contemplar escenarios de variaciones, sensibilidades o alternativas. No se estudia ni siquiera lo que sucedería si se cumplen las objeciones o dudas que las mismas propuestas despiertan.

 

Dudas como qué tan seguros son los ingresos del petróleo que apareció como la salvación de último momento: según informe del presidente de Ecopetrol el ahorro o disminución de costos ha sido de 8.8 billones y el aporte de rentas y regalías al presupuesto es de 8.9 billones, luego no es por el lado de mayor producción que están las esperanzas (antes llegamos a tocar el millón de barriles diarios y hoy nos informan como un logro que ‘aumentó’ la producción a 734.000 ); o el efecto benéfico del alza del dólar para las exportaciones no solo no necesariamente se mantendrá, pues como lo vemos hay más de volatilidad que de tendencia firme, sino que el costo de la deuda puede borrar la bonanza externa.

 

Las expectativas de la ‘economía naranja’ se apoya en la convicción que muestra el presidente, pero no tiene más sustento explicativo que el supuesto que los incentivos la desarrollaran; lo que no se cuantifica es el monto de cuánto de éstos se necesitan para realmente disparar esas actividades.

 

En fin: la imaginación puede ser muy eficiente pero el exceso de su manifestación en forma de creatividad puede fácilmente caer en la mitomanía; ojalá no sea nuestro caso.

 

 

Este artículo también lo puede leer en BVirtual “la nueva forma de escuchar radio” – para instalar la aplicación: Para Androide – dar click aquí  – Para Iphone – dar click aquí

 

 

Le puede interesar: Límites

 

Le puede interesar también: A tomar el toro por los cuernos

 

Le puede interesar también: Fernando Andrade, excelente designación como alcalde de B/bermeja

 

Le puede interesar también: La doble moral de Sampayo (GEAM)

 

Le puede interesar también: FRACKING: No podemos seguir cometiendo los mismos errores

 

Para leer más noticias de Barrancabermeja y el Magdalena Medio pueden dar click aquí

Comments

comments

Columnistas